Muertos Dean Smith y John Thompson, el Louisiana Superdome se 'reconstruirá'; permanece 'The Shot', el tiro final de 'Air Jordan'

 Galería:
Alejandro Delmás
20/02/2021

Según exhaustiva info de 'StadiumDB.com', página web dedicada a los grandes recintos deportivos, su historia y su futuro, los New Orleans Saints de la NFL ya han maquetado y dejado lista una nueva versión de las 'suites' privadas a nivel del terreno de juego del Mercedes-Benz/Lousiana Superdome: el alucinante recinto de Nueva Orleáns, Louisiana, que ha albergado siete ediciones de la 'Super Bowl' de fútbol americano (récord)... y cinco de las grandes finales de baloncesto universitario de la NCAA, Division I, la archifamosa 'Final Four': que van a ser seis con la proyectada para 2022. Del 3 al 5 de abril próximos, la Edición 2021 de la 'Final Four' de la NCAA -seguramente, el evento de baloncesto más importante en Estados Unidos, más incluso que las 'NBA Finals'- tendrá lugar, con o sin imitaciones en el 'Lucas Oil Stadium' de Indianapolis, el 'cubil' de los Indianapolis Colts de la NFL, con capacidad para 70.000 espectadores. 'Ditto'. Pero ciertos historiadores deportivos también nos hacen reflexionar... "Esto, un proyecto semejante, equivale a destruir la mística y la atmósfera de grandes estadios como este. Se va a concentrar a la gente en grupos aislados, como en nichos grupales; es como llevar el salón de tu casa al estadio; se rompe así la ancestral comunión entre público y jugadores". Pues...

Los Saints han informado oficialmente que 'para mantener los mejores ambientes con ventaja de local en la NFL, 12 'suites' del Louisiana Superdome estarán ubicadas al nivel del mismísimo terreno de juego cada una hasta con 24 asientos (...) lo que -amén de una serie de privilegios asociados- llevará la experiencia de ver jugar a los N. O. Saints a un nivel completamente nuevo'. Según dijo al magacín 'Forbes' el vicepresidente de mercadotecnia (...) de los Saints, Jen Martindale, las mejoras en el recinto incluirán un total de 164 'suites', comprendida la docena al nivel del campo, 'ground level' o 'arena level'. Se trata sólo de una parte de lo que es toda una renovación, expansión' y casi... reconstrucción del Superdome, valorada en 450 millones de dólares y diseñada para aliviar la congestión del tráfago de 'fans'  y mejorar la logística. Además, los Saints se frotan las manos ante la caducidad del contrato con 'Mercedes Benz' para anteponer como 'propio' el nombre del Louisiana Superdome, inaugurado en 1975. 

El gigante automovilístico alemán abonaba 5,5 millones de dólares por cada año de este contrato de 'naming rights', en una década de vinculación que expira en este mismo 2021 y que ninguna de las partes piensa renovar; a partir de ahora, los Saints -que tienen un buen contrato 'leasing' de la ciudad de Nueva Orleáns sobre el Superdome- esperan doblar los ingresos por este capítulo de 'naming rights'. Es ese mismo Superdome donde en 1978, Muhammad Ali, 'El Más Grande' del boxeo universal... firmó su última victoria -con el título mundial de los grandes pesos-, ante el desdentado 'killer' Leon Spinks. En 1980, allí mismo se produjo el segundo gran combate Sugar Ray Leonard-'Mano de Piedra' Durán. Y, tres años después, 1983... sobrevino el duelo entre Wilfredo Benítez y Tommy 'La Cobra' Hearns.

