28-10-1973, hace 48 años; Cruyff debuta en el Barça y rompe moldes: "Soy una persona sin títulos académicos..."

Alejandro Delmás
31/10/2021

"Soy una persona sin títulos académicos. Todo lo que sé lo he aprendido por experiencia.... Los números me fascinan y hasta se me da bien recordar números de teléfono. Mis amigos solo tienen que decírmelo una vez y ya no lo olvido nunca. Quizá por eso soy tan bueno en cálculo mental". Así arranca Hendrik Johannes Cruijff (Amsterdam, 25.04.1947; Barcelona, 24.03.2016) la autobiografía que 'Planeta' tituló 'Johan Cruyff 14. La Autobiografía'.

La irrupción de 'Cruijff' -en adelante y en este texto... 'Cruyff'- en el fútbol europeo y, por ende, en el Barcelona, fue la de un ser magnético que rompió cualquier molde, en lo personal, en lo futbolístico... e incluso fuera del fútbol, con derivaciones hacia la personalidad y profesionalismo de los jugadores de fútbol, la mercadotecnia, etc. Uno no se va a esconder y desde aquí proclama que, comprendiendo las predilecciones por superfiguras como Alfredo Di Stéfano, Diego Maradona o Leo Messi... Johan Cruyff se trata del jugador de fútbol más influyente, seductor, carismático y con más clase que el aquí firmante haya testificado jamás. Y eso, títulos a un lado. Por ejemplo, Cruyff... no ganó una sola Copa del Mundo con la Selección 'Oranje', de Holanda o de los Países Bajos, a la que él y sus compañeros del AFC Ajax de Amsterdam consiguieron el calificativo de 'La Naranja Mecánica', ajuste de 'The Clockwork Orange', la llamativa película del genial director Stanley Kubrick.

Como jugador, Johan Cruyff (pronúnciese algo así como 'Cgaiff') debutó con el Barcelona el 28.10.1973, en memorable partido en el Camp Nou ante el temible Granada de Joseíto, al que el llamado 'Profeta del Gol' (o también... 'Pitágoras con botas') endosó... dos tantos -los otros dos, obra de Marcial Pina y del internacional peruano Hugo 'Cholo' Sotil-, dentro de un rotundo 4-0 para el Barça. El holandés Marinus Michels, que había dirigido a Cruyff en el Ajax y en la Selección de los Países Bajos, era el entrenador barcelonista en aquella fechas y fue pieza clave en su fichaje. 

Por retrasos derivados del tardío fichaje, tras duras negociaciones con el Ajax y la Federación de los Países Bajos -que requirieron inclusive una autorización parlamentaria- y de que el propio Cruyff pidiera 'tiempo' para ponerse en forma, el Barcelona no pudo contar con Johan hasta la octava jornada del Campeonato 73-74. A aquel partido del debut de Cruyff, el Barça llegaba con Michels ya cuestionadísimo, con 2 victorias, 2 empates, tres derrotas (Elche, Celta y Real Sociedad), únicamente sumaba 6 puntos y estaba a solo uno de las posiciones de descenso. Además, eliminado de la Copa UEFA por el Niza. Pero desde que Johan se activó para jugar, el Barcelona sólo perdería dos partidos en la Liga 73-74. Y fueron dos de los tres últimos, ya con el equipo proclamado campeón desde la jornada 29 (2-4 en Gijón, tres goles de Marcial). 

Estas dos derrotas 'de trámite' llegaron ante un gran Atlético de Madrid (2-0), que iba a ser subcampeón de Liga y finalista de la Copa de Europa ante el Bayern München y, en el cierre del torneo (1-0), ante otro buen equipo, la U. D. Las Palmas. Entre medias quedaba el histórico e impresionante 0-5 al Real Madrid en el Estadio 'Santiago Bernabéu', la soberana exhibición del 17.02.1974, con dos dianas de Asensi y tres de Cruyff, Juan Carlos y Sotil. El mismo recinto de Chamartín había sido el escenario de sendos maravillosos shows de un joven Cruyff, en los años 1967 y 69, ante Real Madrid y Milan (aquí, final de la Copa de Europa)... que, sin embargo, no proporcionaron ningún título al Ajax. (Por cierto y en gran revancha del 0-5, aunque sin Cruyff enfrente el Real Madrid barrió por 4-0 al Barcelona en la final de la Copa del Generalísimo de aquel mismo 1974, en el ya derribado Estadio 'Vicente Calderón' de Madrid... pero sin que los extranjeros estuviesen aún permitidos en la Copa, el 'Campeonato de España'). 

Quizá el último gran partido de Cruyff con el Ajax fue también en Madrid/'Bernabéu'. La noche del 25.04.1973, la vuelta de la semifinal de Copa de Europa 1972-73, con 0-1 del Ajax sobre el Real Madrid (tras 2-1 en Amsterdam para los 'ajacied'), una noche de prodigios junto a La Castellana del colosal, maravilloso dúo que formaron Johan y... Gerrie Mühren, el mismo que tres años después ficharía por el Betis y que aquella noche mágica de abril de 1973 marcó el gol del Ajax después de haber dejado con la boca abierta a un 'Santiago Bernabéu' repleto con 110.000 espectadores en jugadas como de ciencia-ficción, jugadas que un gran Real Madrid ni podía soñar con sufrir ante sus propios aficionados. 

Mühren abrió baraja de trucos de magia con un control orientado en el que sumó cinco toques. seguidos sin dejar caer el balón y del que también se guardan las secuencias 'frame by frame'. El resplandor final del gran relámpago que deslumbraba desde el barrio 'amsterdammer' de Betondorp... vino a ser un fogonazo sobre ese mismo Bernabéu que había vivido la desgracia 'ajacied' en aquella maldita prórroga de 1967 y del gol providencial del gallego Pepe Veloso (fallecido en 2019). 

