muchodeporte.com Real Betis Balompié

Cómo el Betis circuló más rápido sin Isco y con Fekir... vía Sun-Tzu

Alejandro Delmás
Alejandro Delmás
12/02/2024

El pasado 3 de octubre de 2023, y en un artículo en esta misma página de Muchodeporte bajo el título de 'Siguiente gestión para 'Ingeniero Pellegrini': ¿un Isco 'a lo' Schuster...? (no busquen, no lo encontrarán, aunque siempre hay gentilezas), el aquí firmante enjaretaba esta serie de consideraciones -entre otras- cuando William Carvalho y Nabil Fekir aún navegaban por sendas convalecencias de lesiones:  

... 'El magín de Pellegrini ya anda dando vueltas -hace tiempo- a cuál pueda ser la gestión o ingeniería de un mediocampo que, entre pivotes defensivos y entre líneas atacantes disponga de estos tres jugadores de tanta calidad... y de físicos tan sospechosos-, y los tres, con la treintena ya cumplida de sobra, Carvalho e Isco ya pisan los mismos 31 años hacia los que Fekir avanza, casi a tanto ritmo como su propia rehabilitación de rodilla'. Eso se escribía. Como es natural, se interpretó como un rabioso ataque al Betis en toda regla.

Desde aquel 3.10.2023, la situación en el primer plantel del Betis ha evolucionado en el sentido de que, efectivamente, Carvalho y Fekir ya están absolutamente disponibles a plena conveniencia de Manuel Pellegrini... justo ahora, cuando de los 'físicamente sospechosos', el lesionado se llama Isco Alarcón (probablemente, hasta 'los idus' de abril) y esto, por no hablar de cierto pivote, Guido Rodríguez, que ya enfila la recta final en su rehabilitación. Y lo primero que ha ocurrido justo después de lesionarse Isco ante el Getafe... es que este pasado viernes de Carnaval, en Cádiz, el mediocampo del Betis, reconstituido como sala de máquinas, 'circuló', fluyó y produjo juego ofensivo como pocas veces se recordaba en este Campeonato de Liga 2023/24. 

Sólo por levantar acta, la disposición del Betis frente al Cádiz en medios y ataque, a partir de Rui Silva y sus cuatro defensas, se configuró con el hallazgo de Johnny Cardoso más Marc Roca (Altimira, min.89) en el doble pivote, Fornals (Ruibal), Fekir (Carvalho) y Ez Abde (Rodri) como terceto desparramado entre líneas... y, más allá, Willian José ('Chimy' Avila) en la soledad de la punta-punta. 

Esta formación del equipo verdiblanco podía cuestionarse de salida... o no, siempre dentro de que, como ya nos adoctrinaba Luis Aragonés Suárez... "lo importante y más revelador de un sistema de juego no es cuántas líneas ni qué hombres las componen, sino la colocación, la posición de esas líneas. El llamado 'contraataque', tal como se quiere vender, no existe, lo que existe es un adelanto de las primeras líneas de presión; más arriba que recuperes, más rápido puedes salir". Fue un poco lo que el Getafe había hecho al mismo Betis en la jornada liguera anterior (23ª), cuando el 1-1 en Heliópolis. En Cádiz, el Betis aparecía con un equipo absolutamente sano, 'lógico'... y con todo el mundo en su sitio.

'SUN- TZU'.- Los lamentos sobre la formación del Betis en Cádiz podían reducirse a un solo problema; la baja de Isco, foco y eje del tinglado verdiblanco hasta esta misma cita en la Bahía. Pero -al mismo tiempo- la ausencia de Isco y la propia progresión de Fekir fueron circunstancias que forzaron a Pellegrini a recomponer líneas del modo más elementalmente lógico. 

Sin un Isco 'a lo Schuster', como ya venía siendo 'reglamentario' en la estructura de este Betis, la conducción medular quedó en los pies del actual Fekir (con Carvalho como recambio); un Fekir que -evidentemente- no está a estas alturas para dedicarse a merodear y perseguir balones llovidos desde ninguna parte en esa tierra de nadie entre 'tres cuartos' y punta. Hacer eso con 'este' Fekir de 2024 equivale prácticamente a jugar con uno menos.