EL 'KATRINA'.- Casi 46 años después de su inauguración... ahí sigue aún reluciendo el Louisiana Superdome, a la entrada de Nueva Orleáns, según se llega a la ciudad desde el Aeropuerto Louis Armstrong. Ahí y allí -en la explanada de acceso- se fotografió el aquí firmante, con gafas ahumadas, justo antes del 'All Star Weekend' de la NBA de 2014 y junto a Tom Marchesi, Delegado de la NBA en Europa; ahí brilla, con todo su resplandor, el surrealista coloso de Nueva Orleáns: toda una 'Cúpula del Trueno. En 2008, la NBA se adhirió a la solidaridad colectiva para inyectar todo tipo de vida en una ciudad, 'NOLA', Nueva Orleáns, la 'Big Easy', que había quedado devastada por el el ciclón 'Katrina', en agosto de 2005. Entonces, la rotura de los diques anegó el 80% de Nueva Orleáns. El total de muertos (nunca se sabrá la cifra exacta) superó con certeza los 1.800. En aquel fin de semana de febrero de 2008, las celebraciones de la NBA (con Juan Carlos Navarro en el Partido de Novatos/'Rookies') se ejecutaron en el New Orleans Arena, el centro de operaciones de la franquicia NBA de la ciudad del célebre Carnaval de 'Mardi Gras'; hablamos de los Pelicans de hoy.  

En febrero de 2008, el Superdome aún chorreaba y presentaba desconchones en la cúpula: no habían pasado tres años desde la descarga seminuclear del 'Katrina'... que también convirtió al Superdome en un refugio improvisado, y no tan provisional, para varios miles de desplazados. En aquellos 'Halcyon Days' del invierno de 2005/06, dentro del Louisiana Superdome se vivieron las habituales escenas de horror que surgen cuando se rasga la leve capa con que la civilización (?) cubre el animalismo de la condición humana. Aquellos días sombríos de pillaje, el Superdome fue más que nunca la Cúpula del Trueno. Pero antes, en 1982, hubo 'otro' día...

AQUEL 29-3-1982.- Toda la mística del Superdome sobrevino... 'antes'. Un día que nació y murió ya hace -o va a hacer- 39 añitos de nada, apenas dentro de un mes. Fue el 29 de marzo de 1982: lunes. Cuando aún UCD gobernaba en España, el PSOE (..) aún no habia ganado una sola elección, Felipe González acababa de cumplir 40 años... y no habían pasado aún siete años desde la muerte del general Franco. Ese 29 de marzo de 1982, algo casi tan grande como el 'Katrina', aunque no tan letal, reunió en el Superdome (que puede albergar hasta a 73.208 espectadores, pista incluida)... a un total de 61.612 espectadores para la final de la NCAA entre la 'University of North Carolina (UNC)' y Georgetown University, la célebre universidad de Washington D. C. a la que los jesuitas han dotado de un sentido solidario en relación a los afroamericanos más desfavorecidos económicamente... pero que manejen notables aptitudes atléticas: esencialmente, en baloncesto.

Aquel lunes 29-3-82, ante los televisores de EE UU se congregaron 31,1 millones de espectadores para comprobar como todos los tapones de Pat Ewing, y toda la salvaje presión defensiva de los 'Hoyas' de Georgetown y de su entrenador 'Black Power' John Thompson... ardían en la nada y en el infierno del absurdo bajo 28 puntos de un tal James Worthy... y bajo cierto tiro definitivo de un 'rookie' de North Carolina al que su entrenador, Dean Smith, había apartado de la portada de 'Sports illustrated'. El alquimista Dean Smith, 'Coach Smith', de origen judío, dirigía a UNC: los 'Tar Heels' de North Carolina... que alineaban a James Worthy, Sam Perkins y a un 'freshman' llamado Michael Jeffrey Jordan: en fin, un novato. Smith fue prácticamente el inventor de la defensa moderna en zonas 1-3-1 y del ataque 'Four Corners' o 'Cuatro Esquinas', para mantener la posesión. Enfrente, y con los 'Hoyas' de Georgetown, el imponente e inquietante símbolo afroamericano llamado John Thompson (208 centímetros de altura, exjugador NBA en los Celtics, católico y especialista en el trabajo cultural con chavales de guetos), oponía a North Carolina su propia zona 'press' 1-3-1: una variante 'thompsoniana' salvaje y feroz, presionante de arriba abajo... y con Patrick Aloysius Ewing y sus 2,13 de altura emergiendo ante el aro como paraguas o escudo nuclear. Como un 'PacMan' humano... Ewing taponó los cuatro primeros ataques de UNC. Fue algo sideral. Pero los árbitros acabaron concediendo canasta en cada uno de esos tapones, lo que no rebajó lo estratosfrérico de la situación a la que se enfrentaban los 'Tar Heels' de North Carolina. Más a ras de pista y con los pies en el suelo, el escolta Eric 'Sleepy' Floyd (luego 'All Star' NBA) llevaba la batuta de los 'Hoyas' de John Thompson: el primer afroamericano que dirigió como entrenador-jefe a un equipo de 'NCAA/Division I'.

