Vetos y cacerías en el periodismo (deportivo): por qué y cómo

Alejandro Delmás
21/06/2020

'Anatomía de una conjura'. O 'Anatatomía de una caza'. O de una cacería en toda regla. Así podríamos empezar, como cualquiera de los capítulos del gran Frederick Forsyth en 'Chacal' ('The Day of the Jackal'), el sensacional 'thriller' del autor británico y el 'best seller' que abrió a Forsyth las puertas del gran mercado editorial: era cuando la gente aún compraba libros. A 'Chacal' siguieron 'Odessa', 'La Alternativa del Diablo', 'Los Perros de la Guerra' 'El Negociador, 'Icon', 'El Zorro'... tantos títulos que hicieron de 'Sir' Forsyth -expiloto de la RAF y aspirante a ¡torero!- un saludable millonario, hoy octogenario y con espléndidas propiedades en la Costa del Sol...

Pero no desvariemos. En las últimas semanas se han vuelto a reproducir episodios más o menos conspicuos de personas que, en medios de comunicación -sevillanos y nacionales- se han sentido acosadas en sus actividades de comunicación por presiones exteriores de determinadas entidades futbolísticas... o no futbolísticas. Como alguna de esas personas -víctima de acoso notorio, negado incluso por quintacolumnistas felones- renunció en público a esa actividad de comunicación (no remunerada) por la que era acosada, este pequeño opúsculo sólo tiene un motivo para ver la luz: desentrañar para el lector que no se encuentra 'en la trastienda'  o 'en la pomada'... cómo se llega a estas deprimentes situaciones. Se intentará limitar los nombres propios al máximo, por respeto a los acosados e incluso a los acosadores -que bien poco merecen-, siempre a salvo de hechos puntuales que el firmante, en cuanto que protagonista, está en condiciones de acreditar por sí mismo y sin ningún género de duda.

1) INICIOS DE LA INTERVENCIÓN: SOBRES Y PUBLICIDAD.- Durante épocas no tan remotas (sobre todo en el mundo taurino, también en el deportivo) resultaba práctica común el manejo del llamado 'sobre': el 'sobre' que llegaba a 'comunicadores' de cámara -al margen de otros favores en especie- por parte de empresarios, apoderados... y presidentes de clubes. Mientras que, hasta los años 60, esa práctica no resultaba masiva en el caso del fútbol u otros deportes, en toros era sensiblemente más frecuente. Cuando, hacia mediados de los 70, el mundo del fútbol y del deporte en general fueron avanzando en interés, repercusión... y capacidades de generar ingresos en publicitarios para los medios, ese mismo aumento de 'gancho' para atraer ingresos externos generó un efecto bumerán ('Boomerang', ya se sabe, buena marca de 'El Corte Inglés') para lo que siempre debió ser... 'periodismo independiente'. Una información íntima, 'fetén' y reveladora sobre un gran club de futbol podía atraer más y más publicidad: del mercado exterior e incluso del mismo club, cada vez más agigantado. Todo ello abría una brecha en el costado del informador/comunicador que intentara situarse en la raya de la loseta: ni a un lado... ni a otro. Eso era. Y esto, al margen de las consabidas debilidades humanas. A Santiago Bernabéu, el fallecido patriarca del Real Madrid (cuya imagen pública no se correspondía con la realidad; Bernabéu sabía incluso alemán...) se le atribuye esta frase demoledora, nunca desmentida: '¿Están ahí los periodistas? Que les echen de comer...'

