mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Jueves, 17 de Enero de 2019
Versión móvil · Política de Cookies
MIGUELÁNGELCHAZARRI
La fábrica de humo

El año 2018 merece un brindis

30/12/2018 · Miguel Ángel Chazarri

Este 2018 ha sido francamente bueno para el Sevilla y el Betis. Por esta vez, y puede que únicamente por esta vez, la teoría de los vasos comunicantes no es válida. Ya saben, cuando a uno le va bien el otro cae, y viceversa. Existe un leve desasosiego en el Betis porque, una vez que Serra ha recuperado el buen mando de la nave, lo siguiente que se esperaba era la caída del Sevilla. La misma no llega, por el momento. De hecho, creo que gran parte de la crítica a Setién se basa en tan puntilloso y potente factor, una especie de "cómo es posible que no haya adelantado ya al Sevilla. Ahí está Machín, que ése sí que sabe…" Y efectivamente puede que Machín sea un monstruo, pero sobre todo tengamos en cuenta que el Sevilla no es moco de pavo. Resiste a la marcha de Monchi, a la entrada de Arias, a la llegada de Berizzo, a fichajes -no uno ni dos ni tres- del auténtico tebeo, a Montella... No es fácil descabalgar a quien tanto ha ganado. El Sevilla sigue teniendo acceso a muy buenos jugadores, cultura ganadora y una mística impresionante que le impulsa. No es poco.

Lo cual no quita que el crecimiento del Betis sea digno de elogio. Desde que llegó Serra el club ha cambiado por completo. Él ha encendido la luz, entre otras cosas porque, salvo que algún iluminado invente otras reglas, este negocio consiste en la atinada compraventa de jugadores. Y ahí Serra va sobrado. El resto de mejoras en el club están bien, no las desprecio, pero van colando más o menos en función de los resultados. Setién, experto en enfadar a la clientela cuando habla, también es capital para entender el crecimiento. El Betis no es que apabulle -¿quién lo hace?- pero juega razonablemente bien, se ha impuesto en los derbis, para el recuerdo quedan las victorias en San Siro o el Camp Nou... Se habla demasiado del estilo y el juego, pero no olvidemos lo principal, casi lo único que importa: el Betis de Setién gana bastante.

Volviendo al Sevilla, su naturaleza de acero es admirable. Al frente de la dirección deportiva, deprisa y corriendo, se puso Caparrós, todo un neófito. Es verdad que las goleadas de la pasada temporada fueron infames, pero clasificarse para Europa, acceder a unos cuartos de Champions y plantar los pies en la final de Copa -menudo bochorno aquel partido- merece una gran nota. Muchos años malos como éste... Y ahora camina firme de la mano de Machín, para mí el mejor fichaje de todos. El peligro viene más por lo social. Los accionistas quieren pegar el pelotazo. El símbolo del dólar corre a toda velocidad por sus ojos. Mala cosa. Pero como es tiempo de buenos deseos y mejores propósitos, lamento la codicia, que nunca tiene fin, y feliz 2019.

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.