Fue a 18 segundos del final de la gran final del Superdome cuando Michael Jeffrey Jordan, aquel 'freshman' de los 'Tar Heels' de UNC, estampó el 63-62 definitivo con esa suspensión desde el lado izquierdo del ataque de UNC. Ese es el tiro que preside este texto, junto al detalle de la imagen recuadrada del propio John Thompson (que aparece al fondo del tiro de Jordan, en blanco y negro, toalla sobre el hombro) y de uno de sus pupilos preferidos en Georgetown: Alonzo 'Zo' Mourning, el luego famoso pívot 'Allstar de la NBA en Miami Heat, con Pat Riley. En 1988, Thompson tendría algo más que palabras para apartar de la vecindad del propio Mourning a todo un 'zar del narcotráfico' en el barrio de Georgetown. El 'druglord' Rayful Edmond III se vio llamado a presencia del imponente Thompson, en el ancestral McDonough Gymnasium de los 'Hoyas'. Y allí mismo, a pie de pista, Thompson ordenó con el dedo dirigido a la frente de Edmond, que este se apartara de inmediato del contacto con Mourning y con John Turner, otro de los 'Hoyas' de Thompson. Con toda su corte callejera, Rayful Edmond III obedeció a John Thompson: al que había que ver en el cénit de sus furores. En 1989, y en el hoy demolido Capital Centre de Landover, Thompson se ausentó oficialmente, pública y clamorosamente, de la dirección de un partido de Georgetown -que dejó en manos de su asistente, Mike Riley- en pública protesta por la llamada 'Prop. 48' de la NCAA, que subía grandemente el nivel académico para el ingreso de los deportistas-atletas (afroamericanos sobre todo, cabría sobreponer) en Universidades de 'NCAA/Division I'. Por todas esas cosas... John Robert Thompson Jr. se hacía admirar. Y mucho. Todo su carisma le llevaría a poder reclutar y disfrutar a jugadores del calibre de Floyd, Mourning, Patrick Ewing, Dikembe Mutombo o Allen Iverson. Pero el 29-3-1982, en el Louisiana Superdome, en el disparo final del 'NCAA Championship Game'... toda la intensidad de Thompson iba a serle de escasa utilidad ante un Trueno llegado del firmamento de Louisiana: por via de Chapel Hill, North Carolina, UNC.

"Ni siquiera vi la bola entrar... no la miraba, estaba rezando", diría después Michael, aquel 'freshman' matador en el Louisiana Superdome. Y recordaba eso cuando ya le llamaban... 'Air' Jordan: precisamente la marca de ropa que, con el volador logo 'jordánico' en pleno despegue de vuelo, 'Air Flight', uniforma hoy a Georgetown. A diez segundos del desenlace, Worthy, siempre Worthy -el sensacional jugador, 'Big James', al que tanto valoró siempre el mismísimo Dean Smith-, amarró el primer título nacional NCAA para el propio Dean Smith con un inolvidable robo de balón que destruyó para siempre la carrera de Fred Brown, el base de Georgetown. Pronto, Brown tendría que responder a un 'Katrina' de preguntas, aún derrumbado en su silla del vestuario 'Hoya' en el titánico Superdome. "Ni el baloncesto universitario ni el de Georgetown fueron los mismos después de ese partido", relata aún hoy la página oficial de Georgetown... y eso aunque los 'Hoyas' de Thompson y Ewing SÍ firmaron el título, sólo dos años después: en 1984, ante los 'Cougars' de Houston.

ADIÓS A SMITH Y THOMPSON.- En 2015 falleció Dean Smith, sumo hacedor de aquel equipo de los 'Tar Heels' de UNC. Fua pocas semanas antes de que Smith cumpliera 84 años; después de perder la memoria y de vivir  entre tinieblas de recuerdos: precisamente él, Dean Smith, el hombre que sabía cuántos hijos tenía cada persona a la que saludaba y cómo se llamaba su padre o su madre. Smith, que aquel 29 de marzo de 1982, declaró con elegancia que John Thompson "había dirigido el partido" mejor que él. Que Thompson y Smith fuesen amigos cercanísimos no impidió a Thompson reprender a los árbitros del 'Championship Game' de este tonante modo: "No dejéis que él (Smith) os dirija el maldito partido". Pero Smith tenía -además...- a Worthy, Jordan y Perkins: y Thompson, a Ewing, Floyd... y el pobre Brown.

