Nuestras Firmas: Lucas Haurie

Victoria diplomática del Sevilla

El tackle

Lucas Haurie
16/01/2022

Corren tiempos raros. Tanto, que vale más parecer que ser. Y Joan Jordán, sin duda víctima de una deplorable agresión, supo entender (aunque un poco tarde) cómo se defendían los intereses de su club al filo de las 22:30 horas. Un futbolista derribado de un estacazo lanzado desde veinte metros no está en condiciones de seguir desempeñándose en la alta competición. Hace un par de años, FIFA endureció los protocolos para evitar que jugadores con un impacto en la cabeza vuelvan al césped sin que exista la seguridad de que no sufre ninguna lesión grave. El centrocampista catalán afirma que se mareó unos minutos después del impacto. Como una (presumible) mentira o exageración es indemostrable, el encuentro se debe suspender. No hay otra opción.

En el momento de redactar estas líneas, se ignora qué va a determinar el Comité de Competición sobre lo que queda de octavo de final. Lo que sí se puede afirmar dos horas después del suceso, es que ninguna voz autorizada del Real Betis ha proferido la menor palabra de condena sobre el suceso. Las altas instancias federativas toman nota, igual que siguen preguntándose por qué los servicios de seguridad del Benito Villamarín permitieron que un espectador campase en el graderío con una jabalina puntiaguda. Muchos socios béticos, algún familiar directo entre ellos, me aseguran que fueron cacheados en los tornos pero un señor coló un proyectil de medio metro. ¿Hay aquiescencia o complicidad con los ultras o con la grada donde se colocan los ultras?  

Sí se han manifestado en las redes sociales algunos futbolistas secundarios, o terciarios, del Betis con la técnica de la negación adversativa. Así es la cosa: se divide la frase en dos hemistiquios con una conjunción en medio, normalmente “pero”, que anula todo lo escrito en la primera porción. “Condeno la agresión blablablá pero…”. Sólo debe considerarse como idea-fuerza, pues, lo que viene después del “pero”. Y vienen unas insinuaciones, malévolas y descaradamente orquestadas, sobre el manejo que Julen Lopetegui hizo del incidente. Puede que sea verdad o puede que no, si bien da lo mismo. Haya hecho o dicho lo que fuere el entrenador del Sevilla, las instancias jurisdiccionales no dictaminan sobre deportividad u honor, sino sobre hechos. He aquí los hechos: un seguidor del Betis agredió a Joan Jordán igual que otro seguidor del Betis agredió a Juande Ramos en 2007. A ver qué consecuencias trae el asunto.

Compartir:
Más Artículos
  •  

    Las virtudes pedagógicas de la antipatía

    17/05/2022 · Lucas Haurie

    En las horas siguientes a la certificación matemática de la clasificación para la Champions, Monchi cumplió escrupulosamente con su deber de...

  •  

    Marquen el prefijo de Armenia (00374)

    12/05/2022 · Lucas Haurie

    El 9 de junio de 2007, al acumular la duodécima jornada sin triunfo y a un solo partido para la conclusión del campeonato, Luis Fernández fue...

  •  

    Esa extraña pareja

    04/05/2022 · Lucas Haurie

    De Julen Lopetegui y Unai Emery, entrenadores y naturales de Guipúzcoa según presentación canónica del programa “Un dos tres”,...

  •  

    A Pellegrini sí le salen las cuentas de la Champions le salen

    01/05/2022 · Lucas Haurie

    Una semana después de proclamarse campeón de Copa, Manuel Pellegrini se prepara para uno de esos duelos, en el campo del Getafe, que calificaríamos de...

  •  

    Cualquier cosa menos una lotería

    24/04/2022 · Lucas Haurie

    La final de la Copa del Rey de 2022 fue la primera del siglo XXI decidida en una tanda desde el bellamente denominado punto fatídico y el capitán que...

Podcasts

 

Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.