mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Sábado, 23 de Febrero de 2019
Versión móvil · Política de Cookies
Real Betis Energía Plus

Javier Imbroda: de los banquillos ACB a los despachos de la Junta

23/01/2019 · José Antonio Jiménez

Hace 20 años, meses después de desembarcar en Sevilla, se le escapaba un título que su equipo tenía en el bolsillo. Una Copa del Rey que el Caja San Fernando había merecido llevar a sus vitrinas. Derrotar al anfitrión (Pamesa), dar una lección de baloncesto defensivo ante el FC Barcelona y tener contra las cuerdas al TAU eran matices de peso para hacerse acreedor de un galardón que las lesiones de André Turner, Salva Díaz y diez minutos de sobresaliente baloncesto de Elmer Bennett dejaron al melillense y su tropa con la miel en los labios un inolvidable 1 de enero de 1999. Hace unas horas, casi dos décadas después de lo sucedido en La Fonteta, Javier Imbroda ha sido nombrado consejero de la Junta de Andalucía. Educación y Deporte le tendrán ocupado mientras las circunstancias se lo permitan.

Resulta curioso recordar cómo le ha cambiado la vida a Imbroda en los últimos meses. De tener que superar una grave enfermedad, de estar muy cerca de volver a la entidad con la que alcanzara dos finales en la temporada 98/99, de estar a un puñado de votos de presidir la Liga ACB… a desembarcar en un mundo que desconocía hasta que un buen día el grupo Ciudadanos pensó que era la persona ideal para representar al partido de Albert Rivera en la Costa del Sol. Y lo que parecía estar condenado a ser una etapa más en su vida, con más o menos recorrido, se ha convertido en un acontecimiento que le convierte en una de las principales piezas del cambio político en Andalucía. La vida te da sorpresas.

Javier Imbroda (Melilla-1961) siempre ha sido una persona íntimamente relacionada con el mundo del deporte. Tuvo tiempo de defender la camiseta del equipo de su ciudad natal en Tercera división… de fútbol, cuando la Tercera era una categoría más dura que la actual Segunda B, antes de desembarcar en un colegio que le marcaría para siempre: Maristas. Allí, de dar clases, aprender durante no pocas cenas con La Malagueta como testigo de la experiencia en la gestión de grupos de Ignacio Pinedo, pasó a ser el entrenador del equipo más débil (económicamente hablando) de la ACB. Un equipo de leyenda que pocos amantes al deporte de la canasta olvidan. Los Smith (Mike y Ray), Carlos Elejabeitia, Jesús Peña, Paco Aurioles o Enrique Fernández fueron algunos de los pupilos de un Javier Imbroda que de la modestia del Mayoral Maristas pasó a ser el entrenador de Unicaja. Y del club de Los Guindos, al Caja San Fernando. En Sevilla pasó de los logros impensables del curso de su estreno a la salida por la puerta de atrás por culpa de una situación más propia de una película de espías que de baloncesto profesional. La vida no tiene memoria.

Pero mientras se labraba un solvente CV en la ACB, ejercía de seleccionador nacional. Primero como ayudante de Lolo Sainz y luego como primero, donde tuvo la suerte de contar con un tal Pau Gasol. Elemento clave en el bronce del Europeo de 2001. Una medalla que le sabría a poco tras haber logrado la misma presea, pero con Lituania, en Barcelona 92. Palabras mayores para un recién llegado a la élite. Por cierto, su selección fue capaz de derrotar a Estados Unidos en el Mundial 2002. Un triunfo que a España apenas le sirvió para finalizar el campeonato en quinto lugar.

En sus 17 temporadas en la Primera división del baloncesto nacional vivió de todo. Desde los éxitos antes relatados a los fracasos en el banquillo del Real Madrid o del Valladolid, su penúltima experiencia antes de dejarlo en el Menorca en 2009. Desde entonces, enfermedad al margen, lo suyo ha sido motivar al personal con esas dinámicas de grupo que tan de moda están. Charlas para intentar que la educación se convierta en el elemento indispensable de una sociedad que tiene al alcance de la mano todo tipo de tecnologías, pero que parece haber dejado para otra vida esos valores tan necesarios en una población que quiere avanzar.

A Imbroda le llega la oportunidad de demostrar que tiene capacidad para potenciar el deporte y la educación en una comunidad con evidente margen de mejora. Hace 20 años se le veía llorando en los vestuarios de la Fuente de San Luis por haber dejado escapar una oportunidad que a equipos como el eterno Caja San Fernando no se le presentan todos los días. En estos días de ascenso político no habrá llorado pero seguro que ha vivido esa sensación que se tiene cuando te dan la oportunidad de demostrar tu valía en un cargo de tanta responsabilidad.

© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.