Haile Gebrselassie, el 'Neftenga' de Arsi, al borde de empuñar las armas en Etiopía: "Ya nada me ata a nada"

Alejandro Delmás
19/12/2021

Haile Gebrselassie (Asella, Etiopía, país 'Arsi' 18.04.1973, 1,64 metros de altura); 'Hayle Gebre Silasse', en traducción literal de la escritura etiope amhárica), plusmarquista mundial de maratón, doble campeón olímpico y cuatro veces campeón mundial al aire libre... no tuvo dudas cuando, en pocas líneas, respondió -hace como unas tres semanas, a finales de noviembre- a cierto contacto personal por email: "Para que se haga una idea, puede plantearse comparar todo lo que está empezando a suceder en Europa con lo que ha sucedido en países como Siria, Irak o Libia... o con la que ya está sucediendo. Esto se ha tratado, todo con todo, de la desestabilización y destrucción de esos países que le he nombrado, y ahora aquí está siendo, en comparación, el principio del fin y de la destrucción de Etiopía, el fin de su misma existencia como país. Siempre hemos sido un gran país. Aquí somos 120 millones de personas. Pero después de todo lo que ha pasado ya en el último año, aquí ya nada me ata a nada. No es como que tenga que dejarlo todo, es que ya prácticamente no me queda nada".

'Pequeño Negus de Arsi', 'Emperador' de eterna sonrisa y 'Neftenga' o gran jefe del atletismo etíope, Haile Gebrselassie se explicaba así ante el requerimiento de cierto viejo conocido -el aquí firmante- con el que 'Gebre' mantuvo al menos media docena de encuentros personales (y ahí queda el testimonio gráfico de uno de ellos) entre finales del Siglo XX y primera década del Siglo XXI. Fue a través de cuatro Campeonatos Mundiales de Atletismo al aire libre, otros dos Mundiales 'indoor', un par de Juegos Olímpicos de Verano y algún 'meeting' de tanta importancia como 'Weltklasse' de Zúrich, en 1999 y 2000. 

En todos esos eventos, o en los 10 Kilómetros de 2010, en Madrid, el 'Pequeño Negus' el 'Neftenga' (lo que es un 'gran señor' de los que iban con pistola en las tierras del Norte de Etiopía), 'Neftenga' de los 'hombrecillos verdes' de Etiopía después de producir 27 plusmarcas mundiales, Haile Gebrselassie...  siempre atendió a quien esto firma con una imborrable sonrisa. Eso, pese o gracias a dominar el gran fondo mundial durante un ciclo de tres lustros o una quincena de años. 

Después de los Juegos Olímpicos de 2000, en Sydney, con su memorable triunfo sobre Paul Tergat en la recta final de 10.000 metros, Gebrselassie siempre sabía que iba a escuchar la misma palabra de labios  de quien esto teclea: 'Tergat, aquella noche de Tergat en Sydney, el 25 de septiembre de 2000... en los Juegos de Australia'... y siempre era con la misma respuesta del sonriente 'Gebre':  "No hay duda, la medalla de oro de 10.000 metros en los Juegos de Sydney, cuando gané a Paul Tergat en el último metro y por nueve centésimas de segundo... es el gran triunfo de mi vida, más que la marca mundial de maratón, en 2008 en Berlín. Nunca olvidaré la gran victoria de Sydney. Aquella medalla de oro significaba mucho: por ganarle a Paul Tergat, por ganarle en aquel momento, por Etiopía y Kenia: esa carrera me vino directamente de Dios, una dádiva de Dios. Tergat tenía la carrera ganada, pero... yo gané por pura rivalidad entre Kenia y Etiopía, porque esa rivalidad nos hizo y nos hace más fuertes. Nos necesitábamos, sí. Nosotros a ellos, y ellos a nosotros. Esa rivalidad podría hacer incluso que nos odiáramos entre Kenia y Etiopía... pero no es así. Paul Tergat podría pensar en las medallas de oro que habría ganado sin Haile Gebrselassie, pero no lo hace: somos buenos amigos. Él me visita en Addis Abeba... y yo le visito a él en Nairobi". 

