Arranca Wimbledon: 100 años de la Centre Court... y 90 del último 'ball boy'/recogepelotas de posguerra, Peter Knight

Alejandro Delmás
Alejandro Delmás
25/06/2022

'This is Wimbledon'. Arranca la edición número 135 de los 'Campeonatos de Wimbledon' (la 134ª, que debería haber tenido lugar en 2020, se pospuso por la nunca bien ponderada 'pandemia' y se celebró con ese número de orden en 2021)... y se trata de unos 'Championships' bastante atípicos. Para empezar, 'no se alinea' el monarca supremo de los Campeonatos, un tal Roger Federer, que ha conquistado la plusmarca de ocho títulos al aire húmedo de la Centre Court... y que cumplirá 41 años el próximo 8 de agosto, con aparente, decidida intención de regresar a las pistas tras un año completo de inactividad, justo desde que cayese ante Hubert Hurkacz en 1/4 de Wimbledon-2021. Voces tan autorizadas como la de Ion Tirac ya advierten severamente al gran Federer para que aleje la posibilidad de 'hacer el ridículo'. Pero además, el esperpéntico, excéntrico veto del propio 'All England Lawn Tennis Club' (AELTC), organizador de 'The Championships', a todo tenista ruso o bielorruso ha sacudido conciencias de jugadores en todo el mundo e inclusive de los propios organismos del tenis mundial que agrupan a los profesionales de ambos sexos, ATP y WTA.

El veto del AELTC a quienes poco o nada tienen que ver con 'la guerra de Putin y Zelenskiy' ha ido dejando por los suelos varios flecos de la credibilidad del torneo más prestigioso/carismático del tenis mundial, aunque todo resultaría bastante menos insólito para quien conozca a un tal Ian Hewitt, el actual, inefable y nunca bien ponderado presidente del  AELTC, exdirector de la Sala de Prensa Principal ('Main Media Room'). Nos hallamos ante un inglés-inglés-'british', de tez sonrosadita y absolutamente digno de haberse alistado en 1588 contra la Gran Armada de Felipe II ('El Rey Prudente') en una de las naves de Lord Howard, Drake o Frobisher. 

ATP y WTA han decidido que no se repartan puntos en relación a estos Campeonatos de Wimbledon... ni se mantengan los de 2021, con el consiguiente grave/irremisible perjuicio para quienes llegaron más lejos en las rondas finales del evento en 2021. Hay tres perjudicados sobre todos: Novak Djokovic y Matteo Berrettini, campeón y finalista masculinos en 2021... y Karolina Pliskova, finalista en el torneo femenino. La australiana Ashleigh Barty, vigente campeona, anunció su retirada de las pistas al finalizar la temporada 2021. "Este año voy a perder 4.000 puntos sólo entre Australia y Wimbledon; y todos, por decisiones políticas", argumenta Djokovic, frustrado y algo 'desactivado'... ante la acometida de un Rafa Nadal que reaparece en Wimbledon desde su derrota ante Federer en semifinal de 2019... y que va a la caza del 'Grand Slam' anual, 'de calendario', lo que ningún hombre ha conseguido desde Rod Laver en 1969. Steffi Graf lo logró en 1988, además del oro en los Juegos Olímpicos de Seúl: 'Golden Slam'. 

Matteo Berrettini (que pierde 1.200 puntos ATP) echa candela a las brasas de Djokovic: "Estoy indignado; esto es algo que los jugadores nunca deberíamos haber permitido; no importa lo bien que juegue este año, mi ranking bajará". Nombres como los rusos Medvedev, Rublev o Khachanov, actuales números 1, 8 y 22 de la ATP (dos 'Top Ten')... o la bielorrusa Aryna Sabalenka, quinta tenista mundial en el WTA Tour-Ranking... se han quedado fuera de los cuadros del All England. 'Lost to politics', señalan Djokovic y Berrettini...

CIEN AÑOS DE LA CENTRE COURT... Y MÁS.- Pero, entre el avispero alborotado por la decisión boicoteadora del AELTC y que Mr. Hewitt ha firmado gustosamente, de acuerdo con 'su' Directora Ejecutiva, Sally Bolton... la edición numero 135ª de 'The Championships' echa a rodar desde este mismo lunes 27, ya sin el descanso del 'Middle Sunday' o 'domingo intermedio', por primera vez en la historia de la 'fortnight', la quincena de 'los Campeonatos'; y esto, justo cuando se cumplen 100 años de la inauguración de la sacrosanta Centre Court, la Pista Central, la llamada 'Catedral' del tenis mundial... y donde también se están permitiendo por primera vez en la historia entrenamientos previos de jugadores 'señalados', básicamente campeones o excampeones (Djokovic, Nadal, Muguruza, etc.) a fin de testear el tapiz de hierba (de Kent) que, ajustado y 'biselado' al máximo, tantos resbalones y situaciones confusas ha provocado estos años inmediatamente anteriores. Hasta ahora y fuera de los Campeonatos, la Centre Court sólo se abría para el equipo del Reino Unido en una eventual final de Copa Davis (...) o para cuatro felices socios escogidos por sorteo para probar la sagrada hierba en un partido de dobles, ya en las mismísimas vísperas de 'The Championships'.