2) CRECIMIENTO DE LA PRESIÓN.- Si esto ocurría en toros y fútbol, excusado es comentar cómo serían las guerras de guerrillas en la política y su periodismo de trincheras frentistas, dinamiteras. Sin entrar en más honduras, y puesto que el mismo interesado lo proclama a los cuatro vientos en su 40 -cuadragésimo- aniversario como director de periódicos, el riojano Pedro José Ramirez, @pedroj_ramirez en el nuevo mundo de las redes sociales, siempre ha atribuido a los cuatro vientos su cese en el Grupo16 y Diario16 (1989) como fruto de la presión ejercida sobre el entonces potente Grupo16 desde la artillería del potentísimo Gabinete socialista de Felipe González Márquez (a quien Ramírez -no precisamente Pablo Iglesias- culpaba bien curiosamente y más o menos directamente, del tema de... los 'GAL'; González jamás perdonaría estas acusaciones). Posteriormente, tras 25 años al frente de 'El Mundo de El Siglo XXI', Ramírez también cesó en la dirección de este último medio; ahora -siempre según el mismo interesado- por presiones procedentes del Gabinete 'popular' de Mariano Rajoy. En el interín, y sin tanto ruido de sables ni fanfarria, iban cayendo directores de 'Diario16' -hasta su lastimosa desaparición del mercado, a finales de los 90-, de 'ABC' e incluso de 'El País'.Y, por supuesto, y sin tanto graznido, caían emisoras enteras: 'Antena 3', el caso más sonado. Los medios deportivos ya se movían en otra órbita...

3) 'MISIONEROS CON BAYONETA'.- En esta dinámica, a finales de los 80 y ya de lleno en los años 90 -aún florecientes para el mercado de Prensa-, lo que Maximilian Robespierre habría llamado 'misioneros con bayoneta', los comandos arriesgados de un periodismo de investigación a quienes poco o nada les importaban amenazas o presiones... estaban cada vez más aislados y peor vistos en una profesión cada vez más gregaria, aborregada en pequeñas manadas o rebaños. Se iba tratando cada vez más de estar absolutamente a las instrucciones de la empresa... y del bando que la empresa hubiera elegido. Si un medio 'X' estaba, léase, entregado a la causa -presuntamente- del Real Madrid, Barcelona, Sevilla, Betis o Athletic... el periodista que fuera debería andarse ya con mucho cuidado para no pisar charcos que comprometieran su nómina mensual; y no hablemos ya de los medios políticos o sociales, con la irrupción en cascada de cadenas y canales públicos, necesitados de inversión y financiación publicitaria desde los Gobiernos de turno, nacionales y autonómicos.

Empezaron las llamadas a las Redacciones para quejarse de éste o de aquél, de todo el que resultara incómodo por una u otra razon. Dependiendo de la envergadura del profesional cuestionado y del mismo potencial y salud económica del medio, las quejas se atendían... o no. Hasta que amaneció el Siglo XXI... la intimidación por un poder fáctico no era tan fácil: Ramón Mendoza y José María García Pérez se declararon una guerra a muerte entre el Real Madrid de Mendoza y la variedad de medios del propio García Pérez -Antena 3, COPE, a ratos Vía Digital...- que se saldó con victorias pírricas de uno y otro bando y una serie de víctimas menores sobre el tapete. Eran los tiempos en que la PRISA del difunto Jesús Polanco -con quien Mendoza, accionista de la empresa, siempre mantuvo buena relación- funcionaba como un rodillo acorazado o blindado, bajo las coordenadas semimilitares ya expuestas (hoy es un asunto de la banquera Ana Botín, casi hasta ahora mismo): pero ya sobraban cada vez más los 'misioneros con bayoneta', que empezaron a ser excluidos sumariamente. El de mayor mérito y más encumbrado no era el más brillante, 'the best and the brighter': era el que mejor se moviera en el agua de estas canalizaciones, ya bastante putrefacta. No cabe excluir a los 'compañeros' (jajajaja...), más bien buitres ladinos, envidiosos o ratas en las cloacas, a la espera de alimentarse de la carroña del represaliado. 

