Cabildo

Aquí no se para

María José Caldero
María José Caldero
02/01/2024

Estamos sacando del paquete el nuevo año, aún con la resaca de las celebraciones por haber cruzado la meta del dos mil veintitrés, algunos, como la que escribe, arrastrando los zancos. El 1 de enero llegaba envuelto en el silencio de una ciudad que remoloneaba en la cama tras un despertar húmedo, frío y con brumas que le daban el aspecto de un cuadro de William Turner. 

Pero este principio de año en la Sevilla cofrade nos conduce al mismo camino y es ese que termina en San Lorenzo, a los pies del Señor. Ha empezado el Quinario del Gran Poder y ya sabemos que se pone en marcha de nuevo el tic tac que nos ha de llevar, este año de forma muy tempranera, a los días del gozo. 

Viene este dos mil veinticuatro, que recién se está instalando en el cuarto de invitados, cargado de fechas señaladas en rojo en el calendario capillita. Como los dos años anteriores, se nos acumulan salidas extraordinarias, traslados extraordinarios, procesiones magnas extraordinarias, todo extraordinario si es que tal apelativo sigue manteniendo intacto su significado. 

Tempranera será la Semana Santa de este año que nos citará el 22 de marzo vestido de Viernes de Dolores para dar paso a una Semana Santa que sigue intentando buscar la panacea a los problemas de costuras que revientan.

Muy posiblemente ya casi sepan de memoria las novedades de esta próxima Semana Santa, pero me van a permitir que les haga un pequeño recordatorio:

  • En el Domingo de Ramos solo las hermandades de La Paz y La Cena intercambian sus puestos, dejando de nuevo sacrificada a La Hiniesta en un tercer lugar que sigue disgustando a la corporación de San Julián.
  • El Martes Santo cambia por completo el orden de paso por Carrera Oficial quedando así: El Cerro, San Benito, el Dulce Nombre, Candelaria, San Esteban, Los Javieres, Los Estudiantes y Santa Cruz.
  • El Miércoles Santo mantiene el mismo orden del año pasado con ajustes en algunos recorridos y con la queja manifiesta y rotunda de la Hermandad del Buen Fin.
  • El Jueves Santo vuelve al formato que mantenía hasta el 2022.
  • En la Madrugada, el Gran Poder tendrá que volver a recorrer Adriano para llegar hasta Santas Patronas, sin que tengamos modificaciones reseñables en el resto de la noche.
  • El resto de jornadas de la semana seguirán inalterables al no presentar problemas de logística.

Esto es lo que tendremos en la semana de nuestros desvelos, pero en la Cuaresma ya viviremos uno de los momentos históricos que nos tiene guardado la agenda. A finales de febrero, las imágenes titulares de la hermandad de Los Estudiantes serán trasladas en andas hasta la Catedral para la celebración del Quinario, un culto con tintes justificadamente extraordinarios que se enmarca dentro del programa de actos por el Centenario de la hermandad Universitaria. Un programa que nos regalará otro momento para la historia como será la celebración del 13 al 15 de noviembre del Triduo en el templo de la Anunciación, sede fundacional de la corporación estudiantil, y el regreso el domingo 17 del Stmo. Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de la Angustia en sus pasos de salida hacia la capilla del Rectorado, igual que ocurriera en 1974.

En los albores de la festividad del Corpus, será la Hiniesta Gloriosa la que salga en procesión hacia la Catedral para celebrar una misa estacional en el altar del Jubileo de la Catedral hispalense el 26 de mayo, con motivo del cincuenta aniversario de su Coronación Canónica. Ese mismo día, la imagen letífica será trasladada al Ayuntamiento donde estará expuesta en besamanos los días 27 y 28 de mayo para, finalmente, quedar dispuesta en el tradicional altar del Corpus en la plaza de San Francisco, una plaza que en veinticuatro horas acogerá la imagen del Cristo de Burgos sobre su paso procesional para presidir una misa estacional con la que se van a celebrar los cuatrocientos cincuenta años de la imagen de Juan Bautista Vázquez el Viejo, la imagen documentada más antigua de la Semana Santa de Sevilla.

Cuando el verano se esté descolgando del calendario, que no de los termómetros, llegará otra de las fechas señaladas del año. El 14 de septiembre se vivirá un día histórico en el Arenal con la coronación canónica de la Piedad del Baratillo, convirtiendo a la hermandad de la calle Adriano en la única en tener dos titulares coronadas con rango canónico. 

Y de una coronación canónica a un aniversario de coronación al otro lado del río, porque ya saben que se cumplen veinticinco años de aquel 31 de octubre de 1999 en que se reconocía la devoción de una imagen fundamental de la Semana Santa de Sevilla. Por este motivo, la hermandad trianera celebrará un Triduo en San Jacinto, de donde saldrá bajo palio la Virgen hacia la Catedral este 31 de octubre, regresando a Triana de forma triunfal el sábado 2 de noviembre.

Será octubre también un mes especial para dos corporaciones de gloria, coincidiendo el 5 de octubre la salida extraordinaria del Inmaculado Corazón de María de Heliópolis y el traslado en rosario de la aurora de la Virgen de la Salud de San Isidoro hasta la Catedral por el trescientos cincuenta aniversario de las primeras reglas de la corporación de la costanilla.

La fecha trascendental del año, también lo saben, será el 8 de diciembre con la gran procesión que clausura el II Congreso Internacional de Religiosidad Popular, en la que, por primera vez en la historia, podremos ver en un único cortejo extraordinario a la Esperanza Macarena, la Esperanza de Triana, el Gran Poder, el Cachorro, la Virgen de Valme, la Virgen de Setefilla, la Virgen de Consolación y la Virgen de los Reyes cerrando el cortejo.

¿Hay demasiados cultos externos? ¿Son excesivas las salidas, traslados y demás procesiones extraordinarias? hay cierta sensación de estar rebasando la famosa "medida de Sevilla", pero todos estaremos en la calle este dos mil veinticuatro, los que van coleccionando asistencias y querrían un pasaporte como el de la Expo con sus sellitos, y los que proclaman que esto se nos va de las manos. Todos.

Descansen estos días, busquen la verdad tras los excesos navideños ante el Señor en San Lorenzo y organicen la agenda, porque aquí no se para.