mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Miércoles, 15 de Agosto de 2018
Versión móvil · Política de Cookies
VÍCTORFERNÁNDEZ
Me levanto y me voy

"Todo va bien, gracias"

13/08/2018 · Víctor Fernández

El Sevilla ha pasado todo el verano  contestando a la pregunta “¿Cómo te va la vida” con un simple "muy bien, gracias". Pues ese "bien" es mentira y el "gracias" está vacío y cargado de un hedor conformista y mediocre que da pánico. Que el Barcelona te doblegue en un partido competitivo no es dramático, pero sí es alarmante ver cómo la dinámica interna que hizo grande al Sevilla y al sevillismo se ha dormido. No creo que haya desaparecido, pero sí está peligrosamente adormilada. Es aquí donde radica el problema que el club debe solucionar y, realmente, no sé si los fichajes que llegarán antes de que empiece la liga podrán frenar este descenso pasivo hacia el no pasa nada.

Desde hace un tiempo, el club ha activado un mecanismo para buscar excusas fuera y culpar a otros: a la salida de Monchi, a los movimientos desestabilizadores de Del Nido, a la inexperiencia de la nueva secretaría técnica, a lo caro que está el mercado… Pero pocos han sido los gestos contundentes que se han aplicado para ir superando esos inconvenientes. La única medida que se ha impuesto consciente o inconscientemente es bajar el listón. Con un grado menos de presión el trabajo es mucho más asequible. Una clara artimaña perdedora. No sé por qué diablos se ha extendido por Nervión ese ambiente de necesidad, de orfandad, de sentir que uno viene del desastre y debe reponerse de un duro golpe. El Sevilla ha firmado una década gloriosa por ser todo lo contrario: valiente, atrevido, ambicioso, desagradable con el contrario, demoledor, insaciable. Y aquí todos son responsables. El presidente por permitir que el verano vaya pasando con un "todo va bien, gracias". Caparrós por no remodelar con fuerza una plantilla debilitada y observar con calma cómo el Valencia le gana la partido con descaro. Pablo Machín por seguir poniendo a Nolito. Parte de la prensa (en la que quizá deba incluirme por comodidad) por justificar todo o casi todo y la otra parte (en la que no me incluyo) por bombardear exageradamente cada paso que el club daba. Y la afición, sí, sí, la intocable afición. La afición por perder el tiempo en gilipolleces como la construcción de unos pasillitos, por criticar desaforadamente la forma en la que se devolverán 20 euros, por ponerse las manos en la cabeza indignada por la compra y venta de las acciones cuando está participando activamente en esta especulación, por no invadir Tánger para demostrarle al equipo que aquí la derrota no está permitida… El Sevilla ya asume con paz espiritual los tropiezos y eso es intolerable. El domingo pasado el equipo era peor que el de la temporada anterior, inadmisible.  El espíritu que hizo grande al Sevilla y al sevillismo está dormido. En sus manos está despertarlo.

 

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.