Los 60 años de Dennis Rodman, 'Gusano' y 'Demolition Man'... con su hija Trinity ya internacional de fútbol femenino

Alejandro Delmás
22/01/2021

El extraño autógrafo que adorna el 'collage' de imágenes que -como una pequeña 'capillita'- abre esta pieza pertenece a alguien no menos extraño: Dennis Keith Rodman, 'The Worm', 'El Gusano' y, según Rick Telander, en una magistral pieza en 'Sports Illustrated', en noviembre de 1993... 'Demolition Man'. Más allá de todo eso, Dennis Rodman, nacido el 13-5-1961 en Trenton, New Jersey, con una altura de doscientos centímetros más o menos pelados... ha sido SIETE veces máximo reboteador de una NBA en la que cerró 14 temporadas en activo (1986/87-1999/00) con balance final de 7,3 puntos y 13,1 rebotes de media. Además, Dennis fue dos veces 'All Star' (1990, 92)... y se ciñó cinco anillos de campeón de la NBA: dos con los Detroit Pistons, 1989, 1990... y los tres producidos con los Chicago Bulls de Michael 'Air' Jordan y Scottie Pippen. Por supuesto y desde 2011, Rodman está en el Salón de la Fama del Baloncesto: Springfield, Massachusetts.

Ojo con esto: Wilt Chamberlain fue el máximo reboteador en la NBA durante 11 temporadas. Pero Rodman sigue a Wilt en este apartado con SIETE temporadas... y le DESBORDA en que todas esas temporadas de reinado bajo tableros fueron en serie, una detrás de otra: de 1991 a 1998: algo que nadie más ha conseguido. "Puede que me améis o puede que me odiéis... pero todo lo que puedo decir es que, cuando me ponga en esa maldita pista, todo lo que vais a ver es un tío... 'solid', sólido. Y esto es todo por hoy". Estas fueron las palabras de presentación de Rodman a los aterrados inversores de los San Antonio Spurs, en el discurso inicial de los Spurs para la temporada 1993-94.

Esa fue la misma temporada en la que Rick Telander ('Chicago Sun-Times', 'Sports Illustrated') le apodó 'Demolition Man': porque ambos, Rick y Dennis, fueron a ver juntos esa película de Marco Brambilla, protagonizada por Sylvester Stallone y el 'malvadísimo' Wesley Snipes; a la salida de ese profético 'film' o 'flick', 'Demolition Man', sobre un mundo y un futuro antisépticos (todos los restaurantes legales son 'Pizza Hut', los que quieran otra cosa deben rebelarse...), profecía no tan delirante que muchos deberían revisar hoy... Rodman -que veía la película por segunda noche seguida, en San Antonio- dijo a Telander, textualmente... "¿Tú podrías vivir en un mundo como ese...? No hay 'altibajos', todo es plano, nada de blasfemias, sin sexo, sin conflictos ni violencia, ¿quién podría vivir en un mundo como ese?", se sinceró Rodman con Telander, quien apuntó: "Dennis parecía angustiado de verdad cuando me dijo todo eso". 

Tal como salieron de los dos del cine, el indiscutible reboteador y el gran periodista, el 'malvado' Dennis Rodman tomó la decisión de teñirse, hornearse y pintarse el pelo de la forma más escandalosa posible: del modo más parecido a Simon Phoenix, el 'descongelado' asesino de 'Demolition Man' que Wesley Snipes encarna a la perfección. De hecho, tras el discurso a los inversores de San Antonio Spurs, Dennis se quitó la gorra, la arrojó al suelo... y, para el asombro general, apareció con el mismo tinte amarillo pollito semianaranjado que Snipes usó para 'Demolition Man'. Lo que Dennis soltó en su inquietante 'speech' en San Antonio fue algo muy parecido a esto que lanzó cuando llegó a Chicago, dos años más después, en 1995: "People love to hate Dennis Rodman but once he´s on their theam, they love Dennis Rodman... a la gente le encanta odiar a Dennis Rodman, pero una vez que está en su equipo... quieren a Dennis Rodman". 

