Igor Bellido: El relevo de la generación dorada del triatlón español

Lucas Haurie
17/06/2020

Un sevillano con sangre rusa, Igor Bellido Mikhaylova, representa el relevo generacional del triatlón español, que actualmente comandan Javier Gómez Noya, su gran ídolo, Fernando Alarza y Mario Mola. Su hoja de servicios, con solo 18 años, asombra. Bronce en los relevos mixtos de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 en Buenos Aires, donde quedó sexto en la prueba individual; primero en el Campeonato de Europa de la Juventud 2019 por relevos mixtos y, especialmente, dos grandes éxitos tiene subrayados: Campeón del Mundo de Triatlón en Edad Escolar 2019 y Campeón de Europa Youth 2019. Ya como cadete participó en dos eventos internacionales contra deportistas que le sacaban tres años. 

Su definición da idea de su espíritu ganador: “En la natación creo que soy un tiburón. Hay que ser agresivo, pero con limpieza. En bicicleta, un purasangre, pero en la carrera me comporto como un guepardo, voy a tope”. 

Empezó jugando al fútbol, como defensa, si bien le detectaron una escoliosis lumbar que le impedía tirarse al suelo y tuvo que cambiar a la natación. Las largas sesiones en la piscina le aburrían, así que su padre un día le apuntó al triatlón Villa de Herrera. Le gustó y empezó a dedicarle más tiempo. Se encontró con un ambiente muy especial en cada evento y, sobre todo, coincidió en el Club Triatlón Isbilya con un personaje que le ha marcado su carrera, su entrenador Samer Alí-Saad Guardia, extriatleta profesional, desde los once años. 

Se levanta a las siete de la mañana para ir a clase, que termina sobre las dos y media o tres. Si tiene entrenamiento de bici, sale en torno a las cuatro y media y practica unas dos horas. Luego llega a casa, estudia, merienda y se ejercita a las ocho en la piscina. El día que tiene carrera no hace ni bicicleta ni natación. Normalmente nada seis días a la semana, corre cinco días, cuatro o tres, dependiendo del momento de la temporada, y con la bicicleta es similar. Es su rutina que sigue a rajatabla, como la dieta, que le vigila su padre. Además, mantiene una regla de oro: siesta diaria que le fortalece el rendimiento. 

Esencial asimismo es la recuperación y la fisioterapia, tanto para la puesta a punto para la competición como durante las fases de carga. De hecho, tiene realizados estudios de biomecánica de bicicleta y de carrera a pie. “Me han enseñado que hay tres pilares en el triatlón: genética, mente y constancia. Si uno falla, no se consiguen los resultados. En ocasiones, no entiendo cómo aguanto tanto sufrimiento”, es su receta para ganar.

A su pesar, descuida a sus amigos, porque no le queda mucho tiempo libre entre bicicleta, natación y correr. Antepone los estudios, de momento, a dar el salto a la Residencia Blume en Madrid, donde entrenaría con triatletas de más nivel. Quiere acabar la selectividad en Sevilla, intentar Magisterio y comprobar si su progresión no se estanca antes de mudarse. 

El estado de alarma ha frenado la que iba a ser la temporada de su consagración. No pudo nadar en la piscina durante meses, un patrocinador le cedió una cinta para correr en casa y tiró de imaginación para simular las rutinas de natación con una goma. 

En marzo fue citado por la Federación Española de Triatlón para una concentración de jóvenes talentos, tras arrasar en las tomas de tiempos celebradas en Málaga nadando los 1000 metros en 11:54´ y corriendo los 1000 metros en 2:48. Con estos tiempos Igor fue el mejor cadete de primer año de toda España y quinto clasificado contando a todos los cadetes de los 3 años de categoría. El triatleta andaluz sabe que el futuro le pertenece. Sueña con competir en unos Juegos Olímpicos, pero no será en Tokio, aunque se disputen en 2021. Se toma su tiempo para llegar con más nivel.

 

 

Compartir:
Podcast Andalucía Deportes
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.