mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Jueves, 20 de Junio de 2019
Versión móvil · Política de Cookies
MIGUELÁNGELCHAZARRI
La fábrica de humo

Convivencia forzada

09/06/2019 · Miguel Ángel Chazarri

Mirado con algo de perspectiva, no debe extrañar demasiado lo que ocurre en el Betis, club donde los trastos ahora vuelan en medio del silencio institucional. Realmente, nadie ha creído en nadie desde el principio. Lo que ocurre es que el fútbol tiene sus circunstancias y, como en la vida, ha tocado amoldarse bajo la comodidad de los buenos resultados. Así ocurrió durante temporada y media. La realidad nos ha demostrado que todo estaba mucho más cogido con alfileres de lo que parecía. Serra no creía en Setién, Setién tampoco torcía mucho por Serra, Haro y López Catalán se tiraron a los brazos de Serra con reservas… Algunas decepciones por el camino, una mala racha de resultados y la fiesta se convirtió en dura resaca.

Vayamos al principio de los tiempos. Serra Ferrer se encontró a Setién. Si no fichado, sí medio enjaretado. Las negociaciones arrancaron en la era Torrecilla. Serra aceptó al entrenador, relajó algo su rostro, pero nunca le entró por ojo. Lo que ocurre es que Setién ganaba, la medicina infalible en el fútbol. Por la parte de Haro y López Catalán, en la hoja de ruta de ambos no estaba volver al pasado con Serra. Sentirse contra las cuerdas por haber confeccionado un Betis malísimo y la aparición de la candidatura de Rafael Salas provocaron fichar a Serra, lo que resultó una apuesta ganadora. El proyecto de cambio del Betis no sentó sus bases en la confianza. Sentó sus bases en la necesidad. Una parte llamó a la otra para que le salvara de un marrón, no creyendo demasiado en lo que se hacía.

Lo bueno es que el fútbol tiene leyes que nadie entiende. Hasta una situación basada en el funambulismo puede funcionar. No olvidemos que a este deporte se juega y se gana con buenos futbolistas. Pero igualmente, resulta muy difícil que el volcán no entre en erupción, pues al final la derrota siempre llega. Y con ella, la crisis, normalmente antesala de decisiones traumáticas. De esta forma, Haro y López Catalán han optado por cortarle las alas a Serra. Le han planteado una especie de despido en diferido. Serra, como gran absolutista que es, necesita ejercer el poder sin sombras. Tal aspiración con Haro no es viable. Se susurra por las esquinas que Serra está desfasado, que no es tan cierto que él haya sido el artífice del cambio y que lo del mercado invernal ha sido de traca. Lo único absolutamente cierto es lo último. Lo otro forma parte de la interpretación, es munición para una guerra que no sabemos cómo acabará. De momento, una leyenda está herida de muerte. Y la afición, muy escarmentada, clama porque entiende que el club volverá a quedar en manos de advenedizos, lo cual tampoco es una certeza. Lo bueno es que en el fútbol las cosas no están preparadas ni son tan metódicas. Con los millones que caerán por las ventas de jugadores, por supuesto dosis de criterio y golpes de suerte, es perfectamente posible ganar partidos. Antes de analizar lo mundano, queda mucha tela por cortar. Primero, toca esperar expectantes qué decisión toma Serra. Y a partir de ahí, la guerra no habrá terminado. Probablemente no haya hecho más que comenzar.

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.