La Crónica

RCD EspanyolvsReal Betis
21

Ficha técnica · El Mejor

1ª División (2016/2017) > Jornada 30

Otra vez los cambios de Víctor

Miguel Ángel Chazarri

El partido estaba controlado. No estaba pasando nada, ni bueno ni malo. Tras una sosísima primera parte, el Betis incluso rompió a jugar en la segunda. Algo, al menos. Encontró su punto de suerte con el penalti a Sanabria que no fue. Marcó Rubén Castro y... A partir de ese momento es imposible descifrar qué pasó por la cabeza de Víctor Sánchez del Amo. Antes de dicha acción, hizo un cambio para intentar quedar bien. Es decir, dar entrada a un jugador ofensivo como Joaquín pero quitando a otro que también lo es, y mucho, como Durmisi. Pasó a defensa de cuatro y le fue bien. Quizás esta sustitución estuviera motivada por algún problema físico. Luego, de golpe y porrazo, nada más marcar el 0-1, quitó a Rubén Castro por Petros, que dio la gran cantada al final cometiendo la falta del desastre. El canario se marchó al banquillo ladeando la cabeza. Sin entender nada. Es verdad que ya estaba Reyes amanezando, pero tampoco había que temer una avalancha del rival. Salvo que se le abra la puerta, claro está. Por último, tras empatar el Espanyol, otro defensa al campo, Álex Martínez por Brasanac, que estaba siendo de lo mejor. Víctor estropeó lo que pudo haber sido una noche de triunfo, una noche para apuntalar un final de Liga en calma. Lo de este entrenador es de traca...

La nadería se apropió del partido desde el primer minuto. Más bien desde el segundo, pues la salida del Betis fue de las que dejan helado a cualquiera. Saque de centro, Rubén Castro que le entrega la pelota a no se sabe quién, centro que vuela sobre el área de Adán y penaltito de Bruno sobre Caicedo. ¿A qué venía ese inicio? Cuando se apagaron esos segundos de efervescencia, la mediocridad se paseó por el campo. Al no entrar Dani Ceballos en juego, el fútbol del Betis se convirtió en algo realmente inexplicable. Una semana de sesudos entrenamientos, ejercicios, charlas y vídeos, para al final estar desnudo en lo esencial: no hubo quien diera dos pases seguidos. Una máquina de perder balones vestida de verde pugnaba contra otra de blanquiazul. Que ésa es otra, el Espanyol. Sólo movió con soltura el balón en la zona ancha cuando Gerard bajaba y abría el juego al costado izquierdo. Dicho movimiento no sirvió para nada. Aaron la ponía y Caicedo no llegaba. Jurado jugaba a las tres cartitas. Por su parte, cuando el Betis la recuperaba, en modo alguno miraba al área para buscar profundidad. Un pase vulgar, sin criterio, terminaba con cualquier opción de ataque potable. Así, cuarenta y cinco minutos. Difícil de tragar. A veces, es un misterio que el fútbol guste tanto viendo ciertos partidos. Éste, por ejemplo.

Se pedía un paso adelante. Este Betis no tiene razón para parapetarse sin intentar nada. No hay nervios, no hay agobios clasificatorios. Se va a quedar en Primera, seguro. Con una idea apropiada e inyectando ambición, a este Espanyol se le podía meter mano. Efectivamente, la defensa tiró unos metros más arriba su línea y por tanto la recuperación casi siempre se produjo en el campo del Espanyol. Es verdad que ocasiones no hubo muchas. Todo se quedaba en los amagues de Dani Ceballos, que esta vez no ofreció una buena versión. Pero es que ese problema, el de crear peligro, ya sí está relacionado con el nivel de calidad de la plantilla, con la capacidad para ver huecos, desbordar, regatear. El gol tenía que llegar de una jugada extraña, como lo fue el penalti cometido sobre Sanabria. No hubo nada, si bien es cierto que la caída podía despistar al árbitro. Pitó y marcó Rubén Castro. A partir de este momento, comenzó el show de Víctor. Todos los movimientos fueron para empeorar a los suyos. Como si esperara la embestida del Manchester City, dio por terminado el partido de Rubén Castro. En pleno ataque de pánico, Álex Martínez con el 1-1 y fuera Brasanac. Reyes -qué delicia verlo jugar aun con esos simpáticos kilos de más- castigó la cobardía del entrenador del Betis con una genialidad final. Un partido igualado y posiblemente de empate fue decantado por los cambios. Unos resolvieron el partido y los otros... Los otros fueron una 'monería'. La pulsión rácana de Víctor es enfermiza. Se bloquea, se asusta. Siempre toma la decisión que más achica a su equipo. No conviene plantearse ningún proyecto futuro con él.

 

Ficha Técnica

RCD Espanyol (2): Diego López; Javi López (Álvaro Vázquez, minuto 83), David López, Diego Reyes, Aarón; Javi Fuego, Víctor Sánchez; Jurado (Melendo, minuto 56), Gerard Moreno, Piatti; y Felipe Caicedo (José Antonio Reyes, minuto 56).

Real Betis (1): Adán; Rafa Navarro, Bruno, Pezzella, Tosca, Durmisi (Joaquín, minuto 70); Rubén Pardo, Dani Ceballos, Brasanac (Álex Martínez, minuto 88); Rubén Castro (Petros, minuto 79) y Sanabria.

Goles: 0-1, minuto 77: Rubén Castro, de penalti. 1-1, minuto 87: Javi Fuego. 2-1, minuto 90: Reyes.

Árbitro: González González, castellano-leonés. Cartulinas amarillas para Petros, Gerard Moreno, Javi Fuego y Javi López.

 

El mejor del Encuentro

Brasanac

Dinámico, como una especie de mediapunta, partido correcto el suyo ante el Espanyol. El más entonado.

Compartir:
Último encuentro

1ª División

Real Madrid0
Real Betis2
La crónica · Ficha técnica· El Mejor
Jornada a Jornada




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.