MADONNA, 1995-96... Y LOS BULLS.- Fue en los tiempos de San Antonio, entre 1993 y 95, cuando Rodman llegó a acudir a los entrenamientos y partidos de la mano de... Madonna quien, según el propio Dennis, llegó a ofrecer hasta 20 millones de dólares por tener un 'hijo de Rodman'. Madonna y Dennis Iban y venían en limusina a los partidos de los Spurs, donde jugadores tan cristianos como el 'Almirante' David Robinson o el alero Sean Elliott, los dos campeones del mundo en 1986, en Madrid y ante la URSS de Arvydas Sabonis, se hacían cruces, literalmente, ante la repetida situación de grave escándalo público. En los playoffs del Oeste en 1994, Spurs-Jazz, Rodman fue multado con 10.000 dólares por golpear intencionadamente a John Stockton, el base de los 'jazzmen' de Utah: "Stockton, con sus codos, es el jugador más sucio que hay en la NBA", se defendió Dennis: que también acostumbraba a quitarse las zapatillas para no ir a los tiempos muertos con el entonces entrenador 'spur', Bob Hill, en señal de que no pensaba regresar a la pista en modo alguno. Tras los partidos de los Spurs, Rodman empezó a coger la costumbre de alquilar un avión privado para irse a Las Vegas, donde podía dejarse en los casinos y 'Strip Clubs' entre 35, 50 o 100.000 dólares en una noche dada: perdiendo dinero 'a posta'. "Hay gente que no comprende que a mí me gusta perder; yo no necesito posesiones", señalaba 'The Worm'.

A esas alturas, Dennis ya tenía una hija, Alexis, nacida en 1988 del emparejamiento de Rodman con la modelo blanca Annie Bakes. Este Dennis, al que muchos en la NBA ya llamaban así, 'The Worm' ('El Gusano') por su peculiar forma de 'gusanear' o mover las caderas, tanto bajo los tableros como en las maquinitas de 'pinball'... ya tenía un curiosísimo historial en la NBA, aunque no tanto como cuando fue detenido por robar en una tienda de relojes, cuando era mozo del aeropuerto de Dallas/Fort Worth: Dennis (que emergió del tenebroso suburbio de Oak Cliff, Dallas, rumbo hacia la Universidad de Southeastern Oklahoma State, en la pequeña Liga NAIA) había sufrido ataques de hiperventilación y ansiedad en 1989 y 1990, en los Detroit Pistons, cuando recibió sus primeros premios de la Liga como 'All Defensive' y 'Defensor del Año'. 

Los Pistons le habían elegido con el número 27 en el Draft NBA 1986. Entre 1987 y 89, Dennis declaraba públicamente: "Odio a los Celtics y a los Lakers; y los seguiré odiando mientras estén por delante de nosotros. Los sueños más húmedos de mis noches son cuando anulo a James Worthy, eso me obsesiona". Cuando los Celtics batieron a los Pistons en la final de la Conferencia Este de 1987, tras un 'robo' milagroso de Larry Bird a Isiah Thomas (en Boston), Rodman -que había asestado a Bird un monumental tapón, en la jugada inmediatamente anterior al 'robo' de Larry se desahogó y liberó sus sentimientos: "De no ser blanco, Larry Bird sólo sería otro buen jugador más en esta Liga, sin más; los hay mucho mejores, pero él es 'La Gran Esperanza Blanca". 

Isiah Thomas secundó más o menos las palabras del despechado 'Gusano'... y ahí se lió: bajo el espectro del 'racismo a la inversa' -y con el halo de Larry Bird por allí..-, la NBA exigió disculpas públicas a los dos revoltosos 'Pistons'... y el menos afectado fue el propio Larry Bird, quien no pudo ser más expresivo ante los periodistas amasados en Los Angeles, antes de la finalísima Lakers-Celtics de 1987: "Hey, esto no es la Rusia soviética... de momento. Esto es América y cada uno es libre de decir lo que quiera pensar. De no ser por mi madre y por mi abuela, ni siquiera me habría enterado de lo que estos dos han dicho. Sólo puedo decir que siendo blanco, lento y sin apenas saltar, me siento muy orgulloso de competir bien en la mejor Liga del mundo. Pero yo no necesito disculpas; si Dennis e Isiah han de disculparse, que vayan a hablar con mi madre".