En compañía de Antonio Díaz-Miguel, hoy también fallecido hace tiempo (febrero de 2000), Smith pisó la Feria de Sevilla en los felices años 90. Cierto día de esos 'felices 90', de regreso de Sevilla, Smith confesó en Madrid al aquí firmante y en presencia del propio Díaz-Miguel que, en efecto, 'no había visto a ningún jugador como James Worthy' y reveló, textual: "Reconocí muchísimo potencial en Michael (Jordan), un potencial grandioso, casi infinito... pero me declaro incapaz de poder imaginar las cotas de altura a que luego ascendió". También admitió Smith en ese mismo 'confesionario de aeropuerto' que apartó a Michael Jordan de la portada del 'Extra NCAA' de 'Sports Illustrated' en el otoño de 1981-82... 'precisamente porque los 'freshmen' no deben de disfrutar de esos honores que les han alcanzado otros veteranos, sin antes haber demostrado apenas nada'.  ¿Hablamos de 'principios' y 'valores'? En aquella portada de 'SI' sí salieron los 'otros' cuatro titulares del quinteto 81-82 de UNC: Jimmy Black, Sam Perkins, el 'blanquito' poste Matt Doherty y Worthy: siempre 'Worthy', 'valioso' o 'digno de'... casi cualquier cosa: número uno del 'NBA Draft' en 1983 y tres veces campeón de la NBA con los Lakers del 'showtime' de Magic, Kareem y Pat Riley: más otras tres finalísimas perdidas. Posteriormente, cada vez que Michael Jordan pisaba la Universidad de North Carolina en el 'campus' de Chapel Hill, para cualquier ceremonia y siempre al menos mientras Dean Smith estuvo vivo... Michael se abstenía de acceder a plazas honoríficas de 'parking' o cualquier tipo tratamiento de excepción bajo el supremo argumento de... "qué es lo que va a decir el 'Coach Smith". Eso. 

El 30 de agosto de 2020, en una noticia que apenas mereció seguimiento en la surrealista España 'pandémica' o 'del coronavirus'... el 'coach' John R. Thompson Jr, 'John Thompson II' también falleció en su domicilio de Arlington, Virginia, a sólo tres días de cumplir 79 años. Thompson se nos aparece aquí en la imagen de 'detalle' junto al tiro de Jordan del 29-3-82 ('The Shot'...) en compañía de 'Zo' Mourning, durante una visita que alentó John Thompson III, hijo del gran 'coach' de los 'Hoyas', para dar ánimos a su padre, ya en pleno declive vital. Para la ya desaparecida revista 'Basket-16', el firmante también entrevistó a John Thompson en mayo de 1988, durante el Preolímpico de Rotterdam, que clasificó a España para los Juegos Olímpicos de 1988, en Seúl. A Thompson, toda una presencia de 'Black Power' o 'Poder Negro'... le preocupaba sobremanera la artillería española en el tiro exterior con Juan Antonio San Epifanio 'Epi', J. M. Margall, Biriukov... la España de Díaz-Miguel era, en esos momentos de 1988, nada menos que subcampeona olímpica, desde Los Angeles-1984. Pero en Seúl, sin Corbalán, Sibilio ni Fernando Martín -que aún no podía jugar en baloncesto FIBA de Selecciones por su temporada 1986-87 en los Blazers de la NBA-, la Selección de Díaz-Miguel se detendría en un oscuro octavo puesto olímpico en ese 1988: anticipo del gran fracaso de 1992, en Barcelona.

