Marcelo Campanal y los récords de los años 50: 'Apolo', según Carlos Toro

 Galería:
Alejandro Delmás
31/05/2020

Cuando se nos hizo saber, este pasado lunes 25, que Marcelino Vaquero González del Río, 'Marcelo Campanal o Campanal II', el gran guerrero asturiano, el 'Capitan Maravillas' sevillista de los años 50 y 60, se había desvanecido entre las sombras (los grandes guerreros, ya lo saben en West Point, nunca mueren: se desvanecen, se esfuman)... el hoy locutor estelar Matías Prats Luque nos trajo a este presente enano unas palabras gigantes de su histórico padre, Don Matías Prats Cañete: el locutor de Manuel Rodríguez 'Manolete' y de la 'Furia Española' y Zarra en el Mundial 1950, en Brasil. El Matías Prats de estos delicados tiempos recontó cómo aquel grandísimo Don Matías le dijo cierta vez: "Si Marcelo Campanal se hubiera dedicado al atletismo en vez del fútbol en la gran competición, no habríamos tenido que esperar tanto para que España ganara una medalla de oro olímpica en atletismo".

¿Era esto posible, por mucho que lo dijese la 'sacra auctoritas' de Don Matías Prats Cañete? El conteo de las proezas físicas de Marcelo Campanal, incluso muy poco antes de su muerte (rozando las nueve décadas completas de vida) resulta desmesurado, agotador, casi tan titánico como nuestro héroe. Cuando murió, y pese a manejarse desde tiempo atrás con una prótesis en la rodilla derecha, Marcelo Campanal dominaba absolutamente el panorama de Campeonatos de España en veteranos de +80 y '85 años años... con más de un centenar de entorchados nacionales totales: sólo en 2018, el 'Capitán Maravillas' ya sumaba un total de '111 títulos de todas las categorías en Campeonatos de España', según él mismo. Medallas que, en su mayoría, Marcelo enviaba celosamente al Museo del Sevilla Fútbol Club. Ya con 85 años cumplidos de sobra, a esas alturas de 2018 -y Marcelo Campanal hacía ilusionado hincapié en los años y los títulos- no había quien le tosiera entre los veteranos españoles de +85... en cuatro categorías: salto de longitud, triple salto, peso y altura.

El 10-11-2018, este sitio web de 'Muchodeporte.com' publicó el que muy posiblemente sea el último reportaje-entrevista que Marcelo Campanal -Dorsal de Leyenda número '3' del Sevilla F. C.- concedió en su vida; este trabajo, realizado en la Estación de Chamartín, desde la que Marcelo regresaba a Asturias, acompañado por su hijo Dani, resultó ser casi simultáneo y coetáneo a otro de José María Aguilar ('J. Lebrón' en 'ABC de Sevilla'), periodista ursaonense que también colabora con el Área de Historia del Sevila F. C. Ese día, en noviembre de 2018, Marcelo relataba para 'Muchodeporte.com' : "Si a mediados de los 50, con poco más de 20 años, en esas pistas de ceniza, ¡de tierra! y sin haberme preparado específicamente como atleta, yo hacía 10.8 en 100 metros, 7,50 metros en longitud, 14,80 en triple, 1,85 en altura... y lanzaba (todo, controlado por la Federación)... 12,50 metros en peso o 36 metros en disco... imagínate qué habría podido hacer hoy, con esa preparación de atleta que nunca tuve. Yo lo hacía todo de modo autónomo. Si con el 1,78 de altura que mido y en técnica de 'rodillo ventral' llegué a saltar 1,85, a ver qué hubiera sido con 1,90 o dos metros de talla y con las pistas, materiales, técnicas de entrenamiento de hoy y ya al estilo moderno de Dick Fosbury".

