Un Betis de videojuego

Antonio Félix
Antonio Félix
30/11/2022

Hasta cierto punto, tiene su lógica. Recuerden que la última vez que abrió la boca fue para explicarle al mercado que el Betis necesitaba de manera imperiosa 25 millones antes del 30 de junio, mensaje captado de inmediato y que dio pie a una sucesión de ofertas tan ridículas que decidieron al club, pese a su extremo tiesismo, a desestimarlas, más allá de quitarse de encima al fenomenal Marc Bartra por la muy recordada cifra de un millón de euros, céntimo arriba, céntimo abajo. Así que, efectivamente, dado que subía tanto el pan cada vez que hablaba, parece lógico que el club implorara a su sufridísimo y nunca suficientemente bien ponderado copresidente López Catalán que volviera al mundo que mejor conoce y del que, tal vez, nunca debió salir: el de los videojuegos. Y así estos días el señor Catalán viene proclamando a los cuatro vientos la nueva realidad verdiblanca, un panorama virtual de felicidad y algarabía que junto a su socio don Ángel Haro extendió hasta el mismísmo Congreso de los Diputados, donde los rectores del club de los 200 millones de deuda y la causa de disolución se felicitaron, exultantes, por el maravilloso presente y el inmejorable futuro que aguarda a un Betis de Champions, repleto de estrellas, con la ciudad deportiva más impresionante de Europa y un estadio renovado al que le van a poner hasta bolera. ¡Yuuuuuuuuupi!

Hace tanto tiempo que se perdió el respeto hacia la inteligencia de las personas, en buena medida por la renuncia de esas mismas personas, que episodios de esta naturaleza han dejado de sorprender. Más en el mundo del fútbol, en el que cualquier indignidad resulta insignificante mientras entre la pelotita. En el Betis, particularmente, deberían estar advertidos al respecto, porque no hace tanto que unos dirigentes, otros, les engatusaban con un futuro irremisiblemente feliz al calor de la Champions y las Copas, mientras los gestos y los números delataban una ignominia que, con el tiempo, casi sepultó al club. No es la primera vez que escucharán aquí que, al cabo, ciertas formas y demasiados hechos de la actual directiva nos llevan a temer que estemos ante una reedición del loperismo. Probable y desgraciadamente, tampoco será la última.

Más allá del huxleriano mundo vislumbrado por el señor de los videojuegos y su compadre, en el Betis siguen sucediendo episodios intrigantes que remiten en su misma esencia al periodo loperista. Hoy, como último ejemplo, se vuelve a birlar a los accionistas información elemental a la que estarían obligados de cara a la inminente Asamblea. Ya hemos conocido, con el correspondiente revuelo ante la terrible situación, el grueso de las cuentas que el club defenderá. Pero resulta que eso no es todo, sino todo lo que los señores felices están dispuestos, por el momento, a que se conozca. Diversos socios se han dirigido al club ante la imposibilidad de acceder a los informes de auditoría, amén de otra documental. La respuesta ha sido que se vuelvan por donde vinieron. Cuando menos, es una falta de respeto. Cuando más, una flagrante ilegalidad. En todo caso, un nuevo ejemplo del actuar cierto de quienes, muchos, comienzan a advertir como lobos con piel de cordero. El Betis está en la UVI, con una deuda monstruosa, un déficit por castigo, una plantilla avejentada, rogando un nuevo préstamo y frente a la ampliación de capital como única alternativa viable para esquivar la quiebra. Ésa es la auténtica realidad, por más que, mientras la pelotita entre, se consiga camuflar con una vibrante y ridícula visión de videojuego.

Compartir:
Podcast Real Betis Balompié
 
Podcast
Último encuentro

1ª División

Getafe0
Real Betis1
La crónica · Ficha técnica· El Mejor
Jornada a Jornada




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.