Según nos relata John Feinstein, uno de los mejores periodistas estadounidenses especializados en baloncesto universitario... "el mayor pesar que John tuvo como entrenador fue la derrota con la Selección de EE UU ante la todavía Unión Soviética en la semifinal olímpica de 1988, en Seúl. Estuvo a punto de retirarse y quizá sólo lo evitó la aparición de Mourning. En mi opinión, John se equivocó al sólo escoger a un buen tirador nato, Hersey Hawkins... que llegó lesionado a esa semifinal con los soviéticos, dejando el tiro exterior en manos de Dan Majerle, que no era un especialista de tiro, lo único que hacía decentemente bien era el contraataque y entrar a canasta. También, John erró al mantener su sistema férreo de rotación y sentar al 'Almirante' David Robinson a principios de la segunda parte, cuando el Almirante estaba comenzando a controlar a Arvydas Sabonis. Al sentarse Robinson, Sabonis apareció en todo su potencia y no tuvimos respuesta para él... ni para tres jugadores exteriores tan buenos como Rimas Kurtinaitis, Sasha Volkov y Saras Marciulionis, que luego fue un buen jugador en la NBA".

El 'zorro' Alexander Gomelski, entrenador, coronel y 'Papa' de aquella URSS, se había percatado de todo esto, distribuyó a la Unión Soviética en alternancias de defensas zonales, siempre 'en torno' a la imponente presencia de Arvydas Sabonis, con Kurtinaitis, Volkov, Marciulionis y... 'Valdi' Homicius percutiendo por el perímetro: ya semiagonizante, podrida en lo político y en la 'perestroika', la URSS del coronel Gomelski propinó a Estados Unidos su segunda derrota olímpica en 52 años, después de la de 1972 en Múnich: esto fue por 82-76 y de paso para el oro que los soviéticos facturaron al batir en la final a la Yugoslavia -también, políticamente consumida- de Drazen Petrovic, Vlade Divac, Toni Kukoc o Stojan Vrankovic: 76-63... y 31/21 en rebotes para los soviéticos, que al final mantearon y pasearon a hombros a 'Papa' Gomelski, como en la gloriosa despedida que ya se veía venir del reinado de los 'zares rojos'. En humillación histórica, primera vez que EE UU no pisaba una final en Juegos Olímpicos, los desolados internacionales (universitarios) del no menos desolado Thompson se hubieron de conformar con el bronce, tras un 'perdido', opaco 78-49 a Australia.

Sin embargo, Feinstein disiente en que esa estratégica victoria de la última URSS olímpica sobre los Estados Unidos de Thompson y del 'Almirante' Robinson decantara la presencia de los profesionales de la NBA en los Juegos Olímpicos a partir de Seúl. "La presencia de los jugadores de la NBA en los Juegos Olímpicos era algo que venía decidido desde antes por la sencilla razón de que interesaba económicamente a todas las partes: a la NBA para su expansión internacional y al bloque del Este europeo, para exportar jugadores. Recuerdo a David Stern, entonces Comisionado de la NBA, comentando que, después del triunfo de los soviéticos en Seúl aquella misma noche, en Corea, habían ido a visitarle enviados del Partido Comunista de la URSS para preguntarle si Sabonis era tan bueno, tan bueno... como para jugar bien y brillar en la NBA; claro... los soviéticos querian llevarse todo el dinero que pudieran en los derechos de salida de sus buenos jugadores, antes de que llegara la desmembración del país, que veían algo inminente. Yo siempre he dicho que en realidad, al llamado 'Dream Team' NBA de Estados Unidos en 1992 habría que haberle llamado... 'Green Team', el 'Equipo Verde', verde como el color de los billetes de los dólares". (En el verano de 1988 y tras graves lesiones en los tendones de Aquiles, Arvydas Sabonis había sido recuperado para los Juegos de Seúl por el Dr. Robert Cook, cirujano y traumatólogo de los Portland Trailblazers de la NBA y antes... en la Guerra de Vietnam, algo que suscitó duras criticas en EE UU. Más adelante, en 1995, tras jugar en Fórum Filatélico de Valladolid y Real Madrid, el gran Sabonis se incorporaría a los Blazers, donde jugaría siete buenas temporadas en NBA, con promedios de 12,0 puntos y 7.3 rebotes).

