Sergio Ramos, entre la final de mañana, el apoyo a Diego Alonso y la prepotencia de Ortiz Arias

José Antonio Jiménez
José Antonio Jiménez
28/11/2023

Un peso pesado como Sergio Ramos ha sido el jugador designado por el Sevilla FC para valorar ante los medios la relevancia del duelo ante el PSV y el momento deportivo de un equipo que sigue sin levantar cabeza, pese al cambio de entrenador.

“Es una oportunidad única en un momento en el que no salen las cosas. Queremos devolverle todo a la afición. Es una final más que un partido de Champions. Es vital y dependemos de nosotros. Somos los primeros que estamos dolidos. Haces todo lo posible y el resultado no sale. No hay que mirar atrás. Mirar hacia adelante. Creer en nosotros es muy importante ahora recuperar el mejor estado anímico y estar unidos. Y la afición es un factor muy importante, que nos den ese calor que sólo da Nervión. Estamos trabajando en una dinámica muy buena. Debemos seguir creciendo y mejorando. La oportunidad ante el PSV es maravillosa. Es una competición especial. Es uno de esos días donde debe salir un partido perfecto" decía antes de apuntar que "hay veces que juegas muy bien y pierdes, o juegas mal y ganas. Es un deporte que a veces son circunstancias o pequeños detalles. Debemos mejorar. Desde la llegada del míster estamos tratando de absorber su método. El equipo no gana, pero está haciendo muchas cosas bien. Requieres un proceso cuando empiezas a construir. Empezamos a tener todo bastante claro y, poco a poco, iremos sacando la situación adelante".

Cuestionado por la paciencia que hay que tener con Diego Alonso, pese a que los resultados no llegan, argumentaba que "debe sentir que el equipo está con él. Mientras esté con nosotros vamos a ir a muerte. Confiamos en él. Es un entrenador que transmite cosas muy positivas. La desgracia del fútbol es esa, son resultados. Ojalá esté mucho tiempo con nosotros".

"Lo siento desde la familia y los amigos que te echan cosas en cara. Mi padre es el primero que me reclama que el Sevilla debe ganar. Cuando el equipo está peor es cuanto más unido debe estar. Cuando estamos peor, más necesitamos el ánimo de la gente. Deseando ganar y dedicarle la victoria", continuaba sobre los resultados blancos con el charrúa en el banco.

Situación deportiva al margen, valoró la decisión del club de recurrir la roja vista ante la Real Sociedad. "Puede haber muchas opiniones. Es una jugada en una zona de peligro, los defensas estamos siempre en ese espacio. Te la tienes que jugar. Corto el balón y luego toco a Brais. Para mí es excesiva la roja directa, creo que tenía que ser amarilla. Normal que recurrar el club. Hay un timing que debe que entender el árbitro pero se debe equivocar como nosotros. No sé si me la quitarán pero que sea sólo un partido y estar pronto con el equipo”, apuntaba.

Y las posibles diferencias sobre cómo era tratado por los colegiado en el Madrid y lo es ahora en el Sevilla. “Los árbitros también se pueden equivocar, como nosotros. Antiguamente se les metía en la nevera cuando tomaban decisiones erróneas. Nosotros estamos para ayudarnos. El árbitro del otro día es una persona distante que habla con una prepotencia fuera de lugar siendo árbitro y eso no nos gusta. Los colegiados deben dar ejemplo. Más de un jugador el otro día lo comentábamos, que te encuentras palabras fuera de lugar que aunque tengas esa posición todos debemos mantener el máximo respeto. Todos nos podemos equivocar pero por encima de todo que haya respeto”, remarcaba.

Acaba diciendo que “De Jong tiene gol, va bien por arriba, basa el juego en las salidas con él pero del PSV destacaría el colectivo. Cuesta marcar a Luuk, sabemos cómo marcarle pero no será el día en el que te diga cómo”.