Continuaba el 'Capitán Maravillas' de todo el sevillismo, el que volaba entre los cielos de Nervión sobre Ladislao Kubala, en aquella plástica, estética foto que Miguel captó el 11-03-1956, Domingo de Pasión en Sevilla, día del pregón histórico de Antonio Rodríguez Buzón, luminaria del género. "Yo me iba para el Estadio de La Macarena (N. B: justo dónde luego se construyó el Hospital Universitario de la Macarena) después de haberme entrenado ya con el equipo del Sevilla y aparecía allí un poco como de 'furtivo', para entrenarme con Paco Ruiz Soler. Recordará: hermano de Antonio, el bailarín. Por ejemplo, en aquellos tiempos, los otros jugadores del Sevilla, incluso los internacionales, no tiraban más de tres o cuatro metros en peso. ¿Qué habría sido yo de haberme entrenado específicamente para el atletismo...? En aquella época, yo también entrenaba lucha libre, boxeo..."

Estos datos los confirmaba así en 2010 otro jugador internacional, después entrenador: el burgalés Jesús 'Chus' Pereda, fallecido en 2011: "Marcelo nos asombraba a todos en Oromana, con la bola del peso, esa que pesaba tanto, la tiraba a 13 o 14 metros y después nos decía... 'hazlo tú". Y, si ponen en el buscador de YouTube... "Campanal monedas", aún se ve el rastro de aquel juego de cuando Marcelo se ponía cinco monedas en el dorso de la mano, en los dedos, para lanzarlas hacia arriba... y cogerlas después con la palma. Ahí, Marcelo hace una demostración con tres monedas -"antes era con las cinco"-.. y lo consigue a la tercera. "Sospecho que si estuviera en el Barça o fuese Mourinho, yo ahora ficharía a Campanal. Era como un tren", relata Gonzalo Suárez, director de cine.

EL ANÁLISIS DE CARLOS TORO.- Dadas las palabras egregias de Don Matías Prats Cañete, el rosario de marcas -prodigiosas sin duda para los años 50 y más para alguien que no se dedicaba de lleno al atletismo-, 'Muchodeporte.com' depositó y 'procesó' toda la información en manos de Carlos Toro Montoro, célebre autor de la letra de la no menos célebre canción 'Resistiré'... y especialista en la información de atletismo a través de cinco Juegos Olímpicos y seis Campeonatos Mundiales, todo esencialmente para el periódico 'El Mundo', aunque Toro ha colaborado también con 'Marca' y para 'Atletismo Español'. Y así 'refina' el análisis de Carlos Toro la ensoñación de Don Matías Prats Cañete con los registros de Marcelo Campanal en atletismo, su espectacular talento atlético... y la durísima realidad de la panoplia mundial de las grandes marcas de atletismo de los años 50, cuando, a partir de diciembre de 1950, Marcelo Campanal iniciaba un maravilloso viaje de 403 partidos con la camiseta del Sevilla... y otros once con la Selección absoluta de España.

Nos expone Carlos Toro: "En 100 metros lisos en Juegos Olímpicos hay que retroceder hasta muy lejos, hasta los Juegos de Berlín´36, para encontrar un finalista con 10.8 (siempre, manuales) o más. Aquí, en Berlín, ese fue el sueco Lennart Strandberg, sexto y último con 10.9 en la final que ganó Jesse Owens: con 10.3. En todas las siguientes ediciones, ningún finalista hizo 10.8. En todo caso, un par de ellos hicieron 10.7 en Melbourne, en 1956. Ahí, España no acudió en protesta por la invasión de Hungría por la URSS. Por ese lado mundial no se hubiera ido a ninguna parte. El lado español sí es mucho más cercano y asequible a Marcelo Campanal. En los años 50, entre 1953 y 1959, el récord español de 100 metros lisos se batió 14 veces por seis atletas. Pasó de los 10.9 de Javier Llana a los 10.5 de Melanio Asensio. Los 10.8 de Campanal podían haber sido récord nacional oficial, perfectamente.

El récord de salto de longitud era en 1932 de 7,21 (Luis Altafulla). No se batió hasta… ¡1959! José María Isasa hizo 7,30 y Miguel González 7,33. Luis Felipe Areta inaugura su racha en 1960 con 7,40. Si Campanal tenía 7,50, no hay más que hablar. Récord. Esa misma marca de 7,50 no la alcanzó 'Pipe' Areta (1,88 de altura)... hasta 1962. 

