Nuestras Firmas: Lucas Haurie

Sanear desde la raíz a la copa

El tackle

Lucas Haurie
29/11/2022

Como cada fin otoño, la proximidad de la junta general de accionistas del Sevilla se acerca entre la ya clásica berrea del aspirante a la presidencia, que todas las veces ha anunciado su indefectible regreso a la poltrona desde 2017, cuando cesó su estancia en los alojamientos del sistema penitenciario. Aquí, los espectadores nos dividimos entre los adeptos a la teoría de “Pedro y el lobo” –inquilinos del palco del Sánchez-Pizjuán temerosos de los fantasmas, gente fácilmente impresionable en general y una decreciente, en número y materia gris, corte de palmeros que aún le queda al viejo caudillo– y quienes nos decantamos por la hipótesis del delirium tremens, un desajuste que requiere atención facultativa y que, ojo, se agudiza con la atención mediática.

Por eso, resulta innecesario prestar demasiada atención a las performances de Del Nido Benavente ante un auditorio de cincuenta personas, siendo generosos, entusiasmados por la oratoria inflamada del interviniente y embravecidos, probablemente, por el regusto de la chacina plastificada u otras delicatesen. Mostrarlo de esa guisa, creo, no es justo con el brillante presidente que fue ni, por tanto, respetuoso con la institución; y, peor todavía, esa auto-caricatura que él mismo se inflige supone una invitación a la mofa de una persona en sus peores horas. ¿No le queda ni un solo amigo leal que lo disuada de comportarse así? Además, el Sevilla tiene asuntos mucho más serios entre manos.

El Sevilla, en concreto, vive una crisis lampante en la que la amenaza, ya indisimulable, de terminar en Segunda no es nada en comparación con el daño estructural que lo corroe. De cara al antepenúltimo día del año, sus dirigentes deberían dejar de distraerse con ridículas guerritas de poder para trabajar en serio en pos de los dos únicos objetivos que evitarán el colapso total del club: la reconstrucción deportiva y, todavía más importante, la regeneración institucional. Y, aunque parezca extraño por la distinta naturaleza de ambos retos, la fórmula para alcanzarlos es la misma: apertura de ventanas para que circule el aire y de puertas para que lo haga el personal. Un árbol podrido no da frutos, como es notorio.

 

 

Compartir:
Más Artículos
Podcasts

 

Muchodeporte_ROS_Direct3




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.