Nuestras Firmas: Paco Cepeda

Del Nido vuelve a jugar mal sus cartas

Vía de Escape

Paco Cepeda
24/07/2020

Vayan por delante un par de cosas no menores: José María del Nido Benavente tiene todo el derecho del mundo a querer ser presidente del Sevilla FC, ya lo fue de hecho, porque tiene acciones e intención de serlo, y ya ha resuelto, creo, todo lo que tenía pendiente con la justicia. La segunda cosa es que a los denominados americanos, que no lo son, que son españoles representando a un israelí, los trajo el grupo de José Castro, en un maldito día en el que se necesitó dinero para impedir que una persona, en este caso Del Nido, se convirtiera en dueño absoluto del club. Evitar eso era una obligación de accionista y de sevillista, no porque fuera Del Nido, que para algunos también, sino porque este club no quiere tener un dueño que todo lo pueda, quiere que varios se controlen y vigilen. No es un tema tampoco menor. Ser dueño de algo en contra de la clientela no es buena idea. Pero está claro que el invento de Sevillistas Unidos 2020 salió rana y eso no es culpa de Del Nido.

Pero dejando claro este par de asuntos no menores, le vamos a relatar el por qué Del Nido Benavente tiene escasas opciones de ser presidente a las bravas. A las buenas lo podrá ser dentro de tres años una vez resuelva lo que tenga que resolver con su hijo, si es que hay algo que resolver. Del Nido Benavente no tiene una mayoría, si la tuviera no tendería la mano a nadie. Del Nido Benavente sabe que si sigue para adelante de esta forma, aunque a los americanos los haya traido el grupo de Castro, al final, el sevillista va a interpretar esto de una sola manera: el sevillismo contra Del Nido y los inversores extranjeros. Eso le acerca a la derrota, mucho, tanto en lo social como en lo contable, en el número de acciones que votarían en su favor. Cuando el equilibrio es tan ajustado, los pequeños accionistas podrían decidir y no veo votando a los pequeños accionistas en favor de un grupo inversor extranjero.

Pero hay mucho más. Cuando Del Nido fue presidente, muchos años, tuvo el apoyo de todo el grupo, de todos sus actuales rivales, que le fueron leales incluso un minuto antes de entrar en prisión. La verdad es que le fueron leales también después, pero evidentemente no podía ser presidente desde una cárcel. Ese grupo monolítico, Sevillistas de Nervión, lo respaldó a hierro, contra viento y marea. La familia Carrión, también. Cuando Del Nido estaba fuera, acabó con ese grupo, lo dinamitó. Eso no lo olvidan sus socios y los que pueden serlo. Con Del Nido los acuerdos se respetan cuando le favorecen, cuando no es así, hay lío. 

Pese a esa traición en toda regla, y la declaración de guerra por el poder de hace unos años, cuando muchos compraron acciones más allá incluso de lo que podían, al final llegaron a otro acuerdo, hace unos meses, otro gran pacto por la paz y por la gobernabilidad, en la que la familia Del Nido volvía a ser muy principal, incluso dentro de tres años podía poner al presidente. Eso, con las cosas que pasaron a todos los niveles, fue un acuerdo muy trabajado que nacía para volver a ser estable. Del Nido otra vez le ha fallado a sus socios.

Y ahora, como no tiene el 42% que dice tener, trata de confundir a alguno, que cambie de bando, ofreciendo el oro y el moro, para conseguir lo que no tiene, una mayoría de verdad. Pero se encuentra con un problemón: nadie se fía de un socio así. Lo ha demostrado cada vez que ha podido, sólo respeta lo que le conviene, firme lo que firme. Eso lo saben hasta los americanos, que ya veremos qué hacen cuando lo que les ha contado Del Nido no se cumpla a corto plazo.

Al final se ha vuelto a precipitar. No tiene el apoyo social, porque el sevillista, el que es de Castro y el que no, de forma muy mayoritaria, está contento con lo que ve y no quiere líos. Tampoco tiene las acciones que dice tener a su favor. Y no tiene ni dinero ni tiempo para asumir las consecuencias de ir rompiendo acuerdos firmados. Ha jugado de farol con el comodín americano, el resto de la mesa se ha asustado, mucho, pero le han pillado. Otra cosa es que todo esto tiene un coste elevadísimo, a todos los niveles, y el Sevilla lo sufrirá con casi total seguridad. La inoportunidad tampoco beneficia a Del Nido, que no podrá convencer a casi nadie de que hay que revolucionar el Sevilla porque sí. Seguramente algunos de los intervinientes en todo esto piensen en sí mismos antes que en el Sevilla, pero a Del Nido se le nota muchísimo más. Cartas mal jugadas. 

Compartir:
Más Artículos
  •  

    ¿Qué club necesita un cambio?

    07/08/2020 · Paco Cepeda

    Anda el Sevilla, hoy por hoy, como un cohete. Ha logrado el reto mayor, el que en estos días de empresas quebradas más importa para la supervivencia: la...

  •  

    Un blog para don Ángel

    01/08/2020 · Paco Cepeda

    Un ilustre compañero abre una reflexión que podría acabar incluso en propuesta desde este portal. Argumenta básicamente que el Betis...

  •  

    No habrá nuevo Rony Lopes

    30/07/2020 · Paco Cepeda

    Rony Lopes se marcha al Niza. No quiero ni hablar de la operación desde el punto de vista económico porque sería entrar en terreno casi de juzgado,...

  •  

    José Miguel estará escribiendo

    21/07/2020 · Paco Cepeda

    Ha desaparecido de las fotos, de la exposición pública de todo lo que tiene que ver con la gestión deportiva. No quiere decir que José Miguel...

  •  

    Aprobado general

    11/07/2020 · Paco Cepeda

    Alexis Trujillo es buena gente y defiende algo muy sagrado, más que todo, el dinero de su casa, de su familia. Así que puede y debe decir todo lo que ayude a...

Podcasts

 

Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.