mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Lunes, 24 de Junio de 2019
Versión móvil · Política de Cookies
Polideportivo

La reina consorte de 'Roger Federer 101': 'Lady Mirka'

14/04/2019 · Alejandro Delmás

Después de su título número 28 de Masters 1000, cuarto que consigue en Miami, en final ('Hard Rock Stadium') ante John Isner y tras una semana de tenis memorable, Roger Federer se situó a sólo ocho conquistas del supremo y legendario liderazgo de Jimmy  Connors en títulos ATP. Mandan los 109 títulos de 'Jimbo' Connors... y, a continuación, en la tabla total de todos los tiempos... ya emergen los 101 de 'Sir Roger': 'Mr. Perfecto'. Aparecen más abajo Ivan Lendl (94), Rafael Nadal (80), John McEnroe (77), Novak Djokovic (73) y, empatados a 64, Pete Sampras y Bjorn Borg. Pero, a sus 37 años -38, el próximo 8 de agosto-, Federer ha alzado 20 títulos de Grand Slam (en 30 finales), mientras que el zurdo Connors, portento de garra, resto y competitividad... se detuvo en ocho: tras 15 finales. Jimmy jamás conquistó la tierra de Roland Garros, donde ni siquiera pisó una final.

Nacido en septiembre de 1952, Connors ganó su título numero 109 y último el 23 de octubre de 1989, con 37 años y poco más de un mes, en la final del Tel Aviv Open 1989, ante el héroe local hebreo Gilad Bloom: otro zurdo, casi 15 años más joven que Jimmy. Ya al borde de los 39 años, en 1991, un Jimmy Connors imborrable y heroico aún se plantó en las semifinales de un épico US Open. Y, desde que cumplió los 30 años, en 2011, Roger Federer ha ganado... 33 de esos 101 títulos ATP que ahora hermosean su leyenda.  

MAESTRO, TAMBIÉN EN MODA.- Ahora, Roger Federer ha arremetido contra su antiguo 'sponsor', 'Nike' -que todavía le sirve el calzado-, con duras palabras lanzadas en la revista 'Women's Wear Daily': "Llevábamos equipaciones que lucían muy mal. Ellos (Nike) fueron demasiado lejos en esa dirección equivocada. Querían hacer una camiseta de tenis moderna, lo que, en términos de diseño, es un completo error. Era como si un camión las hubiera pasado por encima. O el hecho de poner gráficos 'funky', lo cual creo que, en un deporte como el tenis con tanta historia... en fin, ya se sabe: el polo de tenis es algo muy simbólico". Hoy vinculado a la firma japonesa Uniqlo, con un contrato de 300 millones de dólares por diez años (suscrito en 2018), Federer acaba de rematar las negociacions con Nike para recuperar su propia marca, la de su logotipo personal, 'RF': "Voy a recuperar 'RF': es tan sencillo como que 'RF' me pertenece", argumentaba el superclase de Basilea, horas antes de cerrar el acuerdo con Nike sobre 'RF'. De moda, Federer entiende algo que más bastante, gracias a su 'amiguísima' Anna Wintour, la inquietante, camaleónica y despótica directora de 'Vogue': la misma que inspiró el guion de aquel 'film' de 2006: 'El Diablo viste de Prada'.

Según su propia página 'web' (www.rogerfederer.com), después de Miami, el gran maestro suizo abrió un paréntesis de al menos dos semanas de descanso, para luego abrir la preparación de su temporada en tierra batida ('clay court season'), Planeta Tierra al que Roger regresa tras bajarse de él desde el Masters 1000 del Foro Itálico de Roma en 2016. Aquí relucen dos grandes objetivos 'federistas': el Mutua Madrid Open, del 5 al 12 de mayo... y los Internacionales de Francia, en el Estadio de Roland Garros, París: del 26 de mayo al 6 de junio. Esta última cita tiene cierto sabor a despedida de París de un hombre que, desde agosto, ya pondrá rumbo a los 39 años. Aprovechando el parón competitivo de 'Sir Roger' ("en Miami, el cuerpo me pedía a voces un descanso", razonó el propio tenista) y su cercanía al pedestal de Connors, cuya plusmarca ya ofrece una clara diana para el lanzacohetes que es la raqueta de Federer, pues aquí viene a pelo radiografiar el 'status' de la persona que más ha influido e influye sobre la carrera de Roger Federer... hasta gobernarla. Tiene nombre propio: Mirka. Nacida Mirka Vavrinec. Hoy 'Mirka Federer'.

