Nuestras Firmas: Víctor Fernández

No era un día en la oficina

Me levanto y me voy

Víctor Fernández
03/02/2021

La grandeza es sentirse siempre en la obligación de ganar. El Sevilla acumula ya las victorias con una naturalidad abrumadora y corre el riesgo de que los triunfos no obtengan el reconocimiento que se merecen. Los pobres de espíritu, los que jamás han generado nada y se sienten superiores cuando exigen en el fútbol lo que ellos no le ofrecen a la vida, podrían pensar que eliminar a este Almería sería como un día más en la oficina. El desconocimiento es ya parte del diario de muchos. El Sevilla aplicó el caudal de seriedad y oficio que reclamaba un partido ante un rival con sitio en Primera División y que cuenta con un delantero que da miedo. Ganar casi siempre, que es lo que hace este Sevilla, es asombroso y uno comienza a sentirse incapaz de trasladar al papel la insistencia sevillista en madurar esa idea de comerse el mundo en cada partido. El Sevilla lo ha vuelto a hacer y se ha colado en otras semifinales de Copa que se jugarán incrustadas en el duelo con el Borussia. La hazaña le espera a la vuelta de la esquina, pero el sábado tampoco querrá perder ante el Getafe. Sin duda, este equipo es insaciable.

Lopetegui, después de su pésima gestión mediática del fichaje del Papu Gómez, hizo debutar al argentino. Sus primeros gestos quedaron algo arrinconados en la banda. Su fútbol pide a gritos la libertad que le ofrece el centro del campo. Ningún sistema debería cortarle las alas a un buen futbolista. No coleccionó momentos para enmarcar, pero sólo con verlo unos minutos es suficiente para adelantar que este jugador va a ayudar mucho. Rakitic se puso al frente, bienvenido. Suso volvió a dar muestras de que se ha reencontrado con su mejor versión y Ocampos, en silencio, sigue acumulando goles importantes y minutos de calidad. Lopetegui tendrá que inyectarle a Munir la misma vitamina que lo reactivó en el tramo final de la temporada pasada. Monchi ha construido un equipazo que lleva en la sangre las ganas de competir y ha dado rienda suelta a un entrenador con ciertas aristas reprochables pero con un valor considerable. El mes de febrero que el Sevilla le regalará a su gente es un premio a esa grandeza ya asimilada. Un mes para olvidar la miseria, los miedos, la idiotez y la incapacidad que nos rodean.

Compartir:
Más Artículos
  •  

    La creencia

    23/02/2021 · Víctor Fernández

    El Sevilla no va a ganar esta Liga, pero para lograrlo en el futuro debe creer con toda la fe que le quepa en el pecho que aún puede cazar esta temporada al...

  •  

    Éste es Haaland

    18/02/2021 · Víctor Fernández

    El Sevilla está virtualmente eliminado.  El cronista siempre deja la puerta abierta a lo imposible por el temor a afirmar algo que aún no se ha...

  •  

    Presentado a Sevilla

    11/02/2021 · Víctor Fernández

    Mi eterno Carlos Morán debe estar relatando, su estado habitual, por las esquinas de esa bendita dimensión por la que anda desde hace unos meses. Por...

  •  

    La resistencia

    08/02/2021 · Víctor Fernández

    La idiocia corre como los galgos. Los tontos, en las últimas fechas, se reproducen en cadenas de alta producción. Los estúpidos cierran las calles que...

  •  

    El baile de Monchi

    26/01/2021 · Víctor Fernández

    Las excusas son el primer paso hacia la mediocridad. La contemplación, una sana actitud vital pero enemiga de la empresa y la ambición. El conformismo es una...

Podcasts

 

Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.