Dos años después de aquellos hechos de San Antonio, los Spurs se habían hartado de Rodman, que había dinamitado el vestuario y había acusado de Robinson de 'llorica' y 'manso'... y Dennis se marchaba a unos Chicago Bulls que -aún fresco el penúltimo retorno de Michael Jordan, con el número '45'- necesitaban alguna más dinamita bajo tableros después de su fiasco ante Shaquille O'Neal, Nick Anderson y los Orlando Magic en las semifinales de 1995 en la Conferencia Este. Jerry Krause, el sempiterno, obeso y astuto 'detective' que organizó aquellos Bulls llevaba tiempo suspirando por Rodman: desde que Dennis había sido elegido tres veces 'All-American' en la NAIA, cuando empezaron a llamarle 'Hollywood': por la forma espectacular en que Rodman corría y saltaba, siempre sobre las puntas de los pies, como una danzarina o modelo de... Hollywood. "'Rah-Rah Rodman señala tantas veces con los dedos a las tribunas, que podría dar la cuenta final de espectadores", comentó venenosamente el 'hawk' Scott Hastings. Claro, esto fue después de que Detroit, con Thomas,, Laimbeer y Rodman machacara a los Atlanta Hawks de Glenn 'Doc' Rivers, Dominique Wilkins y el atribulado Hastings en la Semifinales del Este, en 1987.

Al llegar a los Bulls, como agente libre, en la pretemporada 1995-96, todas las sospechas y los colmillos de los Bulls estaban al aire. En la Final del Este de 1991, Rodman, literalmente... había estrellado a Pippen en un empujón bajo el tablero, casi como para matarlo, durante el enfrentamiento de archienemigos entre Bulls y Pistons. "Aquí en esta Liga no queremos mariconas ('queers')", había escupido Rodman directamente -recibió multa de 5.000 dólares- a un Pippen que acabó K. O. Técnico, con la frente abierta. ¿Cómo iban a aceptar al agresor en Chicago? "Después de todo lo que le ha pasado en San Antonio, Dennis no tiene más remedio que rendir, 'perform', al mejor de sus niveles", coincidieron Phil Jackson y Jerry Krause. "Por mi parte, sólo le puedo pedir que salga a jugar siempre con los cordones de las zapatillas ya amarrados", expresó Jackson en modo totalmente 'zen', recordando las maldades de Rodman hacia Bob Hill, en los Spurs. Pero... ¿y los líderes del vestuario 'local' del United Center de Chicago...?

Los jugadores de los Bulls se reunieron con Rodman, al que un tal Michael Jordan dijo: "Fuera de la pista vas a tener toda tu privacidad, y eso lo entiende todo el mundo aquí. Pero cuando se pisa la cancha para jugar, todo el foco debe ponerse ahí, en el baloncesto; es lo único que te pedimos para evitar problemas". Como reflexión técnica, el hábil Jordan dijo a Jackson y Krause: "Rodman ha estado jugando tanto tiempo en contra de nuestros sistemas y defendiéndolos... que probablemente se los conoce mejor que nosotros".

Dennis Rodman declaró la pista del United Center como su 'santuario' y reflexionó... "esto, hablar con mí mismo era algo que raramente hacía; pero esta era una situación tan nueva como exigente", declaró el hombre que en 1993, antes de mudarse a los Spurs (la marcha de Chuck Daly, su 'padre adoptivo' puso fin a sus días en los Pistons)... se pasó una noche entera dentro de su vehículo SUV en el 'parking' del Palace de Auburn Hills, en plenas selvas de Detroit, con un fusil cargado y sin seguro; bien dispuesto a levantarse la tapa de los sesos (al final... Dennis se durmió). "Apenas surgía alguna duda en mí; todo lo que tenia que hacer era tener confianza en lo que yo podía hacer, en mis habilidades... y eso acallaría cualquier crítica. Iba a hacer un trabajo-basura, del que me iba a ocupar junto a Luc Longley: ponernos serios bajo los aros. ¿Podía hacerlo? Sí, claro", se dijo a sí mismo el propio Rodman. Pero ¿y Pippen...? "Tenemos una buena relación; no nos hablamos personalmente, pero esa sí que es una buena relación", descubrió Rodman. "Dennis y yo nunca nos hemos hablado en toda nuestra vida, así que tampoco es que haya nada de nuevo", concretó el propio Pippen.

Así se abrió el circo 'de tres pistas' que llevó a los Bulls a sus tres últimos anillos en la NBA: 1996 (balance de 72-10 en 'la regular season' 95-96), 1997 y 1998... con Rodman siempre en máximo reboteador del equipo y de la Liga... y Jordan y Jackson al frente del vestuario: con Pippen de 'segundo violín'. "Si Dennis nos consigue ocho rebotes en ataque, tenemos ocho posesiones 'extra' para seguir jugando; eso no quiere decir que yo se lo ponga como ejemplo a mis hijos; eso, ni hablar", aclaraba Michael Jeffrey Jordan. En Chicago, Rodman -aunque con algo de menos pies para la defensa exterior, ya con 35 años cumplidos-... volvió a ser aquel jugador de Detroit lleno de energía y rabia ... nada egoístas que Isiah Thomas describía con tanto cariño, con tanta añoranza: "He visto a Dennis matarse por un rebote ofensivo, salir corriendo de la zona con el balón agarrado y ponerlo en mis manos más allá de la línea de tres puntos, para empezar otra vez". Llevaba el número 91 -el del autógrafo- por dos razones: porque sumaba 'diez', como el de Bob Love, su ídolo de Chicago (Love usó el '55'... pero estaba retirado por los Bulls)... y "porque 091 es el número al que la gente llama por teléfono cuando hay que pedir ayuda. Chicago es una ciudad de currantes y yo la admiro".