De Gerrie Mühren: "En realidad, lo que yo tenía en la mente para dar los toques en esos momentos... era que había que esperar a Krol, que venía incorporándose por la izquierda. Y lo esperé. Sé que todos en el público me aplaudían y que los jugadores del Real Madrid se pusieron a mirar. También recuerdo que jugué siete veces contra el Real Madrid, entre Europa, Liga española y amistosos... y siempre les gané o les ganamos". Este Ajax iba a ganar la última de sus tres Copas de Europa de la 'Era Cruyff' (1971, 72, 73), con 1-0 a 'la' Juventus de Turín, en la final del 30.05.1973, en el 'Pequeño Maracaná' (Estadio 'Crvena Zveda', 'Estrella Roja') de Belgrado, un tanto de Johnny Rep... que ficharía por el Valencia en 1975.

Como se puede advertir, la marcha de Cruyff al Barcelona, en 1973, iba a descoser ese Ajax tricampeón europeo de 1971 a 73 (finalista en 1969)..., además de seis veces campeón en la Eredivisie entre 1965 y 73, más otras cuatro Copas de los Países Bajos. De forma alucinante para todo el que no sea consciente de lo que Cruyff fue como jugador... el Ajax, con todos los otros compañeros de tantas glorias, cayó tristemente eliminado en su primera eliminatoria de la Copa de Europa 1973-74 (1/8, exento en dieciseisavos) por un oscuro CSKA Sofia, algo que delata más que nada el magnetismo de Johan. 

En esos octavos 'Champions' de 1973-74, con 1-0 para el Ajax en Amsterdam y 2-0 para los búlgaros en Sofia, el opaco CSKA hizo perder al Ajax una eliminatoria de Copa de Europa por primera vez... desde 1967, ante el Real Madrid en Chamartín, en 1/8 de 1967-68: 1-1 y 1-2 para los madridistas, tras otra inolvidable prórroga. En 1968-69, el Ajax y Cruyff sólo cayeron en la final de la Copa de Europa ante el Milán de Gianni Rivera y Pierino Prati (4-1, 'Santiago Bernabeú', tras prórroga) y en 1969-70, el Ajax no jugó la Copa de Europa, que conquistaron sus eternos rivales del SC Feyenoord de Rotterdam. Pero...

LA LEYENDA.- La leyenda del Ajax y de Johan Cruyff había comenzado a finales de los años 60. Todo comenzó cuando el técnico británico Vic Buckingham -que entrenó brevemente al Sevilla en 1972- hizo debutar en el Ajax a aquel 'flaquito', Hendrik Johannes 'Jopie' Cruyff, cuyos padres procedían del barrio 'amsterdammer' Jordaan. Johan Cruyff nació el viernes 25 de abril de 1947 en el Burgerziekenhuis de Linnaeusstraat en Amsterdam. Era el segundo hijo de Hermanus, 'Manus' Cornelis Cruijff y Petronella 'Nel' Bernarda Draaijer, quien lo nombró en honor a su abuelo materno: Hendrik Johannes Draaijer. Johan, 'Jopie' para su madre, creció en la calle de Akkerstraat, en el distrito de Betondorp, a tiro de piedra de De Meer, no más de cinco minutos a pie. El padre, 'Manus' (admirador de Faas Wilkes y de Di Stéfano) y la madre Nel procedían del Jordaan. Después de la II Guerra Mundial, abrieron una verdulería en una tienda de muebles para el hogar, llamada Cruijffs Aardappelenhandel.

Nel también trabajó de forma voluntaria como ayudante en la cantina del estadio del Ajax. Junto a su hermano Henny dos años y medio mayor, 'Jopie' jugaba mucho al fútbol en la calle. Aprendió diabluras... con los bordillos de las calles. Él nos relata en su autobografía: "Descubrí que el bordillo puede no ser un obstáculo, sino que podía convertirlo en un compañero de equipo para el uno-dos. De modo que gracias al bordillo pude trabajar mi técnica. Cuando el balón rebota sobre superficies diferentes con ángulos extraños, tienes que reajustarte al instante. A lo largo de mi carrera la gente se ha sorprendido a menudo de verme chutar o pasar desde un ángulo inesperado, pero eso se debe a cómo me crie... Lo mismo ocurre con el equilibrio. Cuando te caes sobre cemento, duele y, por supuesto, no quieres que te pase. Así que juegas al fútbol procurando no caerte (...) jugar así, intentando reaccionar ante la situación en todo momento, fue lo que desarrolló mis habilidades como futbolista. Por eso soy muy partidario de que los jóvenes jueguen al fútbol sin tacos. Ya no pasan en la calle las horas que pasaba yo, horas aprendiendo a no caerse. Démosles suelas planas y ayudémosles a aprender a mantener el equilibrio...". Más tarde, Johan y Henny también jugaron juntos en los juveniles del Ajax. Después del matrimonio de Johan con Danny Coster (hija del millonario tratante de diamantes Cor Coster, que acabaría siendo su agente), en 1968, el contacto con su hermano Henny disminuyó; después de la muerte de su madre, en diciembre de 2007, ya dejaron de verse.

