mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Jueves, 17 de Enero de 2019
Versión móvil · Política de Cookies

La karateca malagueña aspira a una plaza olímpica para Tokio 2020, aunque la cita francesa de 2024 sea una opción más realista

La cercana París, meta de María Torres

02/01/2019 · Lucas Haurie

Cada uno vive a su modo el final de los años. Ciertos patrones, sin embargo, suelen repetirse. Y, entre las tradiciones, llegados al inicio del año, existe la de recapacitar, hacer balance y pensar luego en lo venidero. Pero también están quienes jamás miran atrás. Siempre recto, derecho, adivinando hitos; 2019, 2020, los Juegos de Tokio, y, en lontananza, 2024, París. Un caso es de la joven karateca malagueña María Torres, que ha concluido su primera temporada en categoría absoluta entre laureles y elogios y vislumbra ya la posibilidad olímpica. Pero quizá esté más cerca París que Tokio. 

Este año recién inaugurado es punto clave en el ciclo cuatrianual de la Olimpiada. No hay deportista que no tenga marcado a fuego en su calendario neuronal la travesía de los próximos 365 días. La plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, su plaza, es deseada también por un regimiento. A la karateca Torres, en cambio, esta ardorosa competición en busca del verano asiático que se avecina no le quita el sueño, que tampoco deja de estar ahí, presente, flotante. Pero Torres vislumbra más cerca París que Tokio. 

Hasta 2024 queda un mundo. Y la karateca malagueña, quizá sea por su juventud, en sus 21 años, sólo puede presumir por ahora de una trayectoria nada menos que galáctica. Ha sido nueve veces campeona de España en categoría amateur. También se ha colgado el oro europeo y el bronce mundial como karateca sub 21, méritos que le sirvieron de salvoconducto para la competición absoluta, cuyo estreno, esta temporada, ha congregado una gran atención. En diciembre se proclamó vencedora de la Liga Nacional en Guadalajara. Un mes antes había conquistado el bronce por equipos en el Mundial de Madrid. 

En Madrid, los focos se los llevó el también malagueño Damián Quintero, ya en el olimpo del deporte español. Pero al fenómeno Quintero hay que agregarle la hazaña de Torres, especializada en la modalidad kumite. Es la debilidad familiar. Su padre, Eugenio Torres, llegó a ser campeón de Europa sénior en cinco ocasiones, además de alzarse con un bronce mundial. Además de padre, Eugenio es el entrenador de María Torres. 

Al factor genético le añade además el componente formativo. Siempre adelante y bajo una supervisión privilegiada. La joven karateca cuenta dos años en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, ciudad donde empezó a estudiar Ciencias del Deporte en la Politécnica, grado que ahora continúa en la Universidad EADE de Málaga. En el futuro le ronda la idea de la Policía, aunque su más inmediata meta está ahora situado en París, año 2024. El sueño nunca cesa. 

Últimamente Torres pasa más tiempo en el gimnasio. Más de tres horas entrena en el Club Torres, el de su padre, mejorando físico y técnica bajo la mirada más atenta. Los progresos están siendo extraordinarios. Segunda en la clasificación nacional en kumite de +68 kilos, decimoquinta en la clasificación mundial, Torres se ha posicionado casi sin querer para optar a Tokio 2020, pese a su juventud, esa que la haga pensar más en la cercana París.

 

© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.