La Crónica

Sevilla FCvsGranada CF
42

Ficha técnica · El Mejor

1ª División (2021/2022) > Jornada 31

4-2: Los cojos bailan rock and roll

Lucas Haurie

Que no, que no anda bien el Sevilla. Que no, que así será muy complicado conservar la cuarta plaza porque costó un potosí, un esfuerzo sobrehumano, ganarle a este Granada sin otro rumbo que la permanencia, en el mejor de los casos. Y, sin embargo, qué entretenido puede un partido aun entre dos contendientes tan dubitativos como necesitados. Los nueve minutos de prolongación decretados por Ortiz Arias tras poner Víctor Díaz el 2-2 en las tablas excitaron a la concurrencia del Pizjuán por primera vez desde la primera parte del derbi. Un encuentro de seis goles no cabe en el ideario de Julen Lopetegui, seguro. Pero una vez al año no hace daño. ¡Al contrario!

Una bendición disfrazada, "a blessing in disguise", llaman los ingleses a esos sucesos aparentemente malos que se terminan revelando como buenos. Así, el gol con el que Darwin Machís abrió el marcador en el minuto veintipocos, cuando ya se apuntaba a uno de esos primeros periodos tediosos que atormentan el alma de los sevillistas. Lopetegui había mostrado su lado más demagógico con una alineación plagada de jugadores ofensivos y sin mediocentro de oficio. ¿Ataca poco el Sevilla? Pues menos atacaba con la sobredosis de delanteros recetada por su técnico… y tampoco defendía como suele, lo que quedó patente en la autopista que se le abrió al venezolano en un saque de banda, tras una salida demasiado aventurera de Diego Carlos.

En desventaja, roto ese mandamiento de la portería a cero, el plan tenía que cambiar por bemoles, de ahí el efecto benéfico del gol granadino, y el Sevilla se lanzó al abordaje con escaso fútbol, no da para más, pero con mucho entusiasmo. Martial, que tuvo un ataque de vergüenza torera, arremetió un par de veces con potencia y la collera Jesús Navas-Koundé desatendió con descaro su obligación defensiva para acampar en el pico izquierdo del área de Maximiano. Tras un rebote en un córner, el palaciego le ganó con fineza un balón dividido a Escudero y centró medido a la cabeza de Diego Carlos, que martilleó el empate. Aún irrumpió el capitán un par de veces con peligro antes del descanso. Lo de este chico es increíble.

Al regreso del vestuario, Lopetegui prescindió de un inoperante En-Nesyri (deben saltar todas las alarmas con su pésimo estado de forma) para colocar en punta a Martial y sacar a Lamela. Menos acumulación y más creación, era la consigna, y el propósito de encerrar al Granada se cumplía enseguida. Aunque Machís exigía una estirada providencial de Bono, el juego estaba volcado hacia el área de Maximiano, que tardó en salir a los pies de Ocampos y permitió que el argentino anotase el 2-1 (invalidado por el linier y validado por las imágenes) tras una gran combinación entre Rakitic y Tecatito, que arregló su mal partido con esa diagonal ganadora.

La noche podría haber sido plácido de no habérsele anulado un gol a Rafa Mir justo después: arrolló el murciano a Germán en una pugna, aunque resulta interpretable un corte de Escudero antes de que Lamela asistiese a su compañero. ¿Se considera eso un cambio de posesión y, por tanto, no cabe intervención del VAR? El caso es que el Sevilla empezó a temblar coincidiendo con las largas disquisiciones reglamentarias y con la salida de Diego Carlos, que dejó su sitio a Gudelj. Como sucede a menudo, su salida encerró a su equipo y el Granada encadenó llegadas hasta que, a la tercera ocasión clara (palo de Uzumi y paradón de Bono a Arezo), Víctor Díaz cabeceó la igualada. El salto de espaldas del serbio, que lógicamente pifió el despeje, facilitó la tarea del canterano sevillista.

Con nueve minutos de prolongación por delante, el Granada se vio ganador y se lanzó al ataque, espoleado por la catatonia de unos rivales que no llegaban a ninguna pelota dividida. Fue un pecado de gula, porque Lamela, Ólliver Torres y Papu Gómez maniobraron entre los espacios que dejó el rival para facilitar la irrupción de Rakitic, cuya dejada de cabeza, magistral, era rematada a gol por Rafa Mir. Aún montaron los tres recambios nombrados un ataque sobre la hora para que el reaparecido argentino redondease la goleada, he aquí un término inesperado a estas alturas de la temporada del Sevilla. Que no está bien, claro que no, pero que dio otro paso hacia la Champions.

Ficha Técnica

Sevilla FC (4): Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos (Gudelj, minuto 74), Augustinsson; Joan Jordán, Rakitic; Tecatito (Óliver Torres, minuto 82), Martial (Papu Gómez, minuto 67), Ocampos (Rafa Mir, minuto 67); y En-Nesyri (Lamela, minuto 46).

Granada CF (2): Maximiano; Víctor Díaz, Duarte (Arezo, minuto 71), Raúl Torrente (Germán, minuto 16), Escudero (Jorge Molina, minuto 82); Eteki (Soro, minuto 82), Petrovic, Luis Milla, Machís (Quini, minuto 71); Uzuni y Luis Suárez.

Goles: 0-1, minuto 22: Machís. 1-1, minuto 31: Diego Carlos. 2-1, minuto 66: Ocampos. 2-2, minuto 88: Víctor Díaz. 3-2, minuto 93: Rafa Mir. 4-2, minuto 99: Papu Gómez.

Árbitro: Ortiz Arias, madrileño. Amarillas para Eteki, Joan Jordán, Munir, Rafa Mir y Luis Suárez.

 

El mejor del Encuentro

Bono

Paradas muy buenas y pese a los dos goles encajados, básico en la victoria del Sevilla.

Compartir:
Podcast
Último encuentro

1ª División

Sevilla FC1
Athletic de Bilbao0
La crónica · Ficha técnica· El Mejor
Jornada a Jornada




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.