La noche del 8 de julio de 1959, mientras 'Jopie' Cruyff se despedía de la escuela Groen van Prinsteren, su padre, 'Manus', murió de un infarto (por colesterol elevado): a los 45 años. La muerte del padre -que vivía con un ojo de cristal, gracias al que ganaba apuestas de tiempo mirando fijamente al sol- fue el gran drama en la vida de Johan, quien mantendría conversaciones 'imaginarias' con 'Manus' durante varios años, incluso visitando su tumba en el Cementerio del Este de Amsterdam. Johan mantenía esas conversaciones preguntando a su padre, en diálogos dentro de su cabeza, que podría hacer en ésta o aquélla situación. "A mí siempre me parecía que Johan, en realidad, estuvo toda su vida buscando a su padre", relató en diversas entrevistas la holandesa Marjolijn Yolande van der Meer, esposa -y hoy, viuda- de Armand Carabén i Ribó, el brillante gerente del Barcelona de Agustín Montal que acabó cerrando el fichaje de Cruyff por el Barça, en 1973. En ese 1973, Marjolijn fue decisiva para atraer a una Barcelona bien diferente de la ciudad que hoy es (...) al matrimonio formado por Johan y Danny Cruyff. 

Del propio Johan Cruyff: "Mi padre está enterrado, igual que mi madre, en el Cementerio del Este de Amsterdam, que está justo al lado del antiguo Estadio del Ajax, De Meer, y no mucho después de enterrarlo empecé a hablar con él siempre que pasaba a pie, en bicicleta o en coche cerca del cementerio. Yo no soy muy religioso. Pero lo hice durante mucho tiempo tras su muerte. Al principio le hablaba de la escuela, más tarde, cuando ya jugaba en el Ajax, sobre todo de fútbol: de que el árbitro era un idiota, de mis goles, ese tipo de cosas. Con los años, nuestras conversaciones fueron cambiando, pero nunca cesaron. Siempre iba a hablar con él para pedirle consejo cuando tenía que tomar decisiones difíciles: '¿Tú qué opinas, papá?'

...Mamá Nel no podía continuar con la frutería por su cuenta, por lo que cerró la la tienda. Esos tristes días, Nel quedó el único sostén de la familia y comenzó a trabajar como ama de llaves para... Vic Buckingham, entonces entrenador del Ajax: quien también ofreció a la familia Cruyff una solución pagando ahora a Nel por el trabajo en el club. Unos años más tarde, Nel se volvería a casar con Henk Angel, uno de los utilleros del Ajax, quien se convertiría en 'padre espiritual' de un Johan que empezó a estar obsesionado con la seguridad financiera del jugador: algo que Johan Cruyff tendría presente el resto de sus días.

Después de la escuela primaria (1959), Johan fue al colegio de Frankendaal-Ulo. A la hora del almuerzo, comía regularmente con su madre y la familia Buckingham. Aquí se familiarizó con el idioma inglés. En Ulo, Johan no sacó buenas notas, repetía... y abandonó la escuela. A través del Ajax consiguió un trabajo como dependiente en la tienda Perry van der Kar en Ceintuurbaan. Pero algo muy grande estaba a punto de ocurrir en la vida de Johan Cruyff... y en la historia del Ajax. Tras cumplir 10 años, Johan Cruyff ya se había unido al 'sistema' juvenil del Ajax. El chico Cruyff y sus amigos visitaban con frecuencia un 'patio de recreo' en su vecindario de Betondorp. El entrenador juvenil del Ajax, Jany van der Veen, que vivía cerca de ese patio, olfateó el talento de Johan Cruyff y decidió ofrecerle un lugar en el Ajax: sin prueba formal. 

“Cuando hables con Cruyff, pregúntale por su 'maestro'. Sin él, Johan no habría sido Johan”, decía Laureano Ruiz. Ese maestro había sido Van der Veen, quien a su vez había aprendido el 'Total Voetbal/Football', el 'Fútbol Total', del técnico inglés Jack Reynolds. Van der Veen trasmitió a Cruyff... y a Michels todo lo que Reynolds le había enseñado. Más adelante, el propio Johan diría “De Michels aprendimos la disciplina, pero de Jany habíamos aprendido a divertirnos”. Más adelante, en su 'Autobiografía' y en un puñado de declaraciones, Johan Cruyff siempre señalaría a Van der Veen, en efecto, como el hombre que le inoculó el verdadero juego del fútbol... mientras que en Groen van Prinsteren o en Frankendaal-Ulo, Johan nos relata... "Cada día me llevaba la pelota a clase, la dejaba bajo el pupitre y me la pasaba de pie a pie durante toda la lección. A veces, el profesor me echaba porque molestaba. Lo hacía de forma tan instintiva que ni siquiera me daba cuenta de que no paraba de pasar el balón del pie izquierdo al derecho". 

Ya en el Ajax, en sus primeros años, Johan 'Jopie' Cruyff mostraría todo su talento en el fútbol... y en el 'mound' o montículo del 'pitcher' o lanzador de béisbol; incluso detrás del plato ('plate'), como receptor. Pero, aconsejado a fondo por los propios Van der Veen y Buckingham, tuvo que dejar la sección de béisbol del club 'ajacied' a los 15 años para concentrarse en el fútbol. El curiosísimo relato: "En verano, cuando finalizaba la temporada de fútbol, en el Ajax se jugaba al béisbol, y eso también se me daba muy bien. De hecho, fui 'catcher' del equipo nacional holandés hasta los 15 años. También era el primer bateador, tan pequeño que nunca podían meterme tres 'strikes'. Así que a menudo conseguía cuatro bolas... y a la primera base. El béisbol me permitía centrarme en muchos detalles que después resultarían muy útiles para mí en el fútbol. Como 'catcher' eres tú quien determina el lanzamiento del pitcher porque él no tiene una visión global del campo y, en cambio, tú sí la tienes. Aprendí que tienes que saber a dónde vas a lanzar la bola antes de recibirla, lo que significaba que tienes que tener una idea clara del espacio que te rodea y de dónde está cada jugador antes de lanzar. Ningún entrenador de fútbol me dijo jamás que tenía que saber a dónde iba a pasar la pelota antes de recibirla, pero tiempo después, cuando ya jugaba al fútbol profesionalmente, las lecciones aprendidas en el béisbol, como concentrarme en tener una visión de conjunto, surgieron en mí de manera natural y se convirtieron en mi mayor virtud...".