Phil Jackson hacía lo que podía con un Rodman al que la edad le iba ganando metros -y lesiones- y que acumuló sanciones entre 1996 y 1997 por dar un cabezazo al árbitro NBA Ted Bernhardt (seis partidos, 20.000 dólares)... y por patear, en ataque de rabia, a un 'cameraman' de TV, Nick Amos, con el que se había entrelazado a pie de pista, en un Timberwolves-Bulls. Aquí- sin que se hubiera señalado siquiera 'falta técnica' a Rodman- la Liga le suspendió por 11 partidos; el total de sanciones y multas... rebasó un millón de dólares. Una vez, y ante una serie de ausencias, con Dennis 'desaparecido' de todo, Phil Jackson -que le había puesto de 'controlador' a su amigo Jack Haley- fue a buscarlo una vez a casa, a Chicago... y encontró a Dennis... durmiendo en el suelo, con una manta y entre 'chimeneas' de cintas de video, según expresión del propio Jackson. Hacía sesiones de pesas en plena madrugada: era su horario preferido. "Nadie podría imaginar lo que Dennis podría haber marcado en una buena carrera de 400 metros lisos", llegó a reflexionar el gran Jack McCloskey, el 'general manager' que edificó los Pistons 'Bad Boys', los Pistons campeones de 1989 y 90.

'SEX-APPEAL'... Y FINAL.- El magnetismo de Dennis Rodman hacia las personas del sexo opuesto era irresistible: simplemente. Y no sólo Madonna, Carmen Electra, Vivica Fox ('Kill  Bill')... en las Finales de la Conferencia Este de 1997, uno estaba a centímetros de la escenita en la que la monumental y semidiosa jefa de las 'cheer-leaders' de Miami Heat, literalmente... suplicaba a Rodman por unas palabras, sólo por unas palabras. Rodman, que salía de los partidos sin camisa o camiseta, el torso desnudo, cerveza en mano y rumbo al 'jet' que le llevaba a Las Vegas, deprisa, deprisa, mandó al pibonazo de Miami a freir espárragos. Y lo hizo sin acercarse a ella, por via de su guardaespaldas. Por cosas y desplantes así, por su herética aura de 'malditismo irreverente'... los mormones de Utah le odiaban: y vestían a pintureros cerditos con la camiseta '91' de los Bulls. 

Por ese tiempo, el viernes 15-10-1996, en el vestuario 'visitante' de 'The Hive', en Charlotte, North Carolina, este firmante recibió 'ese' autógrafo de Dennis, algo prohibidísimo. Rodman firmó el autógrafo, que cerró con el número 91', con estas palabras: "Toma, tú estás aquí solo conmigo... y ahí están todos los otros comepoll...', arrodillados ante Jordan". (Servidor ya había hablado con Jordan antes de esos instantes en el vestuario de Charlotte, entrevista publicada en 'El Mundo del Siglo XXI', el 17-11-1996; Jordan me atendió con las calzonas azules de UNC, 'su' Universidad de North Carolina). Después, Michael Jordan pasó a endosar 38 puntos a los Hornets -de los que hoy es propietario-, con los Bulls vestidos inusualmente de negro, y en una paliza favorable a Chicago por 89-110. Dennis Rodman cerró aquella noche de brujas en Charlotte con seis puntos... y 17 rebotes: cifras típicas en él.

