muchodeporte.com Real Betis Balompié

1-1 frente al Real Madrid y el Betis se hace prácticamente imbatible en España

Alejandro Delmás
Alejandro Delmás
09/12/2023

El Betis se va a plantar en tres meses (desde el 16 de septiembre, en Barcelona, Montjuïc), sin perder un partido en el Campeonato español de Liga y aquí puede decir cada uno lo que quiera, pero eso describe a un equipo prácticamente imbatible en el torneo en cuestión. El Real Madrid no cayó en el campo del Betis -donde nadie ha ganado en esta temporada 2023/24- por la simple razón de que un poste del marco de Lunin escupió de modo inverosímil un testarazo peinado de Isco que valía el 2-1 y la sentencia material. Esto sí, también cabe decir que Pellegrini aún no ha vencido al Real Madrid al frente del Betis, con tres victorias madridistas y cuatro empates ante el Betis desde 2020-21.

Pero en esta vida hay series ideales de 'procesos' que van paralelas a las series 'reales'. Y rara vez coinciden, por lo general.  Los hombres y las circunstancias modifican la serie ideal perfecta y sus consecuencias, son por lo tanto, igualmente imperfectas. 
Tal ocurrió con la Reforma y en vez del protestantismo tuvimos el 'luteranismo'. Esto delataba el alemán Georg Philipp Novalis en sus 'Puntos de Vista Morales' o 'Moral Ansichten'. La afición por captar detalles que tapan la razón no nos pueden hacer negar que la serie 'real' del Betis, sin ser totalmente una serie 'ideal', dibuja y describe a un equipo al que, sencillamente, no se encuentra forma de ganar. Al menos, en España.

Así las cosas en la tarde 'ideal' del fortín de Heliópolis, el Betis asoma con Silva bajo palos, pertrechado de derecha a izquierda por Ruibal, Riad, Pezzella y Abner. Sin Guido (y ya se verá hasta cuándo), el equipo ha de remodelar nombres en el pivote de su 4-2-3-1, un 4-4-2 en repliegue.

Pellegrini exhibe el comodín de la pura potencia de vatios y dispone a Altimira-Roca como pareja catalana de pivotes béticos. Ez Abde es titular, a la izquierda del trío avanzado entre líneas. Así, el marroquí desahoga por su banda a Isco y Ayoze. Todos juntos pretenden llegar de algún modo hasta Willian José, bastante descolgado en punta.

Enfrente, el 'Real de Madrid'... y de los 'condottieri' de la familia Ancelotti también se dispone en un 'original' 4-2-3-1, que puede hacerse elástico en ataque hasta 4-3-3, cuando Bellingham y Brahim abandonan la escolta de Modric para lanzarse a conectar con Rodrygo, en punta. Kroos y Valverde pivotan tras todos éstos (y el enlace del fútbol madridista pivota a su vez sobre Kroos), a fin de que el cuarteto Vázquez-Rüdiger-Alaba-Mendy defienda los últimos metros ante Andriy Lunin, notable portero de Ucrania, 191 centímetros de talla le contemplan.

El 'principio moral' del equipo de Ancelotti es dejar sin balón al contrario y construir a través de la calidad de Kroos, Modric y Bellingham. Aunque, tratándose del actual Betis esto no pase de simple anécdota o detalle (dado que encima, los de Pellegrini ejercen una presión adelantada, con avance de la defensa), en el minuto 9, el grupo de Madrid reclama un eventual penalti de Ruibal a Rodrygo. Pero Jaime Latre, en Sala VOR, se dan tan por poco alertado como el conspicuo Soto Grado, árbitro de campo. En el minuto 17, Soto y sus abanderados anulan una diana de Brahim por fuera de juego previo de Rodrygo, algo así como medio antebrazo.

Al paso por media hora, el Real 'de Madrid' ya deja sin balón al Real 'de Heliòpolis' casi en dos tercios del tiempo de juego: 64,5% frente a 35,5%. Pero justo ahí, en el minuto 31, Andriy Lunin se ve obligado a tirar de sus 191 centímetros para taponar un latigazo a bocajarro de Ayoze, que había hecho falta previa a Mendy; por la lógica de Soto Grado, sin señalar. El Betis se anima, apremia, recupera algunos balones y, de inmediato, Willian José larga una andanada que casi lame el poste izquierdo del marco madridista.

Al cruce por el minuto 40, Silva, con muslera en la pierna izquierda, se desmadeja ante un ensayo desviado de Modric y el Real Madrid saca un par de veces desde la esquina. Nada serio. Tras tiro de Alaba a balón parado que se larga fuera por poco, el descanso llega sin goles, aunque con el Real ya rebañando los dos tercios en el tiempo de posesión: 66,3%. Futilidad.

