mobile facebook twitter
muchodeporte
 
Miércoles, 19 de Septiembre de 2018
Versión móvil · Política de Cookies
LUCASHAURIE
El tackle

Machín y el desesperado recurso al curandero

17/09/2018 · Lucas Haurie

¿Y si Pablo Machín no fuese el Mesías que muchos sevillistas creen ver en él? A falta de otra cosa a lo que agarrarse -deficiente planificación, mensaje institucional chato, marejada societaria...-, el pueblo blanquirrojo pensó que el entrenador soriano era la panacea, apenas porque eliminó a tres bandas de la vieja Europa prosoviética y porque no hizo el ridículo en Tánger, aunque es posible que la “agostidad” incidiese más en el que equilibrio de la Supercopa que su planteamiento, más bien cobardón. Ido el mes vacacional con todas sus promesas, septiembre ha llegado a su ecuador con una brutal bofetada de realidad: Machín, personalmente él, hizo el ridículo tanto en el derbi como en el post-derbi, y su equipo perpetró un alucinógeno encuentro frente al Getafe, que no se creía el desbarajuste que tenía delante ni imaginó en sus mejores sueños cuan sencillo sería sacar partido de él.

Todas las costuras le han reventado a un Sevilla que no ha metabolizado la pérdida que supuso la marcha de Monchi. Pepe Castro fulminó a Óscar Arias y a Eduardo Berizzo con excesiva audacia (hizo caso a la chusma histérica y a los perniciosos susurradores) y el convencimiento de que errores tan groseros, que lo fueron, como sus contrataciones no podían ser empeorados por llegadas ulteriores. Pero sí. Para el banquillo vino Montella, ‘via di mezzo’ entre el bufón y el caradura. sobran las palabras. En la dirección deportiva, tiene a Joaquín Caparrós, un señor que mostró pública y textualmente su falta de capacitación 48 horas antes de acceder al cargo a empellones. Ahora, el club corre el riesgo de achicharrar a una de sus figuras emblemáticas sin que siquiera sirva su sacrificio como escudo protector para el presidente.

El panorama era el propicio para el advenimiento de un falso redentor, uno de esos engañabobos que abundan en el mundo del fútbol, donde cualquier cuento cuela durante el verano. El ser humano no puede vivir sin esperanza y los clubes, como esos enfermos terminales que fían su última intentona –a costa de sus últimos ahorros– a las artes de un curandero, también se agarran a quienes les dicen lo que quieren oír. A falta de otra cosa, casi todos (yo el primero, ¿eh?, no vayamos a creernos más listos que nadie) pensamos que Machín rima con “en fin”. En fin, probemos con este buen hombre. Nada. Si la planificación (¿?) ha sido demencial, el entrenador ha logrado la hazaña de empeorar las cosas. Está crudo y la ausencia de un superior que lo oriente recrudece todavía más sus defectos.

La temporada puede mejorar, claro. Puede que, de repente, Gnagnon se convierta en un infranqueable coloso. Tal vez, antes del próximo parón, Muriel devenga goleador mortífero. Es posible que el ensoberbecido Sarabia sea algún día más que un competente reserva para plantillas de media tabla. Y a lo mejor, a partir del jueves, resulta que rompe Machín, el meritorio Machín de Gerona, en entrenador de élite. Ninguna de estas cosas parece que vaya a suceder, pero este periodista es catedrático en pronósticos errados. De modo que… recen.

Otros Posts
© Muchodeporte Internet, S.L.L. | Avda. del Deporte, 4. 41020 Sevilla | redaccion@muchodeporte.com | LSSI | Política de Cookies
El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.