Ahora, el Superdome se nos va a convertir en una sucesión de...  'nichos sin alma', sin 'comunión'. Smith y Thompson han desaparecido de entre nosotros. Nos queda toda la mística legendaria de todos ellos. El 29-3-1982, en este escenario, 'en la Cúpula del Trueno' y a 32 segundos del fin, Georgetown mandaba por 61-62. Los 'Hoyas' de Thompson parecían el cazador... y los 'Tar Heels' de Smith, una presa casi liquidada. Para los puntos 60 y 61 de UNC se había necesitado una sobrehumana bandeja aérea del tal Jordan... con la mano izquierda y en escorzo entre zarpas de Ewing y el bosque defensivo de Georgetown. En defensa, los 'Hoyas' de Thompson mordían. Eran los agresores.  En un drama de tiempo muerto, Dean Smith- lanzó a los suyos unas palabras conmovedoras, que aún pueden oirse, en grabaciones: "Hemos trabajado duro para llegar aquí en la gran forma que hemos llegado. Estamos en control y estamos en un momento sensacional histórico, estamos a un solo punto de ganar el título nacional. Ahora, los nervios no están aquí. Es este trabajo que nos ha traído hasta aquí el que ahora va a hacer que ganemos este fantástico torneo que nos hemos merecido. Así que...'Knock it in, Michael": "Métela dentro, Michael".

North Carolina había abierto el Campeonato NCAA 1982 con un cardíaco 52-50 ante el humilde 'college' James Madison. Y ahora salió del tiempo muerto -que 'Coach' Smith sólo pedía en situaciones críticas- con un pase del base Jimmy Black (tras finta hacia Perkins) a ese tal Jordan que, apostado en el alero izquierdo, se alzó, suspendió y meció en el aire, 'Air', en 'ese' mismo tiro -'The Shot'- que la NBA iba a disfrutar... y sufrir justo hasta 2003. No demasiado lejos de las zarpas de Ewing -como se aprecia en la imagen 'vintage' de aquel día-, el último tiro de Michael Jordan en la caldera del Louisiana Superdome dobló una red, la red de Georgetown: era 63-62. A ocho segundos del límite, y sin tiempo muerto de Georgetown, Fred Brown, el base 'hoya' nacido al Sur del Bronx neoyorquino, ya en plena angustia nerviosa... regaló el balón directamente a las manos de... James Worthy, que emergió con el balón del título como un fantasma surgido de la noche neblinosa de Mardi Gras, entre los carnavales, cañaverales y 'bayous' de Louisiana. En el horror de pase de Brown... ahí terminó casi todo. Terminó el partido Pero comenzó la leyenda. A dos segundos del final, Worthy (28 puntos, por 16 de Jordan) recibió falta de los 'Hoyas'... y falló deliberadamente los dos tiros libres: fue un 'anticlimax' para que el tiempo se extinguiera en el rebote del segundo tiro de personal. Fue el primer título nacional del 'Coach' Smith. Así se remató el asalto contra la gran defensa en zona de Georgetown de John Thompson... que había dejado suspendido el aliento a más de 61.000 personas en el Louisiana Superdome.

Con toda su sabiduría y carisma, Smith y Thompson ya han desaparecido de entre nosotros. En aras del dinero y del llamado 'progreso' nos vamos a quedar sin el Lousiana Superdome: tal como lo conocimos y lo conocieron Muhammad Ali, 'Mano de Piedra' Durán, 'La Cobra Hearns'... y el tifón 'Katrina', en 2005. Incluso los 'Hoyas' de John Thompson visten... 'Air Jordan' en el McDonugh Gymnasium donde una vez Thompson cruzó todo su 'Black Power' con el 'druglord' Rayful Edmond III. Pero, hasta el final de su tiempo, una sombra magnética relampagueó entre las dendritas aún vivas del cerebro de Dean Smith. Era esa visión espectral del Louisiana Superdome, Cúpula del Trueno y del su primer Campeonato Nacional NCAA de Smith, caverna del 'Katrina'... y reducto de la eterna suspensión aérea de Michael 'Air' Jordan: 'The Shot', 'El Tiro': cuyo hilo y halo hipnótico es -atrapándonos- lo que permanece entre nosotros desde el monstruoso Lousiana Superdome; por desfigurado que lo quieran dejar, este sigue siendo el nido de la eterna suspensión aérea de Michael 'Air' Jordan.  'Knock it, Michael'.

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.