..."El béisbol es el típico deporte que puede hacer surgir el talento en los entrenamientos, porque tiene muchos paralelismos. Por ejemplo, la velocidad de arranque, deslizarse por el suelo, orientación espacial, aprender a anticiparse a los movimientos y mucho más. Son los mismos principios que aplica el Barcelona en sus ejercicios de control y pase en los 'rondos', que son, a su vez, la base de su estilo 'tiki-taka'. Estoy seguro de que a mí me funcionó, porque seguí profundizando en el béisbol más adelante, lo que significa que como entrenador pude transferir con éxito muchos consejos del béisbol al fútbol. Lo mismo ocurre con la costumbre de intentar anticiparse, algo que también me enseñó el béisbol". En sus primeros años en el Ajax, un jovencísimo Cruyff llegó a vestirse como... portero suplente en partidos de Copa de Europa.

EL DEBUT OFICIAL.- Con su 'ayo' Vic Buckingham, Johan Cruyff hizo su debut en la Eredivisie con el primer equipo del Ajax el 15.11.1964, contra el GVAV Groningen, anotando el único gol del Ajax en una derrota por 3-1. Ese año 64-65, el Ajax terminó en su posición más baja desde el establecimiento del fútbol profesional en Holanda: puesto 13, algo que le costó el cargo a Buckingham. Pero los acontecimientos volaron, llegó Rinus Michels, 'Mr Mármol', que se impregnó de toda la información de Van der Veen... y Johan Cruyff... empezó a volar aún más alto: en 1965-66, con 18 años, bien antes de cumplir 19, Johan ya se estableció como un 'habitual' en la titularidad del primer equipo del Ajax tras anotar dos goles al DWS Amsterdam de Rensenbrink, ya en el Estadio Olímpico: el 24 de octubre de 1965, 2-0 para Ajax. Un semidiós explosivo y melenudo, todo cambio de ritmo y sensibilidad en el manejo de las dos piernas -poseía un perfil 'poliédrico', tocaba sin problemas 'exterior e interior' con ambos pies- Johan Cruyff anotó 25 goles en 23 partidos de aquella temporada 1965-66... y Rinus Michels ganó su primer Campeonato de Liga con el club. 

El 12 de junio de 1966, la Selección española del 'comandante' José Villalonga, vigente campeona de Europa (1964), que preparaba en Santiago de Compostela la Copa Mundial de 1966 en Inglaterra... se enfrentó en Coruña/Riazor al Ajax de Michels, Cruyff, etc. Por entonces, el fútbol holandés apenas significaba nada en una España aún más paleta que hoy, por imposible que esto parezca. 

En 1965-66 el Real Madrid 'ye-yé', que iba a alzar la sexta Copa de Europa del Real, había barrido al Feyenoord, campeón holandés de 1965. Un Ferenc Puskás casi cuarentón despachó cuatro tantos en el Bernabéu (sus últimos goles en Europa) a los grandes y eternos rivales del Ajax. Un equipo holandés se veía como poco más que un aperitivo, y menos un equipo tan lleno de jovencitos melenudos. Pero... esa de Riazor fue la primera vez que el relámpago de Johan Cruyff iluminó un campo español. La Selección de Villalonga alineó dos equipos distintos, uno en cada parte. En el primer tiempo jugaron: Iribar, Rivilla, Olivella, Reija, Del Sol, Zoco, Rifé, Luis Suárez, Marcelino, Lapetra y Gento. En la segunda parte... Betancort, Sanchis, Gallego, Eladio, Pirri, Glaría, Villa, Adelardo, Zaldúa, Fusté y Peiró. 

Aunque el 'Advenimiento del Profeta Johan' en Riazor no cuente en el palmarés oficial internacional de España por los cambios en masa (dos equipos españoles completos), más la circunstancia un club como rival, etc... en Riazor gobernó ese día el Ajax, que fue absolutamente superior: el 1-2 no mostró la superioridad real de un joven Ajax: que demarró con Johan Cruyff en plena exhibición sobre el pasto húmedo coruñés, no tan lejos de los Países Bajos. En la segunda parte, el delantero José Antonio Zaldúa (navarro, barcelonista y también del Sabadell, fallecido en 2018) marcó el gol de la Selección española; Cruyff y Jacobus 'Co' Prins (otro delantero 'ajacied' internacional, fallecido en 1987, jugó también para el Kaiserslautern y actuó en el 'film 'Evasión o Victoria') anotaron para el que ya era campeón de Liga vigente en los Países Bajos, algo que España pocos se habían cuidado bien de apreciar, según acendrada costumbre. Lo sobresaliente fue la munición de mercadotecnia que recibio el detergente 'Ajax', que entonces se anunciaba como 'El Más Poderoso'. Pero fue... la vergúenza nacional (una más) y el preludio de un nefasto Mundial en tierras británicas: que concluyó con el cese de Pepe Villalonga. Llegaba el Ajax de Michels y de 'Los Doce Apóstoles', explotaban Johan Cruyff... y Gerrie Mühren, que entre 1976 y 1979 aún deslumbraría en el Real Betis Balompié. 

