mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Jueves, 19 de Julio de 2018
Versión móvil · Política de Cookies
LUCASHAURIE
El tackle

La chilaba y su tonto útil

13/07/2018 · Lucas Haurie

Cuando Mijail Gorbachov ya andaba enfrascado en la liquidación de la Unión Soviética, Henry Kissinger se apuntó su última victoria de la Guerra Fría, en la que combatió como Fontanero Mayor de Occidente: las concesiones del Mundial de 1994 a los Estados Unidos y de los Juegos Olímpicos de 1996 para Atlanta. Observar la elección de las sedes para los principales eventos deportivos constituye un pequeño máster en geopolítica y no hay que conocer los entresijos de la ONU para comprobar por dónde iban los tiros durante la funesta administración Obama, cuando FIFA premió a Rusia y a Qatar con sus gordos de 2018 y 2022. El petrodólar manda, y mucho, en el fútbol, por eso quiso Marruecos –unido por el credo suní a las satrapías de la Península Arábiga– organizar la Copa del Mundo de 2026 como organizará, en Tánger, la Supercopa el próximo 12 de agosto.

Pero Rubiales y Tebas, que tan listos se creen, van en este asunto a contramano de los tiempos. Marruecos quiso aprovechar la influencia musulmana en las altas instancias del fútbol europeo para quedarse con el Mundial, amparado por el apoyo que siempre encuentra en su aliado de referencia, Francia (francophonie oblige), cuya Supercopa de 2017 se celebró… en Tánger. Por suerte, Donald Trump mandó parar y, para favorecer su candidatura tripartita con los vecinos norteamericanos, recordó a Emmanuel Macron lo contentos que quedaron ambos en octubre, Washington y Lafayette de nuevo hermanados, cuando se repartieron con el COI los Juegos del 24 y del 28, que se celebrarán respectivamente en París y Los Ángeles.

Le impusieron al Sevilla el trágala de jugar como visitante en el viejo puerto franco, sí, porque la voluntad del grande siempre se impone. “Ubi maior minor cessat”, decían los clásicos. Allí estará Messi para lucirse ante una hinchada caliente y ganada para la causa barcelonista por obra, desgracia y martilleo propagandístico de las televisoras del Golfo Pérsico, que financian el fútbol español en general y al Barcelona en particular. La (rentable) subordinación de la entidad culé al Islam se percibió en toda su crudeza en mayo, cuando la superestrella forzó el boicot de la selección argentina a un amistoso comprometido en Israel. Puede, seguro, que Castro errase al ignorar con qué clase de bípedo amoral se jugaba los cuartos cuando se quiso plantar, tarde y mal, ante Rubiales. Pero éste, pobre analfabeto, ni se imagina a quién le anda haciendo de mamporrero. Tanto que le preocupa el fútbol femenino, que le pregunte a sus amigos de la chilaba cuántas mujeres tienen ficha federativa en esos países.

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.