(Unos años después, en septiembre de 2011, Patrick Makau, un 'Kamba' de Kenia, diría también al aquí firmante cuando Makau mejoró en Berlín la plusmarca de maratón de Gebrselassie: "Soñaba con hacerlo así, porque así lo hacía venciendo a Haile Gebrselassie. Ha sido un gran día para mí y para mi país, Kenia". El 25 de septiembre de 2011, el 'Kamba' Makau recorrió los 42,195 kms. sobre las calles de Berlín en 2h.03:38, veinte segundos menos que las 2h.03:58 de Gebrselassie en 2008; al fin, en 2018, Eliud Kipchoge fijó el récord en 2h.01.39).

EL GRAN DÍA: SYDNEY-2000.- Aquel 25 de septiembre de 2000, aquella noche ardiente de Sydney en el llamado 'Estadio de Australia', Gebrselassie y Tergat, los más grandes rivales de la altiplanicie en Gran Valle del Rift, se medían cara a cara en las últimas cinco vueltas de la final olímpica de diez kilómetros. Tras una carrera entre hachazos y tirones de los kenianos (a los que interesaba un ritmo alto para que Gebrselassie no impusiera su final, decisivo cambio de ritmo), la finalísima del gran fondo mundial se resumía, en fin, en un grupo de cabeza con seis atletas, seis lebreles. Tirando de frente... y de toda Kenya apretaba John Cheruiyot Korir, un 'KIpsigis', subtribu de los 'Kalenjin'. A rueda de Cheruiyot Korir, como un lobo etíope rastreador, rodaba Haile Gebrselassie, aspirando el aire cálido de la noche de Sydney. Tras los dos, al acecho, elegante y majestuoso, con su correr fácil, el dominador del 'cross country' durante los Mundiales en cinco años consecutivos (1995-99), Paul Kibii Tergat ('Tugen' de Kenya, de cepa 'Nandi', de Riwo, del más puro Valle del Rift)... y ya plata olímpica en el 'diezmil' de 1996, en Atlanta, tras el propio Gebrselassie. Tras ellos, controlando movimientos, llegaba un primer lugarteniente de 'Gebre': Assefa Mezgebu. Quinto, más o menos como podía, el el marroquí Said Berioui. Y para cerrar la media docena de hombres en cabeza de carrera... otro hombre fuerte de Tergat, otro 'Nandi' de Kapsabet: Patrick Ivuti.

A tres vueltas y media para meta, la larguísima zancada de Korir se acelera y estira. Se queda Berioui. Era lo previsto. John Cheruiyot Korir empieza a darlo todo para reventar a Gebrselassie en beneficio de Tergat; es un trabajo de equipo, como el de una manada de licaones de la sabana. Y Korir empieza a 'clavar' cada vuelta de 400 metros en 1:04. Con zancada corta, como ladeado, Mezgebu resiste. A cola de grupo, Ivuti cabecea. Y sufre como un perro cazador. El tiempo parcial de paso del noveno kilómetro es 24:44 (2:45/km de media); en la penúltima vuelta, Korir vuelve a subir el ritmo, incluso mira hacia atrás, 'a ver qué pasa por ahí'. El grupo dobla al español José Ríos y al italiano Rachid Berradi, y ahí ya pasa por última vez por la meta... Gebrselassie no deja ni medio metro de distancia con Korir.

En ese momento, Mezgebu mueve ficha y adelanta a Tergat sobre el toque de campana, situándose a la par de Haile. Por la cuerda, Tergat queda ligeramente encerrado en la cuerda. En la 'contrarrecta', Tergat, elástico y felino, hecho casi de goma, sabe que tiene que pasar adelante. Como sea, salir de la trampa que los etíopes le han montado. Y, saltando por encima de los talones de Mezgebu, casi como en un 'steeple chase' o en una joroba de 'cross', Tergat se abre casi hasta la calle 3. Ha subido casi dos marchas del mismo golpe. Gebrselassie se da cuenta, y, como un rayo y agachando la cabeza, acelera para irse con Tergat, cuya imponente zancada lo coloca líder de carrera. 

Ahí faltan 200 metros y Assefa Mezgebu toma la rueda de su 'Pequeño Negus', su 'Neftenga', 'Gebre'... para intentar que el ritmo frenético del 'Neftenga' le lleve -al menos- al podio, al bronce. Tras el esfuerzo brutal, Korir se rinde. Ivuti ya pierde tres metros. La gloria se aleja de los escuderos de campo, los gregarios de los grandes jefes.