La calidad y composición de la hierba tradicional cambió en 2001. Hasta ahí se trataba de semillas perennes de centeno. Ese mismo año se modificó el 'sacro tapiz' hacia una combinación que mezclaba 70% de las semillas tradicionales... con la más fuerte semilla de Kent, la 'Creeping Red Fescue' ('Festuca Rubra'). Eso se hizo para reducir los efectos del desgaste en las 37 pistas de hierba del All England. Un jugador que maltrate a conciencia o levante con furia intencionada la hierba de una pista de Wimbledon en ataque de rabia o gamberrismo se enfrenta a durísimas multas. Desde aquel 2001, en efecto, el desgaste de la hierba no es como antes, pero la inmensa mayoría de jugadores y técnicos veteranos sostienen que el pasto actual -además de los materiales de juego- permite un tenis mucho más lento y no tan rápido como en los viejos tiempos. Hoy se gana más en Wimbledon con un resto como el de Djokovic (o Nadal) que con una de aquellas voleas, elásticas y 'de toque', de John McEnroe o Pat Cash.

Tras la inauguración de hace cien años, el 11 de octubre de 1940, ya bien dentro de la II Guerra Mundial, uno de los 'raids' de la Luftwaffe alemana (que destruyó durante esa Guerra Mundial un total de 14.000.casas del barrio de Merton y el suburbio de Wimbledon) arrojó bombas directamente sobre el All England Club. El ataque llegaba meditado por el propio Hermann Goering, Mariscal (poco) 'aéreo' del Reich: Wimbledon era y es uno de los símbolos de Inglaterra. Una de las bombas alemanas hizo impacto en la cubierta de la Centre Court, destrozando esa misma cubierta y unos 1.200 asientos. Pese a los daños, la determinación del club fue reemprender los Campeonatos a toda costa en 1946, incluso con algunas instalaciones provisionales. Yvon Petra (Francia) y Pauline Betz (EE UU) fueron los campeones en 1946.

Se mantiene -y se recuerda en la misma página oficial del AELTC- el 'Dress Code' de Wimbledon, el Código de Vestimenta. Y no solo afecta a los jugadores, en cuyas ropas debe 'predominar' el color blanco; la expresión 'predominantemente blanco' aparece referida a casi todos los aspectos del uniforme de juego. A los socios del All England Club y los invitados se les exige acudir a partidos, actos y palcos, con chaqueta, corbata y pantalón 'de apariencia respetable'. También se recuerda desde el All England Club el 'patronazgo real' del torneo, además de otra bien sagrada tradición del evento: las fresas con nata, que se suelen regar con el espumoso 'Pimm's'. Un 'sponsor' de Wimbledon que lleva nada menos que 120 años asociado al torneo es 'Slazenger', la empresa de material deportivo que suministra las (pesadas) bolas. Y otro 'sponsor', 'Robinsons', la firma de bebidas de frutas, tiene contrato con el All England desde 1935. Cada día de los Campeonatos y en el pasillo trasero de la Centre Court se pueden detectar largas colas de público (además de la habitual de quienes buscan 'tickets' por toda la avenida Church Road, SW-19, Metro/Southfields) con idea de comprar botes de bolas usadas en los partidos del torneo, ya a precio reducido.

EL ÚLTIMO 'BALL BOY' DE POSGUERRA.- El nombre de 'Barnardo's' designa -tal cual- a la Asociación Británica de Escuelas de Caridad ('Children's Home') que ha venido aprovisionando de recogepelotas o 'ball boys' al club y al torneo de Wimbledon... durante los últimos 150 años. Los recogepelotas más reputados venían de la Escuela de Goldings, bajo recomendación y designación de sus profesores. A partir de 1969, sin embargo, el All England Club abrió el listado a otras escuelas de los barrios de Merton, Sutton, Kingston, Surrey y Wandsworth. Conviene indicar que para ser 'ball boy' en Wimbledon se precisa dominar -tras rigurosos ensayos- el arte y la técnica de lo que pueden ser movimientos organizadísimos; casi de 'ballet'. Piensen por ejemplo en algo así como los 'seises' que danzan en la Catedral de Sevilla, en determinadas festividades. No cabe hablar de comparaciones irreverentes; sólo Dios y la Reina Isabel, 'Elizabeth Regina', sabrían hacia dónde cae la mayor irreverencia. Will Shakespeare... no pudo asistir a ningún Campeonato de Wimbledon, aunque -como sabemos- Sir Francis Drake sí se dedicaba al juego de pelota en Bristol, a la espera de las velas de la Gran Armada 'filipina'...

