Nuestras Firmas: Víctor Fernández

El hijo del viento

Me levanto y me voy

Víctor Fernández
27/09/2021

La noche del sábado, cuando las piernas ya habían acumulado 85 minutos de entrega plena al trabajo, Marcos Acuña lanzó una carrera descomunal en diagonal para perseguir un balón como si la vida le fuera en ello. Esa ha sido su forma de entender el fútbol desde que empezó a jugar en el humilde club Don Bosco en su Zapala natal, ubicada al noreste de la región patagónica (Provincia del Neuquén). Allí empezó a dar sus primeras carreras, en los campos de tierra y piedras situados a varias cuadras de la casa de su abuela Leonor. "Cuando voy a los negocios del barrio los viajantes que llegan para dejar mercadería se sacan fotos conmigo porque soy la abuela del Huevo", cuenta orgullosa la abuela más conocida en el barrio humilde donde vive. Desde muy pequeño sus compañeros le pusieron el mote de "Huevo" ya que no había tarde que el ahora sevillista no regresara a su casa con algún golpe y su correspondiente chichón en la cabeza. Con su pase al Sevilla, el modesto club donde todo empezó recibió unos 170.000 euros como derechos de formación, un milagro caído del cielo para regar tantas carencias. De ahí que en las instalaciones se puede leer ahora un lema que reza en su honor: "Si tienes un sueño, lucha para que se haga realidad". Acuña no olvida sus orígenes y esa humildad y rectitud que su familia le enseñó. En su primer paso hacia la profesionalidad, su madre le dio la primera lección. Después de que varios equipos lo descartaran, Ferro le ofreció su confianza. Acuña se demoró en firmar el contrato y fue su madre Sara la que le obligó a aceptar sin pensarlo la proposición del primer club que había decidido apostar por él. Y empezó a crecer…

Edgardo Bauza fue el primero que lo convocó para jugar con La Argentina. Mamá Sara no pudo reprimir sus lágrimas, era la primera vez que un jugador de Neuquén era convocado por la absoluta. "El 3 es un tipo como el vasco Olarticoechea. Silencioso. Pero si vas a una guerra, vas con el Huevo Acuña. Silencioso es la palabra que lo describe. Cuando habla, habla lo justo. Y cuando tiene que jugar, juega, mete…", decía Scaloni en los días de celebración de la Copa América.

Zapala es conocida por la fuerza del viento donde hay ráfagas que superan los 100 km/hora. Acuña es hijo de ese viento contra el que tuvo que luchar en sus inicios, una bonita metáfora de su esfuerzo vital. El doctor Gabriel Rouret dirigía a los pibitos en sus inicios en el Barrio: "No todos llegaron. Ahora muchos son abogados, profesores, economistas. Pero Marcos se licenció de cracks". Monchi lo ha vuelto a hacer.

Compartir:
Más Artículos
  •  

    El Sevilla siempre vuelve

    23/09/2021 · Miguel Ángel Chazarri

    El Valencia ha salido este año a jugar con un portero que en Cádiz sería el delirio de El Yuyu y compañía. Hasta Monchi podría...

  •  

    El Sevilla se aburre de sí mismo

    19/09/2021 · Víctor Fernández

    Visto lo visto, uno se atreve ya a lanzar esta pregunta: ¿Está el Sevilla viviendo en un engaño? Los tres empates consecutivos permiten a algunos...

  •  

    Revisen la fe

    14/09/2021 · Víctor Fernández

    En un instante, tras un chasquido de dedos de diputados del Silencio, de manera inesperada, el Sevilla se esfumó. El perfil competitivo, seguro, serio, ambicioso y...

  •  

    Los primeros días de septiembre

    07/09/2021 ·

    La vida me enseñó a quitarme de en medio los primeros días de septiembre. Es una época peligrosísima, terreno abonado para las...

  •  

    Así late el corazón

    01/09/2021 · Víctor Fernández

    No sé si renunciar en dos ocasiones a más de 50 millones de euros por un jugador es una locura. No sé si echarle un pulso de este nivel al poderoso...

Podcasts

 

Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.