Al ingreso en la última recta, la definitiva, la zancada de Paul Kibii Tergat, el fantástico 'crossman' de los 'Tugen' se hace imperial. Tergat tira de brazos y despliega el vuelo de esa zancada, en técnica exquisita. Gebrselassie mete su velocidad definitiva, la última marcha... e incluso despega los brazos de su posición habitual, adquirida como hábito tras años de correr cada mañanita los más de diez kilómetros que le separaban de la escuela con los libros pegados al pecho. Tras Tergat y 'Gebre', Mezgebu es un testigo privilegiado.

(Regresa el relato de Gebrselassie: "En mi pueblo, Asella, a más de 2.300 metros de altura, había que ir a por agua a un río que estaba más o menos a diez kilómetros de casa. Yo me llevaba los cántaros al trote, iba, los llenaba... y volvía también al trote, como podía. Pero me gustaba. Eso pone los pulmones fuertes: los abre", revelaba 'Gebre' al aquí firmante; todo era entre Zúrich, Sydney, Madrid...)

...Y a falta de 50 metros en la final olímpica del 'diezmil' de Sydney, tan sólo medio metro separaba a los líderes de Kenya y Etiopía. Ahí toca apretar dientes. Sufrir. En la noche australiana de Nueva Gales del Sur, Haile Gebrselassie incrementa la cadencia demoníaca hasta el ultimo límite, el límite de la agonía. Mentalmente, Tergat (que parecía tener el oro ganado a la entrada en la recta, apenas 60 metros antes) acaba cediendo, descompone su elegante, exquisita 'forma' o 'técnica de carrera' y, a 15 metros de la meta, el gran Paul Tergat ya se quiebra, tenso y agarrotado, para lanzar el cuerpo adelante... viéndose superado en la agonía por el 'Negus' (o 'Menelik') Haile Gebrselassie, que revalida el título olímpico de 1996 en Atlanta, cabeza alta, eterna sonrisa, en 27:18.20, su mejor marca del año 2000 (Gebrselassie firmó récord mundial de 10.000 en 1998, en Hengelo, con 26:22.75)... Tergat sella la plata de Sydney en 27:18.29. Nueve centésimas entre el oro de Etiopía y la plata de Kenia. Una diferencia menor que las doce centésimas que Maurice Greene le sacó a Ato Boldon en los 100 metros lisos de la final olímpica de ese mismo 2000: 9.87/9.99.

Con alas de fuego, Tergat voló en el último '200': 26 segundos, 2 décimas. Parca, escasa plata... ante el brutal registro de 25.3 de Gebrselassie en ese mismo tramo mortal, entre la sima y la cima. El 'Neftenga' abisinio se convertía en el tercer atleta en la historia, tras Emil Zátopek y Lasse Virén, que conseguía revalidar el título olímpico de 10.000 metros. En el podio del Estadio de Australia, las lágrimas de Haile eran lágrimas de felicidad, hermanadas con la sonrisa perpetua. Ese segundo oro de 10.000 metros en fila fue la última medalla olímpica de Haile Gebrselassie. Ciertamente, y como Haile nos contó en su momento, fue su más maravilloso triunfo. Un millón de personas le recibirían en Addis Abeba, con honores de... 'Negus'. Pero hoy...

LA GUERRA CIVIL DE ETIOPÍA.- En la última década, antes incluso del 'New York Marathon' de 2010 tras el que anunció su inopinado adiós al atletismo, Haile Gebrselassie amagaba con una importante carrera política en Etiopía. El país 'Arsi', el de los 'Oromos', se le rendía y veneraba, igual que toda la nación. Impone la lista de campeones de atletismo surgidos de entre las altas praderas de los 'Arsi': Gebrselassie, Kenenisa y Tariku Bekele... Tirunesh Dibaba y su hermana mayor Ejegayehu, ambas primas de Derartu Tulu, doble campeona olímpica en 10.000. Además, 'Gebre' extendía por cada rincón de Etiopía una fantástica labor empresarial; e incluso solidaria. 