En triple pasa algo parecido. Cuando la plusmarca la tenía Óscar Simón en 14,48, nuestro hombre, Marcelo, realizó 14,79 (ya reseñados oficialmente por la Real Federación Española, aunque no homologados al tratarse de un deportista profesional en fútbol) en Avilés, en julio de 1954. Marcelo tendría el récord de España: por 30 centímetros largos. Y, tres años más tarde, en mayo de 1957, en Sevilla, Campanal aún llega hasta 14,61 metros. Es más, esos 14,79 (¿serán los 14,80 que Marcelo dijo?) hubieran igualado en 1960 el récord que ese mismo año firmó Luis Felipe Areta.

El récord de España de salto de altura ya era 1,91 en 1944. Y Juan Ignacio Ariño saltó 1,92 en 1958. Con sus métodos, Campanal andaba cerca. El salto de altura en Sevilla, en La Macarena, (N. B: el que se ve en la fotografía antañona donde observa Paco Ruiz Soler, la del paso de vallas es en el Estadio 'Suárez Puerta' de Avilés), no es en el estilo 'rodillo' del elegante soviético Valery Brumel: ni casi la antigua 'tijera' que hacía por ejemplo la campeona rumana Iolanda Balas, es casi como un paso ataque de vallas, algo más tendido. El de Marcelo se trata de un físico completísimo, el de un 'Apolo': las fotografías nos delatan una suma de fuerza más elasticidad. Marcelo tiene un gran tren superior pero este resulta casi liviano si se compara con las piernas, que son fabulosas. 1,78 era una gran altura para aquellos años 50. A finales de los años 40 y principios de los años 50, mi tío (recuerda Carlos Toro) era gastador...con 1,72 de altura. La media española de aquellos años era de 1,67 en los hombres..."

"...El récord español de peso fue pasando en los años 50 de 14,08 a 15,02. Y el de disco, de 45,37 (José Luis Torres, 1950) a 50,13 (Miguel de la Quadra-Salcedo, 1956)... y en decatlón nos faltan demasiados datos: lo que hubiera hecho en 400 lisos, en 1.500, en 110 vallas, las marcas de pértiga y jabalina: no puede saberse la puntuación, aunque hubiera tenido difícil llegar a los 7.000 puntos que Rafael Cano conseguía a comienzos de los años 70.

Está claro que Campanal era ante todo un velocista y, por lo tanto, un gran saltador incluso vertical. Se ve claramente en su tipología. Dentro de su fortaleza, era más esbelto que macizo. En fútbol, entonces, sería algo impresionante: comparado con el resto: simplemente, volaría. Luego habría que entrar en lo que pudieron o no influir los entrenamientos específicos del fútbol en un eventual crecimiento de sus marcas en atletismo (las técnicas de lanzamientos y salto de pértiga se aprecian mejorables): pero eso nunca se podrá saber, como es lógico", termina la reflexión de Carlos Toro. Cabe agregar que el propio Marcelo Campanal proporcionó este gran titular para aquel reportaje de noviembre de 2018: "Usain Bolt nunca podría jugar en el Sevila". Y así explicaba esa afirmación... el propio Marcelo.

EL ANÁLISIS DE MARCELO CAMPANAL.- Y así explicaba esa espectacular afirmación sobre 'Relámpago' Bolt... el propio Marcelo Campanal, en 2018: "Yo fui primero futbolista... y después, atleta. Siendo sólo atleta, no se puede jugar bien al fútbol si no has jugado antes de pequeño. Usain Bolt puede ser el mejor atleta de todos los tiempos, pero no puede jugar bien al fútbol, nunca podría jugar en un equipo como el Sevilla. Si eres sólo un atleta, puede que seas el futbolista más negado de todos y hacer el ridículo, porque el fútbol es un deporte concreto que hay que jugarlo con las piernas, y para eso hay que irse coordinando de pequeño. Lo que pasa es que ¿quién no ha jugado al fútbol...? Yo tenía unas condiciones físicas innatas. Nací así. Quizá mi tío Guillermo era el deportista más destacado de la familia, pero lo mío fue, insisto, algo... 'autónomo'. El tenis, ya ves... no es igual. Tienes que aprender a manejar bien una raqueta. Yo fui campeón de veteranos, después de haber empezado a jugar con 40 años. Ahora, uno siempre quiere y espera que gane Nadal... pero a Federer da gusto verlo jugar y Djokovic es buenísimo. Más o menos, los tres son similares en potencial".  