Nadie va a cuestionar a estas horas el arsenal técnico de Isco, Fekir o Carvalho, el primero con 31 años cumplidos y los otros dos bastante al borde de esos mismos '31'. Pero, a su modo y manera, se trata de tres jugadores con bastantes señas diferenciales. En su 'Arte de la Guerra', el maestro chino Sun-Tzu ya nos enseñaba a funcionar bajo el principio de... 'lo mejor es atacar los planes del enemigo; ataca donde se defenderán con certeza'. Veamos por qué.

Alguien como Javier Imbroda (+), cuando entrenaba a baloncesto, y en seguimiento de los códigos 'zen' del gran maestro Phil Jackson, tenía muy presentes estas máximas. Que, a la vez, son elásticas y susceptibles de inversión-reversión. Así, Imbroda siempre abría el ataque posicional o 'estático' de 'su' Caja San Fernando en los triunfales años 90 con balón interior al ala-pívot Richard Scott (un saludo a la peña), a fin de 'examinar' y 'chequear' el plan que 'el enemigo' manejaba para defender a  Scott y, por ende, el juego interior del Caja. El objetivo, obtener más información para la gestión del juego propio.

En el caso del Betis 'de Isco' cualquiera podía detectar un patrón evidente en 'la gestión o ingeniería del mediocampo' bético. El balón y el juego verdiblancos siempre habían de pasar por el mediocampista malagueño quien, por propia tendencia y características, tiende a operar para recibir entre mediocampo y tres cuartos. 

La 'focalización' referencial y reverencial del juego del Betis en Isco Alarcón podía provocar -venía provocando- que los rivales ('ataca los planes del enemigo'...) trajeran ya como 'libreto' activar el cortocircuito del fútbol de pase del Betis mediante el simple instrumento de adelantar presiones y cortar las líneas de pase sobre Isco. 

En todo caso, se trataba de asfixiar la circulación del Betis desde la salida -de nuevo, véase el Getafe de Bordalás-, inclusive en asedio a Isco e incluso cometiendo faltas sobre él cada vez que terminaba recibiendo; mayormente, de espaldas. De ese modo y al mismo tiempo, el jugador malagueño vivía en constante 'estrés competitivo' y de minutos que, como mínimo, no ha ayudado en el asunto de su lesión miotendinosa en el tendón proximal.

Por otra parte, y con toda su calidad, Isco tiende más a 'proteger' y 'tener' el balón que este Fekir, que desde su botín zurdo activaba más en largo y en 'circulación rápida' la producción del Betis en Cádiz... todo ayudado, sin duda, por el gran partido presionante de Cardoso ('la colocación de las líneas'), especie de 'apagafuegos' o enlace que aparecía por todas partes. Y aquí sólo cabe remitirse al robo del propio Cardoso a Lucas Pires que el estadounidense selló con la asistencia del tempranero 0-1 para el zarpazo seco de Willian José. 

Del  mismo modo, Fekir -que, inteligentemente, ya había dejado pasar el claro servicio de Cardoso hacia Willian José en el 0-1- resultó esencial en la conducción, definición y cierre de la jugada que valió el gran tanto de Fornals en el 0-2 del Betis. Todo, previo 'harakiri' de Juan Miguel Jiménez, 'Juanmi', quien pagó su sensación de ridículo con peligrosa entrada en plancha ('calzo') al propio Fornals, víctima inocente en este caso. 

Por propio estilo, adobado con su último año de problemas físicos, el manejo y desempeño de un Fekir que lanza más en largo y retiene menos el balón resultan bastante diferentes al funcionamiento de Isco. Así las cosas, el Betis... también funciona, 'circula' y fluye de modo diferente. 

Cuando, en el banquillo del Cádiz, Mauricio Andrés Pellegrino empezó a advertir que este Betis no era el previsto, el que esperaban en aquello que se llamó 'Carranza'... el plan estratégico de Pellegrino era papel mojado y el fundido Cádiz ya vivía una situación desesperada, KO en la verde, húmeda lona del césped 'gadita'. Sin deslumbrarse por 'el foco' de Isco, y con Fekir instalado en el puente de mando bajo la coraza Cardoso-Roca... el Betis circulaba más rápido y 'desahogaba juego' de modo más libre. 

Otro día tocará hablar de Cardoso... y de Guido. De momento y con el Dínamo de Zagreb ahí mismo, dejémoslo ahí como simple reflexión: 'Ataca donde se defenderán con certeza'. 

Perdón por el atraco, maestro Sun-Tzu. Y un recuerdo al 'Coach' Imbroda.