DESDE SYDNEY 2000.- En los Juegos Olímpicos de Sydney, en el Año de Gracia 2000, Miroslava 'Mirka' Vavrinec, eslovaca de nacimiento, hija de  Miroslav, 'Miro', un joyero de Bojnice establecido en Schaffhausen, y de una música, Drahomina… se enamoró de un chico llamado Roger Federer que en esos Juegos perdió la medalla de bronce en la final de consolación ante el francés Arnaud Di Pasquale. 

Hoy, Mirka es la reina consorte del tenis mundial. En el circuito femenino del WTA Tour, la hija de Miro y Drahomina, ya nacionalizada suiza, llego a subir al número 76 y jugó la Copa Hopman de 2002 junto a un Federer que ya era su pareja: eso fue antes de que Mirka se retirase tras dura lesión en el pie. En 2000, Federer, con 19 flamantes añitos, aún no había ganado un solo torneo ATP. Roger voló a los Juegos de Sydney como número 40 del mundo. Hoy, casi 18 años y 101 títulos después, Roger Federer responde a cualquier pregunta tras cualquier gran triunfo con idéntica respuesta: "Mirka es el motor… sin ella nada funciona". Eso, cuando Mirka -que sí ha estado en Miami- tampoco sigue ya a su 'Rog' en todos los torneos: a veces quedan cosas por hacer en casa con los cuatro hijos de la pareja (matrimonio desde 2009): Myla Rose, Charlene Riva, Leo y Lennart-Lenny: sendas parejas de gemelos, por ese orden.

"Primero es el tenis; después, Roger… y después, yo: gracias a él, el tenis ha vuelto a mi vida en todos los sentidos, porque si él gana, es como si ganara yo", declaró Mirka en 2009, en rara entrevista con la revista suiza 'Schweizer Illustrierte'. Era el resumen de la incalculable dimension que vincula a Mirka Vavrinec, hoy Mirka Federer, con 'Rog'… a quien ella aún hoy llama 'Rotschi': como si aún fueran aquellos entrañables días de Sydney.

En las Salas de Jugadores ('Players’ Lounge') de los eventos de Grand Slam y Masters 1000, Mirka Federer no tiene empacho en despedir por las bravas (“usted no tiene educación ni la ha conocido nunca…”) a cualquier asilvestrado pretendiente a una entrevista o autógrafo de 'su' Roger. “¿Qué ha sido lo peor de enfrentarse a Roger?”, preguntaron en Twitter a Nick Kyrgios, en 2017, justo tras una salvaje batalla Roger-Nick, también entre el calor húmedo de Miami: “Mirka… Mirka molestándome (“heckling”) y pitándome entre mis saques”, bromeó Kyrgios de respuesta, también en Twitter.

A continuación, Mirka pidió disculpas públicas a Kyrgios: así es la chica de Bojnice a la que Martina Navratilova, en 1987, en Filderstadt, recomendó directamente a su amigo checo Jiri Garnet, del Kreuzligen Tennis Club: “Esta chica está muy bien construida para el tenis y tiene talento”, dijo Navratilova a Garnet, por su propio teléfono, después de aceptar del joyero Miro Vavrinec unos pendientes de regalo por el 31 cumpleaños de Martina. "No es coincidencia que Roger nunca hubiera ganado un torneo antes de que se encontraran en Sydney", dice Tony Godsick, eterno representante y hombre de confianza de Federer. "Y miren dónde está él ahora… Mirka lo ha sacrificado todo por Roger y su carrera", subraya Godsick, 'alma mater' del nuevo invento llamado Laver Cup. "Mirka asegura armonía a Roger con su paciencia y perseverancia", matiza Lynette Durand, la madre de Roger, el campeón de 20 torneos de Grand Slam.