EL 'SANTIAGO BERNABÉU': 1967.- En 1966-67, el Ajax cayó en 1/4 de la Copa de Europa ante el Dukla de Praga tras propinar otro sonoro aviso: 5-1 al Liverpool en octavos, 7-3 en total para los de Amsterdam. Pero en 1967-68... ya se trataba del Real Madrid: y en la Copa de Europa, que el Real había alzado en 1966. Al frente del Real Madrid 'ye-yé', Miguel Muñoz tocó generala: "El Ajax tiene un delantero centro de 20 años formidable, que le formó un cristo a la Selección en el verano pasado". Pirri y Zoco recordaban algo de lo ocurrido en Riazor, pero a pocos asustó eso. "Mis aficionados merecen ver al Madrid con el color de su gloria", proclamó Van Praag en la ida, en Amsterdam. Y el Ajax vistió... de rojo, en ese turno de ida en el Estadio Olímpico de Amsterdam, donde asistieron 6.000 emigrantes españoles, llegados de Alemania, Bélgica, Francia, Suiza o los mismos Países Bajos. Por el Ajax: Bals; Suurbier, Vasovic, Pronk, Hulshoff; Groot, Nuninga, Müller; Swart, Cruyff y Keizer. Por el Real Madrid: Junquera; Calpe, De Felipe, Sanchís; Zunzunegui, Zoco; Amancio, Pirri, Grosso, Velázquez y Bueno. Cinco defensas, tres medios y Amancio y Manolín Bueno en el ataque. Cruyff marcó al paso por los 16 minutos. Pirri igualó en el 35: crucial gol en campo contrario. Se estrenaba el sistema de 'goles dobles' a domicilio, aún vigente. 

A España, en la vuelta, el 11.10.1967, viajaron 3.000 holandeses, que pasearon por Madrid con cervezas y con esa 'extraña' camiseta con lista roja central de su equipo, el Ajax: nada de eso se veía entonces, en la España de Franco y los Polos de Desarrollo. El Real Madrid hizo debutar al atacante guipuzcoano Rafael de Diego, que más tarde (1971) iría al Sevilla, previo paso por el Sabadell. De Diego moriría en 1982. 

...Esa noche del 11.10.1967, erl Real devuelve la cortesía de Van Praag en Amsterdam y juega con uniforme azul. El Ajax juega 'de Ajax', con esa su extraña camiseta. En Madrid 'epatan' esos demonios de extraña camiseta blanca con gran lista roja central: delgados, móviles, atléticos y con melenas. Algo nuevo está estallando en el Paseo de la Castellana, Madrid. Un cometa resplandeciente. De flaco que es, Cruyff parece... transparente: pero hace diabluras. Zoco y Zunzunegui sufren un martirio ante el cambio de ritmo y la versatilidad de Johan. De aquella noche iniciática em Chamartín nos relataba Don Alfredo Relaño Estapé en 'AS': "El Ajax juega de Ajax, con su franja ancha, nunca vista aquí, y llaman la atención sus jugadores, delgados, melenudos, móviles… Se percibe algo nuevo. Cruyff es un barbilampiño que de tan pálido casi parece transparente, pero hace diabluras..."

El Ajax llegaba en oleadas y el ya fallecido portero madridista Andrés Avelino Junquera, en su mejor noche, detuvo hasta la luz de la Luna. Gento adelantó al Madrid en el minuto 58, desde fuera del área... pero al momento (59') un cabezazo de Henk Groot a la escuadra, tras castigo a balón parado, sellaba el 1-1. Hay prórroga. Y con el Madrid exhausto... Johan Cruyff se hace el amo, enloquece a medio Real Madrid, silencia al Bernabéu y martillea los postes de Junquera, que sigue parando como puede. Pero el minuto 101... Pepe Veloso arranca, se va de tres 'ajacied' y, de zurdazo ajustado, bate al buen meta Gerrit Bals. Venía... un 'cambio de guardia' o 'cambio de ciclo' en Europa; esto estaba claro. Relaño -que estuvo presente allí, en aquella larga noche 'chamartiniana'- 'remembers'... "Pasó el Madrid, pero todos nos fuimos presintiendo que llegaba una nueva época. Se anunciaba un fútbol de tipos delgados, melenudos, móviles, con ese Cruyff como heraldo."

Previo título continental del Feyenoord ante el Celtic (2-1, 1970) y tras caer 4-1 (Vasovic, de penalti, con Ortíz de Mendívil agarrado al poste) en la final del Bernabéu, en 1969, en 'novatada' ante el Milan de Pierino Prati -tres goles- y el 'Senador' Gianni Rivera... Johan Cruyff sumó las tres míticas, legendarias copas de Europa (1971, 72, 73) con este Ajax edificado por Jaap van Praag -superviviente de los 'raids' nazis contra los judíos de Amsterdam- y Michels, alias 'Míster Mármol' o... 'El General'. "Teníamos unos automatismos y, cuanto más los ensayábamos, más nos divertíamos. Michels quería que defendiéramos arriba para que, cuando robáramos, estuviéramos a 20 metros del gol y no a 80", recordaba Ruud Krol, otro de aquellos angelicales demonios.

"Con Michels había que entrenarse bien a la fuerza, lo quisieras o no; si no estaba contento del entreno, él nos decía que no teníamos ganas, que si estábamos viejos: nos mandaba a aquel vestuario del viejo Stadion De Meer, hacía que nos dieran un té caliente... y nos sacaba otra vez a entrenar durante otra y media, aunque lloviera o fuese ya de noche", recontaban los propios Cruyff y Mühren. Cruyff siempre intentaba 'chuparse' vueltas con la fila de jugadores 'ajacied', saltando de un grupo a otro... hasta que un día, Michels lo pilló, le hizo ir a entrenarse al día siguiente, a las 08:00 horas de la mañana, y cuando Cruyff llegó a De Meer, Michels, alias 'Mr. Mármol', se limitó a mirar el reloj desde su automóvil y a decirle, antes de irse de inmediato y dejar 'plantado a Johan: 'Para esto no merece la pena levantarme a esta hora'. Muchos años más adelante, el propio Johan Cruyff, ya como entrenador, se sorprendería al hallarse en una situación calcada ante un jugador llamado... Frans Rijkaard... (N. del aquí firmante: 'Ik ben in De Meer gewest', 'Yo he estado en De Meer'. Fue en 1974 y 75; era como un campo de pueblo, de la Tercera española de los años 70. Algún resto queda; poco en todo caso). 

