Del barrio a la cúspide

Lucas Haurie
22/02/2021

Alberto García se curtió en el barrio de Santa Ana, en las pistas de Tejares, en el centro deportivo Álvarez Gordón y Vega de Triana. Del cemento de canchas modestas a la cúspide del fútbol sala, ya que el sevillano ha sido elegido el segundo mejor jugador joven del mundo. Terminó de modelarse durante cuatro años en el filial de El Pozo Murcia, una de las instituciones españolas, junto al Inter Movistar y el Barcelona. 

Con 23 años y una carrera esplendorosa en el horizonte, el ala disfruta con el galardón de Futsal Planet de todos los sacrificios que ha tenido que hacer para llegar al primer plano del deporte profesional. Quién le diría hace un lustro, cuando aún despuntaba en el Triana FC, que su nombre reluciría junto a otras nueve promesas de todo el mundo. Si alucinaba con el galardón de Trianero del año en 2019, este galardón le enmudeció. 

De niño empezó a jugar en Tejares. Se apuntó a la Asociación de Vecinos de Santa Ana, aunque abrió un paréntesis en el fútbol 11. Jugó en el Rociana y se sometió a pruebas con el Betis. De cadete no estaba convencido de seguir, así que se enroló con su hermano en el Olimpic de Triana. Pronto le conocieron como Mini, un apodo heredado de su hermano, al que llamaban Mini Canina, por su parecido a un jugador del senior. Alberto García empezó a ser nombrado como Mini Mini Canina y se quedó en Mini. 

El sevillano recuperó la ilusión y la felicidad que había perdido en el fútbol. El Triana, un club familiar, lo acogió con entusiasmo y le dio los valores necesarios para complementar sus cualidades físicas y su talento técnico. Los consejos de los entrenadores le guiaron su carácter profesional. Tan buenas temporadas iba cumpliendo que un año, en Segunda B, llegaron a jugar la Copa del Rey. 

Cuando le llamó El Pozo, el trianero ya fue consciente de que podría hacer carrera profesional. Se fogueó en la selección andaluza con arbitrajes muy caseros en Ceuta antes de dar el salto soñado a la selección española sub 18. La convocatoria fue peculiar: le llamaron por teléfono de la Federación y le recomendaron que se su madre le comprara un traje. Entre bromas, Alberto preguntó si se trataba de una invitación a una boda. El seleccionador le confirmó su cita internacional. Un poco más tarde su móvil se inundó de mensajes con las felicitaciones. Un tiempo después también se estrenó con la sub 21. 

Todavía recuerda las carambolas de la vida cuando un amigo que jugaba en el Betis fichó por el El Pozo. También iban a firmar dos brasileños, pero un embrollo burocrático lo impidió. El club le preguntó a sus jugadores del filial por referencias y salió su nombre. Con prisas, la entidad murciana tenía que incorporar a tres jugadores. Alberto García fue uno de ellos. Consolidado en el primer equipo, disfrutó de dos ligas en el filial y una Copa de España con el juvenil, frente al todopoderoso Barcelona. El sevillano marcó el gol decisivo en la tanda de penaltis. Está claro que tiene aura de campeón. 

 

Compartir:
Podcast Andalucía Deportes
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.