Señala Roger Federer: "Ella, Mirka, estuvo conmigo cuando yo no tenía aún un solo título (Federer ganó su primer torneo ATP en 2001, en Milán, antes de batir a Sampras en octavos de Wimbledon)… y ahí sigue, un centenar de títulos después. Su papel es de tal importancia que sin ella yo no estaría jugando al tenis… y ella lo sabe, lo sé yo y lo sabe todo el mundo. Sólo cabe estar feliz de que ella sea mi mujer y mi primer apoyo, siempre diciéndome la verdad", apunta el mismo Roger que, tras Wimbledon 2016 y cierta nefasta caída de  bruces en semifinal ante Milos Raonic, planteó a Mirka la eventualidad de una retirada. La mujer repuso a su heroe, el tal Roger Federer: “No te puedes ir así, sin volver a ganar Wimbledon y menos porque has tenido una caída al bañar a uno de tus hijos". Esa había sido la inopinada caida (en el hotel de Melbourne) que hizo a Federer operarse de menisco tras el Abierto de Australia, en febrero de 2016. "Ninguna otra mujer podría soportar tanto tenis como yo. Si Roger necesita dormir mucho, yo no voy a despertarle temprano”, cuenta la señora Federer en el libro 'Roger Federer, The Quest for Perfection' (Rene Stauffer, 2007).

LA BASE DE 'CHEZ ROGER'.- Mirka es la base del séquito y los movimientos de Federer, 'Chez Roger', 'Casa Roger', incluyéndose aquí a una tal Anna Wintour, la ya citada gran jefaza y diablesa de Vogue, quien revela: “Desde 2005, cuando nos conocimos en Nueva York, he volado alrededor del mundo para ver a Roger jugar en sus torneos… incluso he dejado de ir a shows de moda, sólo por ver cómo Roger juega el mejor tenis que, con seguridad, nunca se haya visto. Después, naturalmente, yo quiero hablar con él de tenis… pero él quiere hablarme más de moda”. Wintour relata que, cuando pudo llevar a Mirka a una de las grandes pasarelas de Milán, “lo impresionante era cómo, por la noche, Mirka no sólo recordaba todos los nombres de los modistos que le había presentado, sino también, y por delante de todos… el nombre del chófer”.

En 2000, en Sydney, Federer y Vavrinec sólo se besaron al final de los Juegos, después de que Roger -a quien, por sus propias palabras de 1999, impresionaban y 'ponían' muchísimo monumentos femeninos como Pamela Anderson y Anna Kournikova-… 'atacara' en dirección de la hija del joyero de Schaffhausen a base de canciones de los Backstreet Boys. Federer y Vavrinec compartían departamento en la Villa Olímpica con Pierre Paganini, preparador de Federer, con cuatro luchadores… y con Emmanuelle Gagliardi, otra tenista suiza. “Fue el punto de partida de nuestra historia de amor”, recordaba Federer en 'Schweizer Illustrierte', mientras Mirka se reía: “Ni me imaginaba que estuviera 'atacándome'. Pensaba que sólo se trataba de un chico gracioso, que no era un 'aburrido'. Hacía un montón de ruido y cantaba esas canciones de los Backstreet Boys. Yo pensaba… ‘cuando esto acabe, voy a tener los abdominales más fuertes del mundo por lo que me estoy riendo con Roger. Sólo me besó al último día de los Juegos. Y yo le dije entonces: ‘Eres muy joven, eres como un niño’. Cuando tuve que retirarme, después de 2002, estuve un tiempo en muletas y muy apenada. Entonces, Roger me ayudó mucho y mi vida tenistica volvió y se mantuvo a través de él. Sus victorias eran casi como si fueran mías”.

Puede que todo sea más fácil con Mirka en el papel de gran 'motivadora' de su 'Rotschi', en rol de reina consorte del tenis mundial. Ella sigue fresca, lozana. Alienta a su hombre desde los palcos de (casi) todo el circuito, sabe silbar y chiflar al insolente iconoclasta Kyrgios, recoge bolas perdidas… y se mueve a la perfección por las callejas comerciales de Basilea con sus dos parejas de gemelos bien a bordo del Mercedes-GL SUV de la familia Federer (¿qué otro coche podría ser más 'propio' de un millonario suizo del cantón alemán...?). Con certeza, Mirka Federer, la hija del joyero de Bojnice, es ese tipo de persona al que no cabe infravalorar y que se despedía de este modo, otra vez en 'Schweizer Illustrierte', aunque algo más adelante: "Mi tiempo está viniendo. Ya está cerca. Será después del tenis. Roger y yo lo hemos acordado así". Por 'reina consorte' que Mirka sea, como Roger vaya acortando la 'cuenta atrás' hacia los 109 títulos de Jimmy Connors, igual ese tiempo 'de' Mirka Federer que está por venir... se convierte en una 'cuenta larga': un poco más larga. Todo depende y todo se mece en la raqueta magica de 'Rotschi'. ¿Todo? Sí: 'prácticamente' todo...

© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.