"El nuestro era un tipo de fútbol que no era normal en aquellos tiempos en Europa. Y era nuestro propio estilo", sintetizaba Johan Cruyff, sobre aquel Ajax llamado de 'Los 12 Apóstoles', Rinus Michels y sus once elegidos. Era el 'fútbol total', 'Total Voetbal'... en 4-3-3. De memoria; el equipo 'definitivo' del Ajax, el que abatió a 'la' Juventus de Cestmir Vycpalek y la familia Agnelli en aquella gran final de Copa de Europa de 1973: Stuy; Suurbier, Hulshoff, Blankenburg, Krol; Haan, Neeskens, Gerrie Mühren; Rep, Cruyff, Keizer. En ese momento, con Michels en el Barcelona como predecesor de la llegada del 'Profeta Cruyff', el Ajax campeón ya estaba entrenado por el viejo zorro rumano Stefan Covaci/'Kovacs'. Bastó el gol de Rep para el tercer título en fila; llegó a los diez minutos. Y ahí, justo ahí, en el 'Pequeño Maracaná' de Belgrado, el 'Crvena Zvezda' o 'Estrella Roja'... ahí concluyó esta electrizante era del 'Total Football' que se extendió durante siete años en los Países Bajos... y apenas otros tres en Europa.

LA INFLUENCIA DEL REAL MADRID... Y EL FICHAJE: BARCELONA.- Es cierto que esa situacion fue, de alguna manera, el símbolo de que justo en aquel momento el Ajax era superior a todos en Europa, incluso a un Real Madrid... que había querido fichar a Cruyff en 1970, llegando a un acuerdo antes con el Ajax que con el mismo jugador; algo que a Johan le pareció intolerable y que nunca iba a olvidar. Cruyff empezó a identificar al Real Madrid -que recordaba bien las exhibiciones de Johan en el 'Santiago Bernabéu'- un poco con la España de la dictadura franquista -al igual que hacía la propia Marjolijn van der Meer de Carabén- y al Barça con algo así como una causa progresista. 

Inclusive, cierta leyenda urbana sostiene que, a mediados de los años 70, Cruyff llegó a enfrentarse abiertamente a la Policía Armada de Franco, los célebres 'grises', para defender a manifestantes en las calles de Barcelona. Cuando Vic Buckingham fichó como azulgrana, en diciembre de 1969, ya de la mano del presidente Agustín Montal, casi que su primera propuesta fue el fichaje de Cruyff. Se habló de acuerdo por dos temporadas, con 22 millones de pesetas para el Ajax, pero no pasó nada. Apareció el Madrid... y tampoco pasó nada. No podía pasar, entre otras cosas porque en 1970... el fútbol español vetaba a los extranjeros, después de los fracasos en los Mundiales de 1962 y 1966, de los que se culpó a la crisis de las canteras por la llegada masiva de esos mismos exranjeros. El Barcelona renunció al fichaje... y el Real Madrid llegó a ese principio de acuerdo con el Ajax (que tanto enfureció al propio Cuyff) 'por si había apertura'...

De todos modos, hacia el verano de 1970, a un Cruyff emergente ya le atraía muchísimo el Barça y en junio de ese año, mientras se disputaba el Mundial de México (que Holanda/Países Bajos no jugó, aunque iba a ser finalista en los dos siguientes), Johan viajó a Barcelona para visitar a Buckingham. Increíblemente, ya posó en el Camp Nou vestido de azulgrana, en la fotografía que ofrecemos, para la antigua revista R.B. ('Revista Barcelonista'), invitado por Carlos Barnils, fundador y director de la revista. Carlos Rexach, Danny Cruyff y el masajista Ángel Mur Sr. acompañaron a los Cruyff en su 'Tour' por el Camp Nou. Los Cruyff también visitaron al presidente barcelonista, Agustín Montal, hijo de otro presidente anterior del mismo nombre, a Vic Buckingham -por supuesto- el Pueblo Español, el Hotel Rey Don Jaime de Castelldefels (donde se concentraba el Barça), Canaletas, las Ramblas, la Sagrada Familia. Por lo demás, y pese a la prohibición de extranjeros (sí podían jugar aquellos falsos 'oriundos', Adorno, Fleitas, etc...) España ni siquiera se clasificó para el Mundial de México-70 y una nueva votación federativa, el 26 de mayo de 1973... abrió las fronteras.

Tras el tercer título continental del Ajax en fila, y con intermediación de un periodista holandés, Theo Stolze -al que ayudó abiertamente Marjolijn van der Meer, ya casada con el gerente Carabén tras haber trabajado en un 'camping' de Castelldefels- Johan Cruyff ya planteó abiertamente al Ajax su fichaje por un Barcelona donde ya le aguardaba Michels, que -como hizo en el Ajax- había sucedido a Buckingham. Jaap van Praag, presidente 'ajacied', intentó retrasar la operación todo lo que pudo. Van Praag sabía la crisis que la marcha de 'El Profeta del Gol' iba a traer a 'su' Ajax (que hasta 1995 ya no volvería a ganar el Ajax otra Copa de Europa, ya como 'UEFA Champions League'). Michels también se incorporó a las conversaciones, junto Marjolijn 'Carabén'; era imposible que a los dos holandeses, Rinus y Marjolijn, se les escapara una sola palabra en idioma neerlandés.  El 15 de agosto de 1973, a la salida de una de las interminables reuniones en el hotel Esso de Ámsterdam, cerca del Aeropuerto de Schiphol, Van Praag dijo esto a los periodistas: "Okay, Cruyff-Barcelona".