Sobra decir que casi nadie (el 99% diríamos) le hace ascos a la 'chance' u oportunidad de firmar la crónica diaria de Real Madrid, Barcelona, Athletic, Sevilla, Betis... pero esto fue degenerando en un paroxismo. Y en otra cosa más: bajo el modelo inicial de los clubes italianos, que conocían el modelo de 'sociedad anónima', ('societá, S. P. A.), muchísimo antes que los españoles -hablamos de Juventus, Inter, Milan...-, los equipos fueron dando el pábulo y sus propias salidas comerciales-mercantiles-sociales a los derechos de mercado sobre la información que ellos mismos generaban. Con ello, obtenían doble ganancia: la económica, con el cobro de derechos... y la producción y generación de su propio relato/historia; y esto, sin hablar de la eclosión de los grandes agentes y agencias de representación, con sus infinitos tentáculos y conexiones (hubo un tiempo en el que David Falk, el agente de Michael Jordan, era como uno de los verdaderos dueñoa de la NBA): más y más difícil todavía.

En 1989, quien aquí suscribe publicó la primicia (algo al alcance de cualquier idiota) de cierto fichaje extranjero de baloncesto por el equipo más potente que entonces había en Sevilla. Como el que suscribe ya era bastante mal visto -y hablamos de hace 31 años...- en las esferas del poder socialista, lo que su medio se encontró a cambio fue... una amenaza directa de retirada de la publicidad directa por parte de los 'influencers' con poder económico y social que manejaban a ese equipo y a su (entonces, muy influyente) cartera de publicidad. El asunto tampoco pasó a mayores, porque el firmante abandonó el medio en cuestión, con viento fresco y por propia iniciativa, en relativo poco tiempo. Unos años después, cierto elemento radical de ese mismo club 'influencer' se querelló, de acuerdo con otros, contra este mismo firmante... sólo para llevarse un importante rapapolvo judicial: el elemento radical de autos, claro. 

Por aquella época, años 90, pos/Expo, pos/Juegos de Barcelona -que fueron recompensa para vagos enchufados, mayormente-, etc... no era infrecuente que en las negociaciones clubes-medios se metieran por en medio ofertas de gratificaciones económicas, sociales o en especie para los (presuntos) mandos intermedios de aquellos (presuntos) medios que accedieran a 'tratar bien' a los poderes fácticos: sociales o deportivos. Aún sin Internet en acción, las carteras de publicidad ya estaban claramente sobre las mesas, con los clubes más y más potentes en tesorería gracias a la reconversión en Sociedades Anónimas Deportivas y a la primera riada de millones (de pesetas) gracias a los nuevos derechos televisivos, incluida la competencia feroz entre Canal Plus, Vía Digital, etc... más el inicio de la decadencia de la RTVE estatal. Esta era ya una guerra subterránea -donde con frecuencia inclusive se combatía por el pastel de la publicidad institucional- que a menudo transcurría entre una 'población civil' (población periodística), que tampoco se enteraba demasiado bien de lo que estaba pasando: estamos hablando de la gente de base. Presidentes como José Luis Núñez, Lorenzo Sanz, Ramón Mendoza, Jesús Gil, Luis Cuervas, Manuel Ruiz de Lopera y, desde sus inicios en el Real Madrid, Florentino Pérez... intentaron extremar todos sus poderes de influencias, de cara a los temidos medios.

Y 4) DESENLACE Y CACERÍA: LO INSOSTENIBLE.- Bajo estas premisas frentistas, basadas en mecanismos simples pero muy efectivos, y ya con tantas mentes, corazones y chequeras bajo cerco... sobrevino el punto de inflexión: la generalización del uso de Internet y redes sociales, desde principios de la década inicial del Siglo XXI. Sin entrar en más consideraciones -uno no tiene derecho a criticar a gente que ha tenido más éxito en la vida civil, aunque sea una vida tan prostituida como la de este país- lo mínimo que cabe decir es que el 'regalo' masivo de los productos y el trabajo de tantos profesionales, a cambio prácticamente de nada... condujo, entre la confusión y el desconcierto generalizados a lo que ahora no es ya una catarsis o una 'revolución industrial', como uno ha escuchado de labios de ciertos indecentes cretinos de manual: no, no es una revolución industrial (en todo caso, lo será para generar y pagar menos dinero a los profesionales): es una hecatombe mediática donde -al menos, en España- la palabra mágica es... 'desinversion'. No como el floreciente 'The New York Times', que para eso se gasta cientos de miles de dólares en 1.500 profesionales para tres redacciones: Internet, papel y sus propios 'Magazines'. La 'Vieja Dama' del 'N. Y. Times' Invierte cientos de miles de dólares... para ganar millones. 'Of course'. (Nada de 'off', ¿eh?)

