muchodeporte.com Nuestras Firmas: Lucas Haurie

Más vale tarde

La tregua
Lucas Haurie
Lucas Haurie
03/09/2023

Por su interés, reproducimos el artículo que el firmante publicó en este espacio el pasado 1 de julio.

Sergio Ramos: osadía o complejos

La complejidad de la operación para repatriar a Sergio Ramos, el mejor defensa de la historia del fútbol y el más deslumbrante deportista andaluz de todos los tiempos –con permiso de la doble campeona olímpica Theresa Zabell–, radica en algo tan nimio como el excedente de personal que tiene el Sevilla en una posición, la de central, que ha estado durante meses dramáticamente despoblada. El recién fichado Gattoni y el permanecido Badé se añaden a Marcao, Nianzou y Rekik, de dudosa fiabilidad pero con contrato en vigor, sin olvidar que el renovado Gudelj ha oficiado más últimamente, y con mayor solvencia, como defensor que como centrocampista.

Está claro que al Sevilla le sobran centrales, por tanto, aunque más claro está todavía que nunca sobra un futbolista de la dimensión de Sergio Ramos, espléndida su segunda parte de la temporada en el PSG a una edad, 37 años, a la que hoy en día rinden muchos deportistas de forma más que satisfactoria –el campeón más dominante del deporte actual, Novak Djokovic, es sólo catorce meses más joven–. La suelta de lastre en defensa, y por extensión en una plantilla de casi cuarenta elementos, es la primera tarea de Víctor Orta; la segunda, si estuviésemos hablando de un club normal, debería ser el fichaje de Ramos. Es necesario dejar de chapotear en complejos.

Las razones para no contratar al camero deben rastrearse en el fangoso terreno de la dignidad, como si la unión entre jugador e hinchada de este fútbol súper profesional atendiese aún a los decimonónicos códigos de honra mancillada y duelos a primera sangre. Como gráficamente explica Joaquín Caparrós, el entrenador que lanzó al crack antes de la mayoría de edad, en el fútbol “eres una monja un día y al día siguiente eres lo otro”, eso que rima con fruta. No hay nada de indecoroso en repescar a un canterano que se marchó dejando un pastizal y que jamás se ha sustraído de profesar su sevillismo, a pesar de la infame campaña de odio que desató contra él el expresidente Del Nido por motivos puramente venales. ¿Ha tenido algún desencuentro con la grada? Sí, como tantos… ¿o acaso no deseaba mayoritariamente la vuelta de Dani Ceballos la misma concurrencia que lo zahería la víspera al grito de “comepipas”?

La plantilla de Mendilibar, si Orta cumple con su apremiante obligación de adelgazarla y rejuvenecerla, necesitará la próxima temporada liderazgo y poso competitivo, cualidades que no abundan en el mercado pero que le sobran a Sergio Ramos. Español y formado en la casa, además, su presencia ayudaría a resolver el asunto de los cupos en la lista UEFA, un tema espinoso que se le ha enquistado al Sevilla en los últimos ejercicios, en los que se ha visto obligado a prescindir de algunos futbolistas para la competición europea. La operación, sin traspaso que abonar, sólo necesita un poquito de osadía. No se van a atrever.


muchodeporte.com Más Artículos