Nuestras Firmas: Lucas Haurie

Teorema matemático de Don Haruel o cómo convertir la cuarta parte en poco

El tackle

Lucas Haurie
09/06/2020

No salían de su asombro. Dos de las personas que mejor conocen las entretelas del Betis, ambos con muchos trienios de experiencia en el Benito Villamarín, tertuliaban alucinados tras conocer la coima que le sería sustraída al abonado con el tocomocho de la categorización a posteriori de los partidos mediante un criterio genuinamente científico: de clase A los que me dan la gana y de clase B los que me salen de las narices. El uno se sorprendió al escuchar a Ramón Alarcón, TdB para el siglo, usar la expresión “media ponderada” sin sufrir una apoplejía y también quedó pasmado el otro, pero por el desahogo con querencia a la aritmética del enchufado, a quien tildó de mestizo entre Pitágoras y Curro Jiménez.

“Son matemáticas puras”, discernió TdB contra la opinión canónica de Nikolai Ivanovich Lobachevski, quien enunció que ninguna rama de esta disciplina, “por abstracta que sea, está exenta de ser aplicada a fenómenos del mundo real”. Buceaba con toda probabilidad Alarcón, su rítmica prosodia meciendo a los oyentes y apabullante su utillaje lexicográfico, en el vasto océano de su acervo cultural y se trabucó con la dicotomía clásica de la ciencia numérica, o sea, diciendo “puras” donde querría haber dicho “aplicadas”. Don Haruel, que si estudió Ingeniería con el mismo aprovechamiento con el que jugó al baloncesto en Villaverde será a estas alturas un epígono de Euler, debería explicarle a su cuate que la fórmula del mangazo perpetrado al socio es un ejemplo de “matemáticas aplicadas”. En concreto, aplicadas al hurto.

Robar es robar, he aquí una tautología, sea mucho o poco lo robado; y el Betis ha decidido devolver el 20% del importe de los carnés cuando los espectáculos no disfrutados serán algo más del 26% del total. El seis por ciento es poco (“cien millones son pocos, Chiqui”, según el último postulado económico del socialismo cleptómano del que es hijo TdB), señalan los bandidos para quitar hierro a su felonía y haciéndose trampas en el solitario. Porque no son seis puntos porcentuales los que detraen, sino casi la cuarta parte de la cantidad a reintegrar. De cada euro que debía volver al bolsillo del bético, su consejo de administración ha decidido quedarse con (algo más de) 23 céntimos. No hay que ser Lobachevski, y ni siquiera Don Haruel, para hacer una regla de tres. Se han quedado por la patilla con casi cuatro millones: la comisión de dos láineces, el sueldo anual de veinte vástagos sin oficio o el aceite para engrasar alguna que otra recalificación.

Compartir:
Más Artículos
Podcasts

 

Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.