En este sentido, los antiguos clubes deportivos profesionales, hoy Sociedades Anónimas Deportivas donde se cuelan tantos o más desaprensivos que en los viejos tiempos, si bien de otro tipo de 'lobbies', se manejan hoy, y en un amplio porcentaje, con una estrategia bien clara y definida. Se trata de construir 'su' propio relato, a cargo de sus propios, adoctrinados secuaces de 'la cuadra' y para poner bajo siete llaves una trayectoria de conspicuas gestiones. 

La cosa es más simple que hábil: acorralar y acogotar al residual 'misionero con bayoneta' que aún quede en algún medio, a través de esa simple estrategia. Más o menos, en llamada de hipótesis a alguno de esos mandos intermedios de tantos medios que tiembla como un flan cuando alguien apunta con el dedo a su nominita de cuatro cifras, más pagas: 'Oiga, yo soy fulano de tal y represento al Irreal Bacterio Balompié Club de Fútbol; si usted me quita de en medio a este fulano extravagante misionero, nuestra publicidad y la de nuestros contactos le entrará a raudales, igual, incluso podemos tirar de alguno de sus familiares o amigos para un sueldo en nuestra benemérita entidad. Si no lo hace, usted verá: pero sepa que tendrá enfrente al Irreal Bacterio Balompié Club de Fútbol, con todo su relato y toda su afición que se lo crea". Y ahí se va con todo. A por todas.

En noviembre de 2015, el 'Diario AS', entonces dirigido por el insigne Alfredo Relaño Estapé, fue demandado por el Real Betis Balompié a causa de cierta información sobre los avatares de su vital Junta General de Accionistas del 23-S-2015. La demanda penal 1942/15 contra aquella información -que en absoluto criticaba al Real Betis Balompié como institución- fue desestimada con fecha 21-3-2016 por Marina del Río Fernández, titular del Juzgado de Primera Instancia Número 25 de los de Sevilla: en cuyo auto se citaba la evidente 'mala fe' de la demanda y condenaba en costas a los demandantes. Cabe decir que el propio Relaño mantuvo batallas a última sangre con Florentino Pérez (de tan amplios tentáculos por su parte, inclusive en PRISA y 'ABC')... batallas hasta con guión judicial en las que Relaño tampoco se arredró e incluso ganó ante el inmenso poderío del coloso madridista; esto aunque 'Diario AS' se vio desprovisto de 'promociones comerciales' del Real Madrid, otra fuente importante de ingresos. Este choque frontal entre viejos cascarrabias egocéntricos se saldó más o menos en empate técnico... aunque a Relaño le tocó abandonar su puesto en el frente en junio de 2019, si bien por el teórico camino de la jubilación. Ya fue con 68 años cumplidos: entonces, junio de 2019.

No iremos mucho más lejos. Una firma de tanto prestigio -consideraciones políticas a un lado- como Alfonso Ussía ha asegurado recientemente encontrarse 'en muerte civil', tras su reciente, politizado despido: exactamente igual que ocurrió con otras firmas en otros medios como Fernando Sánchez Dragó, Carmen Rigalt o César Calderón. 'El Correo de Andalucía' clausuró su edición en papel. Otros muchos lo están pasando peor que mal. Los EREs y ERTEs son reiterativos incluso en los grandes transatlánticos mediáticos, cada vez más acosados por sus deudas, por las redes sociales... y por su propia, confusa incompetencia. ¿Comprenden ahora lo fácil -o difícil, según quien esté en el puente de mando- que puede ser prescindir de un 'misionero con bayoneta', un simple redactor o colaborador de una radio o un periódico? Es la 'Anatomía de una Cacería'. Y perdón, maestro Forsyth. Pero es que hay tantos 'chacales'...

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.