Pero aún intervino...el Parlamento del Reino de los Países Bajos, las viejas Provincias Unidas de Holanda. La Federación futbolística del Reino (KNVB) se oponía y esgrimía derechos legales para hacerlo. El propio Ministro de Asuntos Sociales del país, Jaap Boersma, hubo de defender la aprobación en el Parlamento, entre un intenso debate en los Países Bajos que provocó incluso la dimisión en pleno de la Comisión de Futbolistas Profesionales de la KNVB. En fin, Cruyff firmó por el Barça el 18.08.1973. El presidente Montal abonó un millón de dólares al Ajax y otro millón 'global' de dolares a Cruyff por las tres temporadas de su primer contrato con el Barça, hasta 1976. 

En aquel verano de 1973, un millón de dólares equivalía a unos 60 millones de pesetas, que con la inflación de hoy cabría computar en 100 millones de pesetas. Esto es... unos 600.000 euros. Dos millones de dólares serían iguales a 1.200.000 euros de hoy. Eso fue lo que costó la llegada de Cruyff al Barcelona de Montal, mientras que el Real Madrid de Santiago Bernabéu se tenía que conformar con el elegante mediocampista internacional alemán Günter Netzer (Borussia M'gladbach) y con el extremo zurdo argentino Óscar 'Pinino' Más, tremendo chutador... que en modo alguno triunfó en el Real. Netzer... tampoco. En sus últimos días en Amsterdam, Cruyff pasó de héroe supremo a villano máximo y tuvo que enfrentarse con la ira de los 'ultras ajacied', que llegaron a apedrearle el automóvil cuando Johan se desplazaba en coche con Danny por las calles de Amsterdam. En Barcelona, en el Camp Nou... Johan nunca dejaría de saludar con el brazo levantado al lugar del palco donde Danny se sentaba, cada vez que se llegaba al descanso.

Entre 1974 y su despedida como jugador del Camp Nou, en 1978,  el gran Johan Cruyff... sólo logró con el Barça aquella triunfal Liga de 1974, más la Copa de su despedida, en la final de 1978, con 3-1 a la U. D. Las Palmas en la final de 1978. En sólo un año desde su llegada, Johan consiguió que el potente 'pulmón' Johan Neeskens saliera del Ajax para acompañarlo en el Barça, a cambio de apartar al pobre 'Cholo' Sotil. De 1974 a 1978, el Barça firmaría tres subcampeonatos de Liga española y un tercer puesto. Además, sin el menor éxito importante en Europa. 

Aunque jugaron un sensacional Mundial alemán en 1974, Cruyff y 'La Naranja Mecánica' de los Países Bajos (KNVB) no pudieron atrapar aquella Copa del Mundo, en la final del 07.07.1974 en Múnich/Olympiastadion ante los 'locales' de la Alemania Federal del 'Kaiser' Franz Beckenbauer, de Gerd Müller, Maier, Breitner, Uli Hoeness... y del 'sospechoso' árbitro inglés Jack Taylor. Rinus Michels dejó inicialmente el Barcelona al final de la campaña 1974-75 y le sustituyó el no menos implacable técnico alemán Hennes Weisweiler (ex Borussia M'gladbach)... que rompió abiertamente con Cruyff y tuvo que abandonar el club antes del final de 1975-76; relevado por el estudioso Laureano Ruiz. Weisweiler no podía digerir el liderazgo de un Cruyff que hacía, literalmente, lo que le daba la gana en Barcelona y en el Barça e instauró la costumbre de entrenarse con uno de aquellos primeros relojes digitales 'Casio' de muñeca, a fin de cronometrar el entrenamiento. Y nunca dejó de fumar -como queda claro en la imagen que abre este texto-, algo que en 2016 le pasaría la factura de su vida, mediante fatídico cáncer de pulmón. 

En el verano de 1976, Michels regresó al Barça y Cruyff se volvió a 'poner a sus órdenes'. Fue expulsado dos veces, las dos ante el Málaga: en febrero de 1975 (Málaga, 3-2 para el Málaga) y febrero de 1977 (Barcelona, 2-1 para el Barça), por los árbitros Orrantia Capelastegui y Melero Guaza. En ambos casos, por protestas airadas, tras sendos goles malaguistas. En Málaga le escoltaron los 'grises' de la Policía Armada para que abandonara el césped de 'La Rosaleda', entre una bronca monumental (...); y en el partido de Barcelona, Johan alegó que sólo había dicho 'Manolo, marca ya' al delantero Manolo Clares, su compañero. Melero entendió otra cosa, esa serie de tres palabras que empieza por 'H' y termina por 'a'...

Otra incidencia curiosísima de  Cruyff le vino a ocurrir el 24.03.74, en San Mamés, en su primera temporada en España, cuando a los 36 minutos, Ángel María Villar, después presidente de la Federación Española, fue expulsado por el árbitro sevillano Leonardo Soto Montesinos -que también era árbitro federado de 'catch', lucha libre, y que dirigió aquel inicial Barcelona-Granada de 28.10.73--... por abofetear a Johan. Villar explicaría con el tiempo: ”Cruyff me pegó una patada que me rompió la espinillera... eran unas espinilleras nuevas y sólo se vendían en Inglaterra. Me hubiera partido la tibia sin ellas. Me calenté y cuando me acerqué a él en un córner yo estaba encendido. Se quedó en un cachete o como mucho en un tortazo porque lo esquivó, pero quería darle un puñetazo”. Villar acabó el partido en el vestuario y días después le cayeron 200.000 pesetas de multa. Para Cruyff fue 'una anécdota más'. Agregó: "Lo único que quiero poner en claro es que Villar tuvo un gesto del que rápidamente se arrepintió. Por su parte, fue un detalle muy digno su visita a nuestra caseta recién terminado el partido. Dice mucho en su favor." Villar tenía... 23 años. 

