muchodeporte.com Polideportivo

Cómo no empezar en el pádel: 5 errores comunes

Redacción
Redacción
02/02/2024

El pádel es un deporte por parejas que requiere cooperación, disciplina, rapidez y eficacia. Al jugarse con palas y en un espacio reducido, debe haber un trabajo muy preciso entre los jugadores para el golpeo de la pelota, acertar en los movimientos y aprovechar adecuadamente los rebotes. Sin embargo, los jugadores amateurs no siempre aprenden a posicionarse bien en la pista o a encontrar los posicionamientos apropiados, al igual que pueden encontrar cierta dificultad en el golpeo con la pala para conseguir realizar un buen juego.

Si quieres aprender a jugar al pádel correctamente, te explicamos cuáles son los 5 errores más comunes que se suelen cometer.  

1. No flexionar las rodillas y falta de movilidad

El movimiento en la pista debe hacerse con dinamismo y agilidad, del mismo modo que se debe tener bien flexionadas las rodillas para evitar fallos en defensa. Esta posición es imprescindible para mantener la concentración, estar preparados con reacciones rápidas y conseguir el impulso necesario ante cualquier movimiento que debamos hacer. En este sentido, la quietud y la parsimonia no son conceptos aplicables al pádel. Es importante estar activos y con la posición de preparación al tener las piernas flexionadas.

2. Alejarse de la red

Una vez que se inicia el juego, es preciso subir hacia la red siempre que sea posible para que el rival se sienta incómodo. En lugar de volear desde el fondo de la pista, se recomienda la disposición frontal de la pareja junto a la red y moverse rápido al fondo si así lo requiere la jugada. En otras palabras, mantener siempre una actitud activa utilizando la parte delantera del campo para que el rival no encuentre fácilmente huecos.

3. No colocar la pala a la altura del pecho

La pala debe estar siempre disponible y en la posición correcta para que, así, puedas emplearse de forma rápida y determinante. Un error muy común es tenerla por debajo de la cintura, colgando de una mano o sujeta de un solo lado del cuerpo. En realidad, es importante tener la pala a la altura del pecho y sujeta de las dos manos por si hay que golpear de lado o del revés. Para ello, hay que escoger las palas según el sexo, ya que hay palas de pádel para mujer y para hombre.

4. Exceso de potencia

Un error muy común es jugar con demasiada potencia y golpear la pelota con mucha fuerza y sin precisión. En el fondo, es pádel es un deporte donde debe mantenerse el máximo control en cada golpe, en el posicionamiento y en cada movimiento. Hay que aguantar todo el partido, hacer carreras rápidas en poco espacio e incrementar la potencia poco a poco, pero sin excederse.

5. Mal aprovechamiento de las paredes

Las paredes no son las enemigas del jugador, sino unas aliadas. Generalmente, se les coge miedo pensando que podemos golpearnos o que no sabemos aprovechar un rebote. Si las utilizamos dejando pasar la pelota para que cojamos el rebote, nos da tiempo a pensar y a realizar una acción más eficiente para el golpeo. Por tanto, un error sería no dejar que la pelota llegue hasta la pared.