La Crónica

Sevilla FCvsManchester United
21

Ficha técnica · El Mejor

Liga Europa (2019/2020) > Semifinal Europa League

Lucas Haurie

La Europa League es tierra conquistada, cinco veces, por el Sevilla. Que buscará el viernes un sexto entorchado con la vitola de favorita sea quien sea el que ose desafiar al rey para arrebatarle el cetro. Porque, más allá de las (muchas) virtudes futbolísticas que atesora el equipo de Julen Lopetegui, a este club lo rodea un aura mágica que trasciende lo racional. Contra el Manchester United, un señor equipo que gobernó el partido con mano de hierro, la semifinal cayó del lado hispalense porque los dioses se conjuraron para ello. Y Yassine Bono, el portero suplente que llegó cedido el último día del mercado, fue el más milagrero de todos.

35-55-87. No es un número de teléfono, sino los millones de euros que ha pagado el Manchester United, 177 en total, por su trío de defensores titulares en la semifinal de la Liga Europa, excluido el canterano Brandon Williams: esa burrada se pagó, respectivamente, por Lindelöf (me suena apenas ese nombre), Wan-Bissaka (primera noticia) y Maguire (quizá le vi un partido o dos en el Mundial; tal vez no). Enfrente, con Navas también como chico de la casa, el cedido Reguilón más Koundé y Diego Carlos llegaron a Sevilla por bastante menos de la cuarta parte. ¿Tiene lógica el fútbol? La tiene, claro, es la lógica del hampa en Chicago-in-the-twenties: cuanta más pasta enseñes, más te soplarán los mafiosos.

Al final, la cosa se resume en once tíos contra otros once y a ver quién puede más. Aunque es innegable la incidencia de la economía en la construcción de las plantillas, las distancias que el dinero ensancha las estrechan los enfrentamientos a una bala como los que propone esta Europa League pandémica. Luego, en fin, mucho va a tener que correr en la próxima década el exuberante Wan-Bissaka para poder dejarle de hablar de usted a don Jesús Navas; y muy pocas tardes tontas más se puede permitir Pogba, todo un campeón del mundo, para suscitar el respeto que levanta Fernando. O sea, que el partido en el Rhein Energie colonés se presentaba equilibrado, más allá del reconocimiento reverencial debido a Manchester United de Matt Busby y de Bobby Charlton, de Alex Fergusson y de David Beckham; de Eric Cantona, que de vez en cuando se deja ver por el Vizcaíno, en el entorno de San Juan de la Palma.

Aterrador. Así fue el comienzo del encuentro, cuando Ole Gunnar Solskjaer, otrora “asesino con cara de niño” y hogaño “hijo secreto de Benny Hill”, mandó a sus fieras a presionar la salida de balón de un rival desbordado por todos los flancos. La lógica consecuencia llegó antes de los diez minutos en forma de desventaja sellada por Bruno Fernandes de penalti cometido por Diego Carlos, demasiado impetuoso en un cruce posterior al primer paradón de Bono. El Manchester United se vio tan superior, que cayó en el pecado de la suficiencia y permitió al Sevilla acercarse a un De Gea que, desde hace años, es para cualquier rival una invitación a soñar. Ocampos, que jugó con tres cilindros y fue sustituido, habilitó a Reguilón, cuyo centro embocó Suso con un zurdazo meritorio, un interior del pie casi como un putt de golf. Pedía el Sevilla el descanso a gritos porque su único jugador a la vista era Bono, que sacaba más brazos de los que debería tener un ser humano para detener los disparos de Fernandes, Martial y Rushford, un terceto ofensivo de enorme trapío.

Aterrador multiplicado por dos. Así fue el comienzo de la segunda mitad. Diez minutos en los Bono salvó media docena de manos a mano en un tramo del choque que parecía un entrenamiento. Recordaba al Bayern-Barcelona, no hay mucho más que decir… Salir vivo de ese trance multiplicó las opciones de un Sevilla al que la asfixia lo obligaba a ser quirúrgico en ataque, ya que llegaba poco pese al escaso rigor defensivo de los ingleses. Una iba a tener y era obligado marcar. Dicho y hecho. Navas se hizo sitio ante el novel Williams y metió un centro medido entre los dos centrales que De Jong mandó guardar. La bronca posterior entre Lindelöf y Bruno Fernandes era el primer indicio, en toda la noche, de que el Sevilla podía ganar. Así fue. No hay mucho más que decir. O sí: tráiganse la copa, ya que han llegado hasta ahí…

Ficha Técnica

Sevilla FC (2): Bono, Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón, Fernando, Joan Jordán (Gudelj, minuto 87), Banega, Ocampos (Munir, minuto 55), Suso (‘Mudo’ Vázquez, minuto 74) y En-Nesyri (De Jong, minuto 56).

Manchester United (1): De Gea, Wan-Bissaka (Juan Mata, minuto 86), Lindelof, Maguire, Williams (James, minuto 86), Fred, Pogba, Greenwood (Ighalo, minuto 93), Bruno Fernandes, Rashford (Fosu-Mensah, minuto 86) y Martial.

Goles: 0-1, minuto 8: Bruno Fernandes, de penalti. 1-1, minuto 25: Suso. 2-1, minuto 78: De Jong.

Árbitro: Félix Brych (Alemania). Amarillas para Williams, Diego Carlos, Rashford, Maguire y Munir.

El mejor del Encuentro

Bono

Impresionante su partido ante el Manchester. Salvador con paradas memorables. Sin duda, el héroe de otro encuentro para recordar.

Compartir:
Podcast
Último encuentro

1ª División

Cádiz1
Sevilla FC3
La crónica · Ficha técnica· El Mejor
Jornada a Jornada




El sitio en Internet www.muchodeporte.com, es propiedad de Muchodeporte S.L.L Inscrita en el Registro Mercantil de Sevilla, con C.I.F. nº B-91080093.