BELLINGHAM Y RUIBAL.- En el minuto 52 con 20 segundos marca Jude Bellingham el 0-1. El gol nace de un mal despeje de Ruibal hacia el propio Bellingham. El inglés enlaza con Brahim entre líneas y el malagueño, sobre una línea defensiva que se adelanta, devuelve a Jude en pared totalmente legal, 'Hey Jude'. El inglés de los Midlands controla con el pecho y ejecuta con temple -y de diestra- sobre la salida de Silva

La celebración de Bellingham, un morado 'Hombre de Vitruvio', enardece para mal al buen pueblo del Real Betis Balompié, que se cuida bien poco de Leonardo da Vinci o Georg Novalis. Cinco minutos después, Rodrygo -tras rebasar a Pezzella- quiere hacer algo similar, aunque más difícil. Y su 'rosca' se marcha muy lejos, naturalmente.

En el minuto 60, dos tercios exactos de juego, Pellegrini remueve a Abde para que juegue Assane Diao. Pero el que juega, y cómo, es Ruibal, quien, al caer el minuto 66, progresa por la derecha y se apoya en apertura hacia Willian José. La devolución del punta brasileño coge a la zaga del Real en pleno repliegue. Se tolera que Ruibal mire la marca del balón y lo que viene  es un zapatazo cruzado imparable del lateral bético nacido en Cataluña: 1-1.

La presunta superioridad del Real Madrid pasa ahora a contemplarse como fútbol 'dilettante', como desganado o de desdén, aunque la posesión siga rondando el 65%. Porque el Real de 'los' Ancelotti le va tomando tanto asco al partido como suele adquirir cada rival del Betis de Pellegrini; que se va revolucionando por minutos, con Riad de 'cacique' defensivo, incluso ofensivo. Al borde del minuto 70, de los banquillos emergen Guardado y Ceballos a cambio de Altimira y Modric, con ronca bronca de rigor para Dani Ceballos; nominalmente... 'bético'.

En el 78, tras falta lateral de Ruibal a Rodrygo que firma tarjeta para el goleador bético, aparece Joselu por Brahim, quizá con molestias en la espalda. Y en el 82, Pellegrini dice 'basta' con el fatigado Ayoze -que se lleva tarjeta por demorar el cambio- para que aparezca Luiz Henrique. El Real Madrid responde con Nacho y Nico Paz por Toni Kroos (que 'tenía' el balón) y Lucas Vázquez. Parecería que la idea de Ancelotti&Ancelotti fuera... asegurar el empate. El RM pasa a ser 'equipo pequeño'. Es asi al mismo tiempo que el Betis se agranda, toma el campo y se adueña del escenario.

Por puro milagro, en jugada con perfume de gol, Isco no sentencia el 2-1 en el minuto 89, en testarazo a centro de Luiz Henrique -de zurda- que llevaba 'olor a red' (diría Héctor del Mar)... hasta que besó el poste derecho del arco de Lunin. Casi de inmediato, Joselu se acerca ante Silva a trancas y barrancas, poco más. Bueno, sí. Ceballos se gana tarjeta para satisfacción general (por falta a Ruibal)... pero el Betis, desencadenado, termina prácticamente acorralando al 'Real de Madrid', con otra gran parada de Lunin -a otro tipo desatado, Riad-, que cierra la tarde heliopolitana. 

Todo en esta vida forma parte de una infinita serie de engaños que surgen en la senda de la razón, por culpa de su tendencia a buscar la verdad en el detalle. Y, como aquí no dependemos de los detalles, diremos como cierre que el Betis de Pellegrini es ahora mismo prácticamente imbatible en el Campeonato español de Liga. Y eso, aunque Novalis o Leonardo digan lo contrario. Esto es lo que hay.
 
FICHA TÉCNICA: 

Real Betis (1): Rui Silva; Aitor Ruibal, Pezzella, Chadi Riad, Abner; Marc Roca, Altimira (Guardado, minuto 69); Ez Abde (Assane, minuto 61), Isco, Ayoze (Luiz Henrique, minuto 82); Willian José.

Real Madrid (1): Lunin; Lucas Vázquez (Nacho, minuto 82), Rüdiger, Alaba, Mendy; Kroos (Nico Paz, minuto 82), Valverde, Bellingham, Modric (Dani Ceballos, minuto 69); Brahim (Joselu, minuto 78) y Rodrygo.

Goles: 0-1, minuto 52: Bellingham. 1-1, minuto 66: Aitor Ruibal.

Árbitro: Soto Grado, riojano. Amarillas para Aitor Ruibal, Ayoze y Dani Ceballos.