Nuestras Firmas: Lucas Haurie

El Betis vuelve a existir

El tackle

Lucas Haurie
11/05/2021

Aquel castizo “¡que inventen ellos!” de Unamuno, nada que ver con el delantero de Durango que ganó la Liga con el Betis, fue el primer grito del euroescepticismo español, un pecado de juventud de una generación, la del 98, cuyos miembros pronto empezaron a sentir el dolor de la patria y entender que la salvación nos entra –no siempre pero sí a menudo– por la frontera transpirenaica. Un paisano lúcido de don Miguel, el periodista Iñaki Gil, ha publicado esta semana en El Mundo un artículo titulado “Si no fuera por Europa” que versa sobre la adquisición de vacunas y el libramiento de fondos para estimular la recuperación económica. En realidad, podría aplicarse casi a cualquier cosa.

Porque, amigos, no se sorprenderán si les digo que la Europa que habitamos desde el final de la II Guerra Mundial –capitalista, liberal, American Friendly, laica, bonne vivante, tolerante y acogedora: o sea, democrática– ha protagonizado el mayor milagro de la historia de la Humanidad, transitando en treinta años de la masacre al paraíso. Tres generaciones de españoles se han criado en ese territorio que, en los ochenta, se denominaba “el ámbito comunitario” y que vertebró decisivamente la UEFA, con veintiocho miembros fundadores en 1954 cuando la CECA, germen de la UE, se había constituido con sólo seis dos años antes. Participar en las competiciones continentales, igual que para la España de Felipe González lo fue ingresar en la Comunidad Económica Europea, era en julio para el Betis más que una obligación: era casi la única garantía de supervivencia.

Manuel Pellegrini habló en su presentación de “acercarse a las instancias europeas”, recogiendo el testigo de Ángel Haro, cuando proclamó en el aeropuerto, en el otoño de 2018, que “no existes si no estás en Europa”. La apuesta no era sencilla pero presidente y entrenador, por este orden (uno fichando al chileno y el andino exprimiendo a un plantel complicado de gestionar), la han mantenido por encima de unos dos meses finales de 2020 en los que el equipo amenazaba con desmoronarse. El Betis, tras su victoria contra el Granada, está a tres puntos –puede que menos– de certificar su vuelta a la competición internacional, un logro importante en sí mismo a despecho de quienes ponen pegas a la nueva Conference League: ser quinto o sexto sería un éxito excepcional; ser séptimo sería… un éxito excepcional.

La importancia de los torneos deportivos radica, valga la tautología, en que son deportivos. Es decir, son oportunidades para obtener victorias y dar alegrías, si es que ambas cosas no son lo mismo; y todo lo demás es accesorio. Don Manuel Ruiz de Lopera, que además de un dirigente magnífico fue siempre un pobre de espíritu, torcía el gesto al señalar que “jugar la UEFA cuesta dinero”, como si eso le importase a algún bético. Para la pequeña (gran) historia del fútbol sevillano queda la peripecia del vecino, que entró en profunda depresión en la primavera de 2005 por no acceder a la Champions –con defenestración de Joaquín Caparrós incluida– y esa decepción inicial se convirtió a partir del año siguiente en la piedra angular de su sideral crecimiento. ¿Qué habría pues de malo en competir en la Conference League?

En realidad, la diferencia entre las ligas “Europa” y “Conferencia” estriba más en el camino previo que en la competición en sí. Clasificarse para la primera supondría haberle ganado la partida al Villarreal, a la Real Sociedad o a ambos, es decir, haber coronado esta magnífica temporada con tres jornadas más de satisfacción. Disputar la segunda significaría haber decaído en los últimos partidos, haber dejado de disfrutar con los triunfos que el Betis se ha acostumbrado a enganchar por los pelos cuando no puede agarrarlos por la pechera. Eso es todo. Una vez que el balón empiece a rodar entre semana y contra rivales extranjeros, la recompensa económica de UEFA o el ordinal de los torneos continentales carece de importancia porque lo importante es que se está en Europa, o sea, se certifica la existencia del club.

Compartir:
Más Artículos
  •  

    Un brindis con Don Simon

    13/06/2021 · Lucas Haurie

    Es malísimo. Como pegarle a un padre o como la carne de pescuezo… Su recuerdo, pura pesadilla, envenena la memoria del aficionado que aún lo ve...

  •  

    La ¿conveniencia? de seguir jugando a puerta cerrada

    07/06/2021 · Lucas Haurie

    Salta en el monitor, casi por casualidad, esta frase del filósofo Gustavo Bueno: “Cien individuos, por...

  •  

    Líbrenos Dios de los futbolistas fieles

    31/05/2021 · Lucas Haurie

    Después de dos años de rendimiento altísimo e irreprochable comportamiento, Jules Koundé ha decidido marcharse del Sevilla, que obtendrá...

  •  

    No vine aquí para hacer amigos

    26/05/2021 · Lucas Haurie

    Será indulgente Monchi si empleo para su retrato a vuelapluma los tres adjetivos uso su ilustre tocayo, Valle-Inclán, para (auto)definir al Marqués de...

  •  

    El derbi de San Crispín

    23/05/2021 · Lucas Haurie

    Las “miniaturas históricas” que Stefan Zweig narra con estilo delicioso en “Momentos estelares de la Humanidad”, probablemente su libro...

Podcasts

 




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.