mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Lunes, 16 de Enero de 2017
Versión móvil · Política de Cookies
PACOCEPEDA
Vía de Escape

Ahora sí parece algo serio

10/01/2017 · Paco Cepeda

El mejor director deportivo de la historia del Sevilla, y de todos los directores deportivos del mundo, se va a ir a la Roma. Da vértigo, pues sí. Da hasta cierta pena antes de que se vaya, pues también. El sevillista tendrá temor además a lo desconocido, a salir de la zona de confort que tan de moda está en los manuales de autoayuda. Pero esta vez se iría por derecho, en tiempo y en forma. Nada de niñerías ni de medias verdades. No niego el sentimiento sevillista de Monchi, que además es evidente, pero su decisión es profesional-personal y como tal, así la tiene que afrontar. En verano, por sorpresa, de un día para otro, con Sampaoli recién llegado por su recomendación y con muchas cosas por hacer, no era el momento. Tampoco eran las formas. Que si estoy cansado y necesito que me liberen, gratis. Nada de eso. Monchi es un sevillista, pero un profesional también. Y si su contrato, firmado porque así lo querían las partes, igual de sevillistas en ese momento de la firma que ahora, pone que hay que pagar cinco millones, pues ya sabe Monchi que ése es el único camino, no hay otro, no vale pedir árnica como sevillista para beneficiarse como profesional de esa posible rebaja o descuento sentimental. El Sevilla le ha devuelto al gran Monchi cada uno de los aciertos que ha tenido. Le ha convertido en el mejor director deportivo del mundo, su éxito no es solo suyo, aunque sí una parte muy importante. Y le ha dado dinero y prestigio, más de lo segundo que de lo primero, pero también ha cobrado y muy bien. Nada le debe el Sevilla, sólo reservarle un sitio privilegiado en su historia, pero no rebaja en el dinero para una posible marcha anticipada. Monchi, por supuesto, tampoco debe nada. Si se va, pues gloria a uno de los grandes. Y puerta abierta para el futuro si cuadran las cosas. Y además me parece que al final de enero es el momento adecuado. Si se va a ir, que se irá (o no), pues no sería ni medianamente agradable que al final trabajara para dos entidades a la vez. Monchi podrá ser muy honesto, no lo dudo, pero si retrasa su marcha a la Roma hasta junio, es evidente que tendría que planificar el nuevo equipo que haga en Italia desde Sevilla, mientras a la vez planifica el sevillista. Eso no sería bueno para nadie. Eso al final, crearía desconfianza allí y aquí y la salida se podría afear, algo que a Monchi le preocupa especialmente. Efectivamente, lo leal, lo de persona por derecho, es presentarse el 1 de febrero con un cheque de cinco millones y empezar a trabajar en el proyecto de la Roma. Para el Sevilla también es mejor, pienso, trabajar en su futuro desde ya. Para darse cuenta que su modelo sirve con o sin Monchi. Ya funcionó con y sin Del Nido, con o sin Juande, Emery, Daniel Alves, Kanouté... Esto va a seguir, con las mismas críticas feroces cuando se pierdan dos partidos y con la misma pasión y fe que se respira en cada comienzo de encuentro cuando suena ese mágico himno cantado por todo el campo. Éste es el nuevo Sevilla que gana más que pierde y que ha mutado su ADN. Si lo vinculan a una persona, se equivocarían, tanto de diagnóstico como de receta. 

Tampoco sería razonable que nadie, ni Monchi ni la gente que se quede en el Sevilla mandando, fabule con posibles razones para que este adiós se haya producido, más allá de lo profesional-personal. Porque si quedan dudas, si resulta que al final se desliza que se va porque teme un enfrentamiento Castro-Del Nido, o que José María Cruz no le 'dejaba' dar otro salto de calidad por su control económico, o cosas por el estilo, cuando lleguen esos partidos en los que se perderá con una actuación horrible de los fichajes que se hagan ya sin él, al final tendrá la culpa de su marcha o Castro o Del Nido, el que mande en ese momento. Y la división se hará más grande y entonces sí, el Sevilla podría dejar de ganar para regresar a su inquietante pasado de mediocridad deportiva. Uno crea lo que cree, y si el Sevilla, el club, sus dirigentes y su gente, piensan y creen que sin Monchi no hay futuro, pues no lo habrá. Eso es fijo. Pero si piensan y creen que es posible, pues lo será. Recuerden a Adriano Correia cuando estaba el Sevilla en octavos de final (o cuartos, no recuerdo) de su primera Copa de la UEFA. Se preguntaba en voz alta que por qué no podía ganar el Sevilla la competición. Pues eso. Creer para crear. Y si se puede, a la primera de cambio, meterle cuatro a la Roma en una eliminatoria de Champions.  

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.