Pasión en vena por el rugby

Lucas Haurie
14/09/2020

El rugby, que llevaba en vena por parte paterna, fue durante años una relación de amores y odios para Carmen Castellucci. Con ocho años ya daba patadas al balón oval en la escuela de veteranos de la Ciudad Deportiva de Armilla, los Escoriones. Hasta esa localidad granadina llegó Bruno, profesional italiano de este romántico deporte con el Frascati de Roma, para conquistar a María José, una bailaora flamenca. Desencantada del rugby, para pesar de su padre, Carmen empezó a coquetear con el baloncesto en las pistas de los Maristas. Durante varias temporadas evolucionó su juego, primero en el colegio y más tarde en el G+B. “De lanzar los tiros libres con dos manos pasé a disputar un campeonato andaluz”, recuerda la granadina. 

En casa, seguía partidos de rugby en la tele y estaba al tanto de la actualidad. En el verano de 2016, sorpresivamente le pidió a su padre que le llevara a la sesión semanal de tocata. Los ojeadores le echaron el lazo y compaginó canastas con carreras y ensayos, si bien en rugby solo podía entrenar porque la reglamentación le impedía competir con 14 años. Una temporada más tarde llenaba su pasión por el baloncesto en el sub 16 masculino de la Universidad de Granada y el cadete del G+B. Una lesión de hombros en marzo no le permitía contactar, pero sí tenía permiso médico para jugar al baloncesto. 

No se lo tomaron muy bien en el equipo de rugby, que solo le daban luz verde para patear. “Hasta que un día el entrenador me dijo que no me consideraba parte del equipo», reconoce. En la primavera de 2018 participa en algunas concentraciones nacionales de la federación de rugby y alcanza con el G+B el Campeonato de España cadete de baloncesto. Le proponen una beca en Madrid con el Cisneros, uno de los clásicos del rugby español. Simultáneamente le llegaron dos ofertas desde Valencia, pero de  baloncesto, una primera de Claret y la otra de Valencia Basket. «Cuando llega la propuesta de Valencia ya tenía cerrado el acuerdo de Cisneros, pero reconozco que esa oferta me hizo pensar mucho», admite. 

Castellucci se decanta por Madrid. Hoy es una de las grandes promesas del rugby nacional gracias a su portentoso físico para la posición de segunda línea. Sin embargo, quedaba un guiño para esta historia. Carmen no paró de llorar en su habitación la tarde antes de jugar con G+B en cuartos de final ante el potente Unicaja en el Campeonato de Andalucía en Huelva. Sería el punto final a su carrera de basket. Su equipo dio la sorpresa y pasaron al torneo nacional, también en tierras onubenses, donde la despedida de la granadina sería precisamente ante Valencia Basket. Quedaban más giros de guion. Pese a vivir en Madrid, el G+B le hizo ficha sin saberlo. Carmen creyó que era broma, aunque dos días antes de una concentración en Jerez, su padre le avisó de un partido de baloncesto. Volvió a derrotar al Unicaja. «Del baloncesto aprendí a no tener miedo a nada», pensó de camino a su incorporación a la selección andaluza de rugby. 

Con el Cisneros dio el salto a la selección española sub 18 de rugby 7 y su estreno en el Europeo de Polonia en el verano de 2019. Las buenas maneras en su debut en la Liga Iberdrola la pasada temporada llamó la atención de los técnicos de Corteva Cocos. Talento y proyección para el equipo verdinegro de La Cartuja. 

 

 

Compartir:
Podcast Andalucía Deportes
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.