Con el paso de los años, el atletismo español recién ha hecho justicia con Marcelo Campanal. Al menos, la ha 'anotado'. Esta misma semana, y tras un proceso de cuatro años, el diario asturiano 'El Comercio' y el propio Dani Vaquero, hijo de Marcelo (este último, en los micrófonos de 'Canal Sur'), han hecho saber cómo en la más reciente 'Cronología de los Récords y Mejores Marcas Españolas de Atletismo', publicada a finales de 2019, la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) ya reconoce y 'notifica' dos mejores marcas absolutas de Marcelo Campanal, todo después de una investigación de varios años: 100 metros con 10,9 durante un año, de junio 1952 a julio de 1953 y los registros de triple salto, lo que hubieran sido dos claros récords de España -nos falta aún la longitud-... si bien la propia RFEA matiza su 'falta de reconocimiento oficial', por esa dichosa normativa sobre los profesionales que se extendió hasta finales del Siglo XX -la desarticuló Juan Antonio Samaranch en su mandato como 'Señor de los Anillos Olímpicos-; esa normativa que no permitía competir oficialmente en atletismo a los profesionales de un deporte, únicamente bajo este título de 'invitado' que Marcelo Campanal aprovechó a las mil... maravillas. Cabe agregar que cuando Marcelo completó los 14,61 metros en la exhibición de Sevilla/Macarena, en 1957... ya vivía sin un riñón: que había perdido en 1955, tras rodillazo de Gento en el costado, en un choque de trenes a todo trapo en el Estadio 'Santiago Bernabéu' de Madrid.

Sobre el salto de longitud y los 7,50 metros que Marcelo Campanal nos ofreció como plusmarca personal, baste decir que en los Juegos Olímpicos de Tokio, en 1964, el donostiarra Luis Felipe Areta fue sexto, diploma olímpico, con un mejor salto de... 7.34, cuando su marca personal ya era de 7,50. Con el galés Lynn Davies en el oro, en 8,07 metros, el límite del podio estuvo en los 7,99 del elegante 'Príncipe' soviético de Ucrania: Igor Ter-Ovanesian, bronce. Asumiendo que Marcelo Campanal hubiera revalidado sus 7,50 en una final olímpica (algo nada fácil), el prodigioso asturiano habría conquistado en esos Juegos de 1964... la quinta plaza, que fue al francés Cochard: 7.44. El quinto puesto ya valió los 7,60 del 'gafitas' nigeriano Wariboko West.

El final es el cruce emocionado de palabras entre el propio Carlos Toro y el grandísimo Luis Felipe 'Pipe' Areta Samperiz. Numerario del Opus Dei desde 1959, Areta (que empezó en el deporte como jugador de baloncesto en el Atlético San Sebastián de Josean Gasca) dejó el atletismo en 1972, tras grave lesión en el tendón de Aquiles, que se cortó infortunadamente en una piscina. Ahí, Areta inició estudios de Teología. En 1980 'Pipe' recibió las órdenes sacerdotales y pasó a ejercer como profesor y director espiritual en el colegio Gaztelueta bilbaino. 

Recientemente, Carlos Toro Montoro y Luis Felipe Areta Samperiz se reencontraron en Madrid, en un acto de conmemoración de las viejas pistas universitarias del CEU, las que se usaron antes del Estadio Vallehermoso. Areta saludó a Toro casi reverencialmente y este, el autor de 'Resistiré' y periodista deportivo, respondió al sacerdote Areta (78 años ya)... "Si Dios, que lo puede todo, pudiera hacer retroceder el tiempo para que yo te viera saltar otra vez..." Areta se limitó a susurrar a Carlos Toro, en el abrazo emocionado de dos entrañables amigos: "Dios lo puede todo, Carlos". Marcelo Campanal, 'El Capitán Maravillas', lo podía 'casi' todo.

Imágenes: Área de Historia Sevilla FC

Compartir:
Podcast Sevilla FC
 
Podcast
Último encuentro

Liga Europa

Sevilla FC2
AS Roma0
La crónica · Ficha técnica· El Mejor
Jornada a Jornada




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.