En Sevilla se vio a Cruyff por primera vez en un Betis-Barcelona del 08.12.1974, con el campo del Betis a reventar (el Sevilla estaba en Segunda), en duelo que concluyó con 1-0 para el Betis, testarazo de Antonio Biosca en el minuto 89... y con Rogelio y Antonio Benítez haciendo diabluras para perder tiempo en el banderín de córner. Johan se despidió de Sevilla como jugador el 26.03.1978, en el Estadio 'Ramón Sanchez-Pizjuán', triunfo sevillista por 2-1... tras haberse negado -un Cruyff totalmente de vuelta, ya 'ausente' del Barcelona- a ejecutar un penalti que (con 1-1) 'Torito' Zuviría erró ante las largas manos de Gustavo Fernández. Montero y Scotta (penalti, asimismo) sentenciaron aquel día a favor del Sevilla.

En 1978, cuando Johan Cruyff abandonó la plantilla azulgrana, hacía ya casi tres años que había fallecido el General Franco. El 'Flaco' Cruyff había testificado la mismísima transición de España desde el franquismo hacia la democracia. A pesar de todo -y aunque llamó 'Johann Jordi' a su hijo varón, el hoy 'Jordi Cruyff'- Johan Cruyff nunca llegó a dominar el catalán. En España y en Barcelona... siempre se hacía entender en español. De forma insólita, lo nunca visto en España... Danny pasó a cobrar por anuncios en TV, como aquel de 'Pinturas Bruguer': "Mientras mi marido trabaja, yo pinto con Pinturas Bruguer', mientras que Johan recibía millones para sus propias campañas publicitarias como aquella de 'Calzoncillos Jim', en la que su única condición fue: "No voy a salir en calzoncillos". Con la Selección de los Países Bajos se vestía con camiseta 'naranja', 'oranje'... con dos bandas. Porque los 'oranje' tenían 'Adidas' como uniforme... y Johan era... 'Puma'. No jugó el Mundial de 1978 con la Selección 'oranje' por puro y simple miedo después del asalto a manos de delincuentes comunes que había sufrido su domicilio familiar en Barcelona, a finales de 1977. No fue por ninguna otra cosa. El 'Profeta del Gol' se despidió del equipo nacional de los Países Bajos con 48 camisetas 'oranje', pero no sin firmar aquellas escenas prodigiosas del Mundial alemán de 1974, como los fabulosos goles a Argentina y Brasil... o el mortal cambio de ritmo ante el 'terrier' Berti Vogts del penalti que abrió la finalísima ante la gran Alemania Federal y que Neeskens transformó ante Maier en el provisional 0-1.

 "Todo en Johan era magnetismo y liderazgo; a partir del momento en que hablabas con él ya sabías qué personalidad tenía. Y no era pesetero, era supergeneroso", recuerda Marjolijn van der Meer de Carabén. David Carabén, hijo de Armand y Marjolijn, es escritor, guionista de programas televisivos... y vocalista del grupo 'Mishima'. En 1978, Johan Cruyff abandonó el Barça como jugador, rumbo a Los Angeles Aztecs, donde aguantó un año. En los Países Bajos aún ganaría otras tres 'Eredivisie', dos con Ajax y una, la última (1983.84)... nada menos que con el Feyenoord. En España aún se vestiría de azulgrana, pero fue sólo por una fantasmal primavera, en 1981, con el Levante. En Segunda, entre 33 y 34 años de edad. Fichó por diez millones de pesetas más un porcentaje de las taquillas y se despidió en junio de ese mismo 1981, ya con 34 cumplidos. 

Tras cerrar andadura (y carrera en alta competición) con el Feyenoord, Johan Cruyff se hizo entrenador con el Ajax, en 1985... y alzó dos Copas de los Países Bajos desde el banquillo 'ajacied'. Ya como entrenador del Barça, entre 1989 y 1994 ("pasad siempre todo lo fuerte que podáis, pero disfrutad jugando..."), Cruyff conquistó como primer entrenador azulgrana cuatro Ligas españolas, una Copa del Rey, tres Supercopas y la Copa de Europa/'Champions' de 1992, en el viejo Wembley Imperial Stadium londinense; la primera en la historia del Barça. Aún cabe disfrutar del Johan Cruyff que fue técnico azulgrana en alguna exquisita grabación en la que da lecciones de coordinación, por vía de la comba, a un sorprendido Hristo Stoichkov. A los periodistas les dijo desde el principio: "No olvidéis que todos comemos aquí del mismo plato". Otra reflexión típicamente 'cruyffista': "En España, los 22 jugadores suelen santiguarse antes de salir a jugar. No entiendo eso bien, porque entonces todos los partidos deberían terminar en empate".

Recordad siempre así al 'Profeta del Gol': "Soy una persona sin títulos académicos... Todo lo que sé lo he aprendido por experiencia. Descubrí que el bordillo puede no ser un obstáculo, sino que podía convertirlo en un compañero de equipo". Ese era Hendrik Johannes Cruijff, AKA 'El Flaco'. El magnético semidiós del Carisma. 1947-2016.

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.