Siete cualidades de un buen gestor deportivo

Redacción
06/10/2021

El mundo del deporte no deja de crecer continuamente. Cada año son más las personas que siguen las retransmisiones de los partidos en nuestro país, y es más que evidente que el deporte está en boca de todos.

Con los avances de la tecnología, hoy en día es posible disfrutar al máximo del deporte desde cualquier parte del mundo, lo que convierte cualquier competición en un auténtico espectáculo para los espectadores en las gradas y los millones de usuarios que siguen el partido desde sus casas.

Por esta razón, cada vez más personas quieren convertirse en gestor deportivo o, en otras palabras, el responsable de una organización deportiva, de un evento o una competición. En la actualidad es posible cursar formaciones especializadas, como el MBA en gestión deportiva de Unisport, para aprender todas las habilidades para conocer al detalle todos los aspectos relacionados con la dirección de entidades deportivas. A continuación, vemos algunos de los requisitos y las cualidades que debería tener un gestor deportivo.

1. Empatía

Es imprescindible para cualquier profesional la habilidad de ponerse en la piel del otro, pero especialmente en el deporte. Saber interpretar las emociones de los demás y anticipar sus comportamientos puede resultar muy útil en el ámbito laboral, ya que nos puede ayudar a evitar disputas y a solucionar conflictos de una forma más justa para todas las partes.

La empatía consiste en comprender a los demás y no limitarse a los pensamientos de uno mismo. Es una característica muy importante para liderar un grupo de trabajadores, ya que lo más probable es que cada persona tenga sus propias necesidades y objetivos.

2. Capacidad de formar

Un signo inconfundible de un buen líder es su capacidad para transmitir sus conocimientos al resto de miembros del equipo. Sin embargo, no todas las personas tienen el tacto y la paciencia para educar a los demás y acaban reduciendo la moral de los alumnos.

Para formar a las personas es necesario conocer en profundidad la materia y tener las habilidades comunicativas para poder transmitir el conocimiento de forma calmada, asegurándonos de no imponer ningún punto de vista o prejuicio. Para enseñar también es necesario estar dispuesto a aprender de los alumnos.

3. Trabajo en equipo

Muchas personas confunden trabajar en equipo con ser un tirano. Trabajar en equipo es un arte que implica conocer e interesarse por todos los miembros del grupo. Solo de esta forma es posible llegar a ser respetado y escuchado.

En algunos momentos, muchos líderes tienen la tendencia de tomar todas las decisiones y querer comandar todos los procesos, lo que impide al resto aprender de esa situación y acaba por reducir su confianza. La clave está en la escucha activa y en respaldar a todos los integrantes en sus propios trabajos mediante el feedback positivo y la puesta en común de resultados.

4. Flexibilidad

El arte de adaptarse a los cambios. Como sociedad nos hemos dado cuenta de que la vida puede dar un giro de 180 grados de un día para otro, y con ello, hemos comprobado que solo las personas y negocios que saben adaptarse al cambio tienen la capacidad de sobrellevar todas las vicisitudes.

Para ser flexible es necesario tener una mentalidad abierta y tener la capacidad de contemplar distintos puntos de vista. A veces, la solución puede estar en un pequeño detalle, por lo que es importante tener una visión global de todos los procesos para dar con la clave para que tu equipo tenga éxito.

5. Ética

Muchas veces olvidada, la ética es el valor por el que toda empresa debería guiarse para no acabar viviendo en un mundo de egoísmo y caos. Siempre que se trabaja con recursos corporativos y equipos de personas puede resultar atractivo tomar decisiones que solo beneficien a uno mismo, es ahí donde entra la ética.

Es imprescindible para un líder ser consecuente con sus acciones, ideales y valores, y si se comete un error, tener la valentía de pedir perdón. Solo así es posible ganar la confianza de todo el equipo y de convertirse en un jefe al que todos desean pedir.

6. Comunicación

¿Cómo tu equipo va a hacer lo que pides si no te entiende? La comunicación es clave en el ámbito laboral para expresar de forma certera y sin rodeos lo que necesitas de tus trabajadores. Hay formas de comunicación que debilitan las relaciones laborales, como los gritos y los reproches, que se deben evitar a toda costa.

Es muy importante escuchar a todo el equipo por igual y ponernos al día de sus dudas e inquietudes, y sobre todo, incorporar sus sugerencias para mejorar el negocio en el flujo de trabajo del equipo.

7. Creatividad

La creatividad es clave para encontrar la solución más eficaz para todo tipo de problemas, desde la avería de una máquina de café hasta un conflicto laboral que implique despidos. Es una habilidad que se puede practicar para poder llegar a las mejores soluciones para problemas de toda índole y ahorrar tiempo y recursos a la empresa.

Un gestor con capacidad creativa es capaz de buscar nuevas alternativas y redefinir las situaciones y los problemas.

Estas son las cualidades de un gestor deportivo que hemos querido destacar hoy. Todas ellas se pueden aprender y entrenar. Es por eso que recomendamos buscar formación especializada en la gestión deportiva.

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.