En su momento, en 2016 -año al que pertenece la imagen que abre texto del firmante junto a Knight, en el All England Club, Wimbledon-, el firmante tuvo oportunidad de conversar en el mismo Wimbledon con Peter Knight, el viejo 'ball boy' de Middlesex. Knight; el último recogepelotas vivo de los 'Campeonatos' de 1946, primeros que se celebraron en Inglaterra desde 1939, con posterioridad a los desastres de la II Guerra Mundial. Peter Knight, residente en Twickenham, junto al más histórico estadio del rugby de Inglaterra, se declaró 'fan' apasionado del West Ham United. Y: "En 1946, yo tenía 14 años. Nos habían dicho que estuviéramos preparados para estar en el Campeonato de 1945, pero al fin éste no se pudo celebrar porque la Guerra y sus efectos estaban demasiado recientes y las bombas habían destrozado fuertemente varias dependencias del club. Al fin pudimos acudir en 1946. Podías ver esos destrozos por todas partes, pero se jugó el torneo..." 

..."Nos entrenaban muy duro para ir a Wimbledon, con bolas de tenis y en pistas de hierba natural. Teníamos que ser muy rápidos. Ahora lo recuerdo con todo el cariño y la ilusión: nosotros conocimos a jugadores tan famosos como Jaroslav Drobny, el francés Petra, campeón en 1946, o Miss Dorothy Bundy, que me admitía a calentar con ella y me regaló una raqueta. Y además, comíamos gratis las fresas con nata (NB; para Knight, 'cream')). El de hoy se trata de un juego completamente diferente. Miro la hierba, las raquetas y los mismos jugadores... y es algo que nada tiene que ver con aquellos tiempos. Comparada con la de mis tiempos, la hierba parece artificial", sostenía Knight; mientras apuntaba a la hierba de las pista desde una de las terrazas exteriores del recinto del All England Lawn Tennis Club.

EL HALO DE BORG.- Los recuerdos de Peter Knight son como lluvia fresca que nos riegue desde tantos años del pasado: "He visto a muchísimos jugadores, pero siempre me impresionaron todos aquellos que tenían carisma, como un halo, como podían ser Mr. Drobny o... Bjorn Borg, quizá el mejor tenista que he visto. De las damas, pues recuerdo a Miss Bundy, por tantas razones". Recita su breviario o Catecismo futbolístico, asociado a los 'hammers' del WHU, East London: "Mi corazón va con el West Ham United y el mejor futbolista que recuerdo es Sir Trevor Brooking (estrella legendaria del West Ham)... así como nuestro equipo campeón de la Cup en 1975, con Frank Lampard (padre), Billy Bonds, Paddon, Keith Robson... pero Brooking era el mejor de ellos". 

De todas formas, y en el más prosaico y futbolístico 'pitch' del 'football', Knight maneja sus votos particulares: "A Sir Stanley Matthews le vi un día controlar un balón en movimiento con el campo mojado y diluviando, todo de un modo tal como a nadie vi hacer. No creí que eso pudiera ser posible hasta que lo vi. Tampoco he visto nunca a ningún portero como 'nuestro' Gordon Banks. Y jamás he cantado en mi vida unos goles con tanta fuerza como aquellos cuatro que nos dieron la Copa del Mundo de 1966: precisamente ante los alemanes".

... A finales de noviembre de 2019, ya con 87 años cumplidos, Peter Knight (Knight es igual a 'caballero') aún se presentó como 'Gentleman Ball Boy', 'Caballero Recogepelotas', para el evento benéfico 'indoor' del Royal Albert Hall que contó con antiguos profesionales como Tim Henman, Martina Hingis... David Ferrer. "Fui un 'ball boy' hace 73 años y no puedo esperar que llegue el momento de ser de nuevo un 'gentleman ball boy", dijo entonces el dinámico, activo Knight el primer día que se presentó, en 2019, para ensayar con los 'ball boys' destinados al Royal Albert Hall. Todo, en compañía de Tim Henman, el campeón y 'número uno' británico (cuatro veces semifinalista en Wimbledon), genuino miembro por familia del All England Club. Los abuelos de Henman estaban entre la lista de competidores de aquel Wimbledon de 1946 en el que Knight debutó como 'ball boy'. "Si hay tanta gente en Gran Bretaña que sigue jugando al tenis más allá de los 70 años, incluso leyendas... esto quiere decir que nadie debe sentirse demasiado mayor ('too old') como para formar parte de la acción, 'nuestra' acción", declaró entonces el satisfecho Henman, que impartió -junto a su padre, su abuelo y el propio Knight- las primeras lecciones a los futuros 'caballeros ball boys' del Royal Albert Hall... y del All England Club.

Con los que empiezan este lunes 27, ya son 135 los Campeonatos del All England Lawn Tennis Club. Sin 'Sir' Roger Federer, rusos ni bielorrusos... pero con Nadal y Djokovic 'en la acción'. 'This is Wimbledon'. 

Compartir:
Podcast Polideportivo
 
Podcast




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.