mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Jueves, 20 de Junio de 2019
Versión móvil · Política de Cookies
MIGUELÁNGELCHAZARRI
La fábrica de humo

Juande, Emery y Lopetegui

04/06/2019 · Miguel Ángel Chazarri

Lopetegui ya está en Sevilla. Y ha firmado por tres temporadas, por si una o dos le parecen poco. En estos días veraniegos se irá blanqueando la imagen de un entrenador que llega muy tocado en cuanto al crédito. No digamos en lo referente a la aceptación de la grada, que es cero. Muchos se aferran al "si lo trae Monchi…". Entre este pensamiento algo facilón pero aplastante, y las siempre peliculeras teorías de la prensa hasta que no empiecen los partidos –ya saben, es metódico, le gusta presionar arriba, tener el balón y hasta el big data-, en quince días veo a Lopetegui mutando en Guardiola, como mínimo.

Para asentar la elección de Monchi, hay quien echa la vista atrás y recuerda lo que pasó con los dos entrenadores campeones, Juande y Emery. La historia es como los números. Se coge un poco de allí, un recuerdo de allá y ya tenemos montada una teoría. Yo creo que tiene poco que ver el clima previo de la llegada de Juande y Emery con el de Lopetegui. Juande llegó como una especie de don nadie. Simplemente, dejó indiferente. Un entrenador con buena trayectoria en clubes menores. Nada deslumbrante. El feo clima no se generó por la llegada de Juande y sí por la venta de Sergio Ramos y Baptista. Nadie le dijo nada al entrenador. La ira la concentró el presidente ("Del Nido, ratero, dónde está el dinero", cantó la grada). Por supuesto, tampoco me olvido de que aquel Betis ganó la Copa del Rey en el verano de su llegada, hurtándole además el puesto Champions al Sevilla. Dinamita pura. Juande trató de ganarse a la afición con dos o tres frases tribuneras y con el paso del tiempo nació el mejor Sevilla que estos ojos han visto.

En el caso de Emery, creo que su llegada fue hasta bien vista. No porque entusiasmara, sino porque su fichaje suponía la marcha de Míchel, con quien el Sevilla iba para abajo que escarbaba. Al menos con Emery ya había entrenador. Todo un paso. Es cierto que antes de que aterrizara en Nervión se estrelló en ese accidente en su trayectoria que fue su etapa en Rusia. Pero al Valencia lo clasificaba habitualmente para la Champions. Firmó una trayectoria muy regular a la que le faltó el éxtasis de una final. Emery no llegó como llega Lopetegui. Emery venía ya bautizado con muchas victorias. Lo de Lopetegui es distinto. Lopetegui sí causa rechazo, sobre todo por correr como un niño pequeño a los brazos de Florentino a dos días del Mundial. Cualquiera que conozca mínimamente al sevillismo sabe que eso supone entrar con muy mal pie, más por la sucia irrupción del Madrid que por el daño causado a la selección, que también cuenta. Y, más importante aún, Lopetegui gana poco. Viene de varios fracasos. Por tanto, sólo queda aferrarse a la fe de que lo ha traído Monchi, quien con razón avisó de que algunas de sus primeras decisiones iban a causar revuelo. Y tanto. Ahora se entiende aquella declaración preparatoria ante este advenimiento un tanto sorprendente.

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.