Dennis dio escandalito con el libro 'Bad as I wanna be' (también escribió 'The Dennis Rodman Story', Walk on the Wild Side', I should be Dead by Now...) que presentó vestido de novia, en 1996 y en Nueva York: todos esos trucos de mercadotecnia y de 'show' se los había enseñado... Madonna), simuló ser 'gay' o bisexual (para nada, puro 'marketing'), rodó 'Double Team', junto a Van Damme, a finales del Siglo XX hizo incursiones en la lucha libre del brazo del mismísimo Hulk Hogan (en 'nWo', 'ne World Order'; Hogan le esperaba a la salida de algunos partidos)... y en fin, Dennis se despidió de la NBA, entre sombras y otros escándalos, con 35 oscuros partidos entre Lakers y Dallas (1999/2000); aquí, en Dallas, un apartamento de lujo que el propietario Mark Cuban 'arrendó' gratuitamente a Dennis... costó a Cuban una dura sanción de la escrupulosa NBA: por 'pago bajo cuerda'.

... KIM JONG-UN... Y TRINITY.- Tras algunas intervenciones para volver a jugar en la semiprofesional CBL y entre decenas de problemas con las policías de California (Newport Beach, donde más), por juergas, alcohol, etc... entre 2014 y 2018, Rodman conectó con un pequeño y curioso chico norcoreano llamado nada menos que Kim Jong-Un: al que le gustaba mucho jugar a baloncesto en su colegio privado en Suiza. Kim adoraba a los Chicago Bulls... y a Michael Jordan. Así que Rodman le parecía un semidiós. 

A través de Chris Volo, el agente/representante de Hogan, Rodman pasó a cerrar acuerdos 'de intercambio y exhibición deportiva en la República Democrática Popular de Corea, siempre a propuesta del propio señor Rodman', confirmó a este firmante el representante oficial de la RDP de Corea (del Norte) en España: Alejandro Cao de Benós. La base de todo el acercamiento era el baloncesto, que llevó a Rodman a presentar varios equipos con exjugadores de la NBA en partidos amistosos, en Pyongyang, para supremo deleite del Supremo Líder: Kim Jong-Un, aquel chico del internado suizo. Presiones de la presidencia de Donald Trump no impidieron que el 'show' de Dennis Rodman llegara a la República Democrática Popular de Corea.

Ciertos excesos alcohólicos -con el vodka, esencialmente- llevaron a un alejamiento Kim-Dennis, que ahora se siguen entendiendo, aunque desde la distancia. Cuando Dennis acelera rumbo a los 60 años -Dennis Rodman, ¡¡sexagenario!!, Dios Mío...-, algo que pasará en mayo próximo, D. M, sólo cabe recordar que su hija Trinity -que tiene la misma definición de piernas que su señor padre- es la jugadora más joven en ser 'drafteada' (por Washington Spirit) en la NWSL, la Liga profesional estadounidense de fútbol femenino. A los 18 años, Trinity Rodman (1,78 de altura) está orgullosa de ser hija de quien es. Veamos. De Trinity Rodman. "Mi padre era  un atleta increíble y obtuve esos genes de él, pero me emociona ser conocida sólo como Trinity Rodman y no cómo la hija de Dennis Rodman". Trinity tiene un hermano, Dennis Thayne 'DJ' Rodman. Trinity y 'DJ' -que, con 1,98 de altura casi como su padre, juega a baloncesto en los 'Cougars' de Washington State, de la NCAA, número 11- nacieron del matrimonio de Dennis con Michelle Moyer, matrimonio que duró diez años: 2003-2013. 

El pasado 8 de marzo de 2020, Trinity ya anotó un tanto para el equipo femenino Sub-20 de Estados Unidos que batió a México por 4-1 en la final del Torneo de la Concacaf. Fue el gol del empate. "Ahora, mis hijos quieren venir y estar cerca de mí. Intento entender si es posible que yo sea capaz de conseguirlo", ha declarado reciente a la ESPN un Dennis Rodman ya casi sexagenario... y que rompió a llorar en su proclamación en el Salón de la Fama del Baloncesto, en 2011... 'por no haber sabido estar presente cerca de mis hijos'. Se trata de un 'Worm', un 'Gusano' ya casi sexagenario. El mismo que firma ahí arriba, con 'esa firma' sobre el número 91, el 15 de noviembre de 1996, en Charlotte, North Carolina. "Todos nosotros hubiéramos dado o hecho cualquier cosa por ver feliz a Dennis", dijo Isiah Thomas: no hace mucho. 

Parece que, al fin, los hijos de Michael 'Air' Jordan no son como Dennis Rodman, que no era un ejemplo: y así... Dennis no quiso hablar para 'The Last Dance', el reciente documental comercial 'de' y sobre Michael Jordan. Pero los hijos de Dennis Rodman... sí dan impresión de hallarse bastante orgullosos de su padre, 'Demolition Man'. Ustedes dirán, Michael y Dennis: ''El Aire y El Espacio'.

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.