La peste

Antonio Félix
07/04/2021

El fútbol es pura basura, y está bien que así sea. Se recuerda mucho aquello que Albert Camus dijo sobre este deporte, todo lo que aprendí del hombre se lo debo al fútbol, pero se cuestiona poco qué es lo que realmente aprendió Camus sobre el hombre. Como pista bien vale el título de una de sus obras más importantes: La peste. Dos episodios recientes, con el Sevilla directa e indirectamente de por medio, nos han recordado que el fútbol es, entre otras cosas, mentira, hipocresía, zafiedad, racismo, demagogia, populismo, una animalada en toda regla. Y, en cierto modo, está bien que así sea porque el fútbol, en suma, no deja de resultar una ficción, una representación de la guerra por otros medios que, en mayor o menor apariencia, y he ahí la cuestión, nos descubre la más íntima condición humana. O, al menos, eso dijo Camus.

Lo que el fútbol nos ha venido a decir estos días del ser no ha sido especialmente bonito. El Sevilla derrotó al líder de la Liga, el Atlético, aprovechando un grosero error arbitral. Nadie del Sevilla, por supuesto, lo reconoció así, ni siquiera nuestro dilecto Monchi, al que hace no mucho captaron en la grada invocando a todos los demonios tras un arbitraje esta vez perverso contra su equipo ante el Barcelona. Ya sabemos cómo funciona esto: cuando te perjudican, es una conspiración; cuando te benefician, se trata de justicia divina. El capitán del Atlético, Koke, se quejó lógicamente por la conspiración, lo que inspiró a un trastornado para averiguar su teléfono y meterlo en un grupo de wasap de ultras, con el consiguiente linchamiento ulterior. Una broma que, al parecer, ya se hizo popular con periodistas o ex jugadores de su propio equipo, como Perotti o Vitolo. Angelitos.

En Cádiz, otro antiguo jugador del Sevilla, Juan Cala, fue acusado de racismo por el defensa francés del Valencia Diakhaby. De inmediato, sin conocer más testimonio, más prueba, se montó la de dios padre. Al parecer le llamó negro de mierda, que, para los expertos en la materia, es lo menos que se suele despachar en un partido de fútbol. Hubo un tiempo en que estas cosas se quedaban dentro del campo, y si no que se lo digan a Zidane y Materazzi, consecuencia del código de una profesión imperada por la regla de que, para ganar, todo valdría. Un pacto de caballeros, para algunos; un ejemplo de salvajismo, para otros. Posturas encontradas en el despiadado circo montado al respecto.

Albert Camus habría estado hoy de suerte. Muchos rasgos de la condición humana se nos vuelven a revelar en el gran teatro del fútbol. He ahí los peligros del populismo, la corrupción, la demagogia, el ventajismo del poderoso, la docilidad del inculto, el socavamiento de pilares básicos del estado de derecho, como la presunción de inocencia, tan necesaria aun ante los más terribles crímenes. Sobre todo eso reflexionó Camus, el antiguo portero del Argel. Tiempo después escribió: “El único medio de hacer que las gentes estén unas con otras es mandarles la peste”.

Compartir:
Podcast Sevilla FC
 
Podcast
Último encuentro

1ª División

Levante0
Sevilla FC1
La crónica · Ficha técnica· El Mejor
Jornada a Jornada




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.