mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Domingo, 26 de Febrero de 2017
Versión móvil · Política de Cookies
LUCASHAURIE
El tackle

El amateurismo como tumba

23/02/2017 · Lucas Haurie

El DRAE define como “amateur” a aquella persona que “que practica sin ser profesional un arte o deporte”, definición casi idéntica que da para la palabra “diletante”. Lógico si se considera que la primera es un galicismo y la segunda, el préstamo de su traducción al italiano. El término “diletantismo” designa a la “condición o comportamiento propia del diletante”. El sabio Nacho Garmendia explicaba hace poco en Diario de Sevilla que la palabra “diletantismo”, ese sinónimo apenas emboscado del cacareado “amateurismo”, “pasó a designar al aficionado por oposición al profesional de cualquier disciplina, de donde la connotación peyorativa que alude a una dedicación en principio superficial o sólo esporádica, propia de temperamentos ociosos o caracterizados por la inconstancia”. En un blog especializado en lingüística, quesiqueno.com, puede leerse que “hay varias descripciones de lo que sería un diletante, generalmente se dice de aquel que practica una ciencia o un arte sin tener capacidad ni conocimientos suficientes, tiene un matiz peyorativo para calificar a los que se interesan por una cosa de manera superficial, y mostrando un comportamiento ostentoso en su afición (…) Es muy común ver en el diletante cierta arrogancia como expresión de su propia impotencia”.

 

El Sevilla, con toda probabilidad, estará en los cuartos de final de la Liga de Campeones gracias al fabuloso guiño de la fortuna, que lo emparejó en el sorteo de los octavos de final con el Leicester, un rival espantosamente malo, y a pesar del diletantismo, justo eso, que mostró en muchas fases del partido de ida. Diletantismo, o amateurismo, con toda la carga peyorativa posible. Así se comportó, escribiría Garmendia que “por oposición al profesional”, el cuerpo técnico sevillista (un nutridísimo grupo nada amateur que suma soldadas de varios millones de euros anuales) en dos momentos clave de la eliminatoria: dejación grave de funciones por no tener una tabla elaborada con los lanzadores designados de penaltis e insistencia en mandar a los defensores al campo rival cuando el asunto ya estaba liquidado con el 2-0. Vardy marcó en un contragolpe cuando el Sevilla gozaba de un marcador ventajoso igual que Messi, en la visita del Barça en Liga, empató en otro contragolpe cuando el Sevilla iba ganando. ¿No inculcan Sampaoli y su docena larga de asistentes a sus futbolistas las mínimas nociones de repliegue? Amateurismo, diletantismo, falta de profesionalidad… Un paso franco a los cuartos de la Champions, más de medio siglo después, quedó comprometido por la inflexibilidad en el mantenimiento de una idea o por la incapacidad para leer en más de un librito.

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.