Así que, por lógica, Haile, hizo amistad con el primer ministro etíope, Abiy Ahmed. Pero ocurrió lo impensable: Ahmed (Premio Nobel de la Paz de 2019 por poner fin a la guerra con Eritrea) declaró una ofensiva militar contra los rebeldes levantiscos en la región de Tigray, donde los rebeldes respondieron acosando a los mismos 'oromos', la etnia de... Gebrselassie, que ya no tuvo más remedio que posicionarse públicamente: "Los etíopes no debemos permitir que esto pase. Estoy preparado para servir a mi país allá donde me necesite. ¿Esperáis que diga 'hasta la muerte'? Sí, lo digo. Y sé que ese es el mayor precio que se paga en una guerra". Tras un año completo de enfrentamiento civil armado, liderado en siniestra carrera por los rebeldes norteños del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), ya se cuentan varios millares de muertos en Etiopía (la gran mayoría, 'oromos', los hermanos de sangre de 'Gebre') y casi dos millones de desplazados. Ya se escriben las palabras 'genocidio racial' y 'hambruna'.

Como casi la de cualquier otro etíope, la vida de Haile Gebrselassi se va a pique. Su fortuna, estimada en más de 40 millones de dólares y sus empresas (turismo, hoteles 'Haile Resorts', automóviles...) no es que estén amenazadas. Ya están en ruina. En una carrera de combates bastante más implacable que las de sus legendarios duelos en pista y campo con Tergat, 'Gebre' no ignora que los rebeldes de Tigray ya han marcado en rojo varios objetivos de combate a través del Monte Entoto. Y entre esos objetivos se hallan sus oficinas y su mansión en Addis Abeba, hacia donde el TPLF avanza por vía de la autopista A2. El parque del Entoto era el lugar de paz donde aún tiraba millas de rodaje el mito Gebrselassie, que ahora asume el drama, ya en pleno incendio civil: "De ningún modo puedo quedarme sentado. Vendrán a mi puerta, vendrán a mi casa". El mismo Haile que siempre confesó al firmante: "Mi gran ídolo de juventud fue Miruts Yifter (NB, doble campeón olímpico de 5.000 y 10.000 metros en 1980, en Moscú). Cuando yo crecía, todos veíamos correr a Yifter. Pero antes estaba toda la leyenda de Abebe Bikila, (NB, el irrepetible oro olímpico con los pies descalzos en los maratones en Roma y Tokio, 1960 y 64)... Bikila fue el gran héroe de nuestro país".

Feyisa Lilesa, plata olímpica de maratón en 2016, en Río de Janeiro, también se ha sumado a la causa de 'Gebre'. Pero, siendo importante, la influencia de Lilesa en Etiopía no se acerca ni remotamente a la de Gebrselassie, que ha invertido en labor social (contra el virus del SIDA, por ejemplo), protección de la infancia, promoción del atletismo ('YaYa Africa Village', centro de entrenamiento de estrellas como Mo Farah)... hasta que en junio de 2020 empezó a dibujarse 'La Alternativa del Diablo' y la sombra de la catástrofe con el asesinato inicial de Hachalu Hundessa, famoso cantante defensor de los 'oromos'. Ahí arrancaron los primeros graves disturbios. Algunos de los 'resorts' de Gebrselassie ya fueron pasto de las llamas.

Ahora, aquel niño de Arsi que iba al río a por agua, tantos kilómetros de ida y vuelta por las altiplanicies del Rift, el hombre que acabó llevando aquellos cántaros a la fuente de 27 récords mundiales más seis títulos olímpicos y mundiales al aire libre (2+4), el 'neftenga' el gran jefe... se enfrenta al caos y a los desastres de una guerra incivil. Tanto récord, tanta medalla cuando... "ya nada me ata a nada'. En su residencia de Eldoret, Kenya, Paul Kibii Tergat, miembro desde 2013 del CIO (Comité Internacional Olímpico), simplemente... no cree las noticias que le llegan desde los campos de sus rivales en el altiplano de Etiopía. En sus sueños y pesadillas, a Paul Kibii Tergat siempre se le cruza en la línea de meta una sombra tan fugaz como sonriente y ganadora. Es la sombra de Haile Gebrselassie, el 'Neftenga', el 'Pequeño Negus'.

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.