mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Sábado, 22 de Julio de 2017
Versión móvil · Política de Cookies
LUCASHAURIE
El tackle

Paso corto, vista larga y mala leche

20/07/2017 · Lucas Haurie

Hasta para conspirar es recomendable salir leidito de casa; con, por ejemplo, siempre presente el consejo de Napoleón Bonaparte: “No conviene molestar al enemigo mientras se equivoca”. Justamente eso hizo José María del Nido padre, en un movimiento que los ajedrecistas calificarían con sacrificio de alfil, o sacrificio de Júnior, que al cabo reveló una tremenda torpeza impropia de quien antaño presumía de moverse con suma habilidad entre bambalinas. (Ya hemos percibido en casos como el de Mario Conde, un brillantísimo abogado del Estado que tiene la chaveta completamente perdida, el efecto que causa la hospitalidad estatal en el sentido estratégico de los aspirantes a Maquiavelo.) Erró Pepe Castro, o sea, en la gestión de la comunicación de la marcha de Vitolo y su tránsito por los lodazales, sus chapoteos en los charcos, demandaba el dontancredismo de sus adversarios. Pero, en lugar de dejarlo cocerse en sus propios nervios, empezaron a berrear como peluqueras histéricas. Hoy es más presidente que nunca.

Una dilecta compañera presume entre bromas y veras de su origen rural: “Soy muy desconfiada, el pueblo todavía no ha salido de mí”. Esa cautela agreste, siempre saludable cuando se trata con listillos que blasonan de estudios, se resume en el mandamiento básico que rige a las patrullas de la Guardia Civil, y ya me perdonarán el Duque de Ahumada y Lorenzo Silva, su albacea contemporáneo: “Paso corto, vista larga y mala leche”. Así debe empezar a comportarse Castro, tomando el ejemplo de su homólogo del Betis porque, en estos casos, lo mismo da rojo que verde y no importa si Villaverde o Utrera. Ha laminado el tipo a la oposición e incluso al entorno que lo puso. El presidente del Sevilla, a quien honra su renuencia al conflicto porque sabe que la unidad es la madre del éxito, debe apresurarse en la planificación deportiva para dedicarse enseguida a lo que de verdad importa: el logro, al fin, de un clima propicio para ejercer su cargo como Dios manda. Lleva casi cuatro años en la poltrona y, si no media batacazo, lo no normal es que continúe seis o siete más. Después, como siempre, vendrá lo que el capital -local o extranjero- ordene. Y será, tal vez, el turno de Del Nido; pero de un Del Nido con la cabeza sobre los hombros y, como diría Fraga, “sin tutelas ni tutías” (paternas).    

Nota bene: Los Del Nido siempre ha presumido de mantener una relación de privilegio con Ángel María Villar, quien llegó a visitar al pater familiae a su chalet onubense. Son dirigentes criados en una praxis que nadie decente debería añorar, ¿o sí?

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.